Atracón de recuerdos

La jornada de anoche se inició con la proyección de diez requetecortos, la mayoría con buenos giros finales.• Entre las caras conocidas, el actor Fernando Guillén-Cuervo en ‘Clarividencia’ y Héctor Colomé en ‘Física II’.  En la retrospectiva de ‘Cortos’ brilló ‘La tama’, un escalofriante retrato de la vida de los menores ‘rebeldes’ y su paso por varios reformatorios.


Es una pena que la sección Retrospectiva no tenga el público que merece. La mayoría llega justo cuando la Sección Oficia lcomienza y deja el patio de butacas cuando esta termina. Pero, repito, es una pena. Porque la selección es en su mayoría acertada salvo escasas excepciones.

Ayer hubo muy buenas historias. Desde las escalofriantes ‘On the line’, ‘La guerra’, ‘Escúchame’ y ‘La tama’ hasta las que arrancaron sonrisas como ‘Los gritones’, ‘Citoplasmas en medio ácido’, ‘Tadeo Jones’ o ‘Abimbowe’. También las hubo insulsas como ‘Adiós’ o ‘Gua! Pa!’ Vayamos por partes.

La retrospectiva de cortometrajes cerró la mejor noche, hasta el momento, de Sección Oficial. La organización eligió empezar esta sección con ‘On the line’, de Jon Garaño. ¿Es racismo o patriotismo lo que realmente lleva la protagonista de esta historia, un estadounidense de pro, a impedir que mexicanos sin papeles crucen la frontera hacia Estados Unidos para dar una vida mejor a sus hijos?

Escalofriante la escena final de esta cinta, en la que el protagonista dispara a una emigrante -pese a prometer a cámara que no lo haría, que la escopeta sólo la llevan para asustar-. Y soberbio Jeff Smallwood, que encarna al norteamericano que cada sábado se despide de su familia para ir a acometer esta tarea, que ellos tildan de ‘humanitaria’. Por cierto, el bebé sobrevive y el soldado se lo lleva a casa. Será uno más en la familia.

Rocío Monteagudo se mete en la piel de ‘La tama’ (la Tamara, en realidad), una chica de clase baja con problemas y una nefasta relación con su madre, que acaba por perder su tutela. La vida en los reformatorios se plasma de manera espectacular en esta cinta, que enseña el peor lado de los centros juveniles donde miles de chicos viven; la mayoría (un 90%), en manos privadas. Estupenda la interpretación de Rocío Monteagudo. La cinta recibió el Premio del Público en 2009.

El genial ‘Tadeo Jones’ hizo pasar un rato divertido y ‘La guerra’, uno malo. La historia de un niño que salva a su hermana recién nacida de los brutales soldados que mataron a su padre y torturaron a su madre es ciertamente brutal. Injusto final para el pequeño protagonista que muere, tras dar esquinazo al soldado que le persigue para matarle, al resbalarse con la sangre de la herida que él mismo le hizo al soldado. Su médula rota le impide levantarse para recoger a su hermana, escondida en una chimenea. Apabullante.

Cerraron la noche ‘La ruta natural’ y ‘Física II’. La primera es un flash-back continuo de la vida de Divad (en realidad, David), grabado en sentido contrario. Los personajes se mueven hacia atrás, las fotografías pasan de quemarse a su estado primitivo… es la vida contada en una moviola que no sigue la dirección natural, aunque en realidad, es lo que el protagonista siente tras un extraño accidente. El rodaje es original pero la cinta deja un poco indiferente.

‘Fisica II’ recibió el Premio de la Prensa en 2004. Con interpretaciones de altura como Héctor Colomé, Jorge Monge , Aida Folch y Alba Alonso, el director Daniel Sánchez Arévalo trazó una buena historia que luego convertiría en largometraje en ‘Azuloscurocasinegro’, con otros actores –salvo Colomé, que repitió- y ciertos matices distintos.

Fiesta de Requetecortos

Lo que tienen los requetecortos es que sólo se salvan si tienen un guiño final redondo. Tampoco hace falta que tengan una buena historia porque la mayoría, son gags que pueden durar tan sólo 60 segundos. Es lo que ocurre con ‘Los gritones’, que podría ser un spot publicitario de pastillas para la garganta.

‘Una segunda posguerra’ es un corto gallego que ahonda en la crisis, con dos hermanos protagonistas que intentan buscar una solución para su padre, que vive en una residencia. El hijo no tiene dinero, está recién despedido. Ella, tiene hipoteca, un niño que gasta mucho y un marido que la maltrata. El corto no tiene gracia, aunque lo pretende con esa reflexión sobre la mala educación que les ha dado su padre.

Subrayamos ‘Escúchame’, amarga cinta sobre la trata de mujeres, basada en un caso real y ‘Clarividencia’, un corto que narra una única escena. Un estupendo Fernando Guillén-Cuervo le cuenta a su hija que este año Papá Noel dará los regalos que tenía para ella, a niños que no tienen juguetes; pero, para sorpresa del padre, la hija es muy clara: mamá me ha contado que te han echado del trabajo y no puedes comprarme regalos esta Navidad. Conciso y contundente, dos buenos ingredientes para un corto que dura 4 minutos.

Para olvidar: ‘Libra’ o la lucha de una mujer para que le adelanten un parto porque le coincide con una examen de oposición crucial; ‘Adiós’, que no cuenta nada, abusa del plano fijo donde él mira a la calle desde una ventana, de espaldas al espectador, y sólo hay diálogo cuando ella se va de casa. Y ‘Capicúa’, un documental que cuenta la experiencia laboral en una residencia de ancianos de una mujer… o eso parece durante todo el corto, porque al final, el discurso, los sentimientos, no corresponden a esa experiencia. En realidad, la mujer es profesora en una guardería. Un discurso capicúa, un buen guiño pero nada más.

Mención aparte merece ‘Citoplasmas en medio ácido’ y ‘Abimbowe’. La primera, con figuras de plastilina, es gamberra y, al final, graciosa. La segunda, con el tema del racismo de fondo, es una cinta delicada donde una cuidadora miente a la mujer mayor que cuida haciéndose pasar por una chica de color. Parece una broma, que al final estalla: la mujer le pide que le cante algo de su país y ella entona Abimbowe, abimbowe… simpática y ya.

Artículos Relacionados