Fescigu (IV): Las uñas de gato del sistema

La sección oficial cerró este viernes ofreciendo intensos dilemas morales en dos de sus mejores títulos, ‘Ennemis intérieurs’ y ‘Vernon walks’. • Esta noche se celebra la gala de entrega de premios, que será presentada por los actores Fernando Ramallo y Montse de la Cal.


Todos los métodos de tortura son crueles y despiadados. La uña de gato desgarraba la piel del condenado con sus garfios afilados y el reo solía morir desangrado o con las heridas infectadas. En democracia el sistema tiene otros métodos para castigar a la oveja negra. Son potros de tortura sin sangre en los que se sienta al acusado para, sin perder la sonrisa en la boca, desnudarle de dignidad, conciencia y valores para que haga lo que debe si quiere que todo vaya bien por su bien y el de la comunidad. La tortura se ha perfeccionado. El sistema hace mucho mejor su trabajo. 

Lo demostraron dos de las películas más interesantes que se han visto en la gran pantalla del Buero Vallejo esta semana, ‘Ennemis intérieurs’ y ‘Vernon walks’. El Festival de Cine Solidario de Guadalajara (Fescigu) enfiló este viernes hacia su tramo final en una cuarta jornada de proyecciones que cerró la sección oficial a concurso (SOC). Y estos dos títulos se quedan clavados en la conciencia del espectador por su magnífica factura y por las reflexiones tan hondas que plantean.

Vernon walks’ está dirigida por Santiago Zannou (‘El truco del manco’, ‘Alacrán enamorado’) con guion del novelista Ray Loriga. Exprime los 13 minutos de metraje al máximo para contar la historia de un profundo dilema moral. Para seguir adelante con su prometedora carrera como abogado en la City londinense, un joven de color tiene que ser cómplice de la violación de los derechos de las minorías (una mujer negra acosada sexualmente) y renunciar a mantener en pie su propia dignidad. La película, con unas interpretaciones notables, da en el centro de la diana para reflexionar sobre el concepto de justicia y retrata de forma veraz el modo en que los pobres demonios acabamos abriéndonos la cabeza unos a otros mientras el sistema, que nos enseña sus uñas de gato, gana una vez más.

Mucho de este mismo fondo hay en ‘Ennemis intérieurs’ de Selim Azzazi. Un viaje a los sótanos de las comisarias francesas donde un inquisidor con corbata interroga a un profesor decente, culto y de escrupulosa moral que se ve envuelto en una investigación contra el terrorismo. Es Kafka en su versión más sucia. Sólo una traición a sí mismo y a los valores que el sistema diría defender le permiten escapar de las garras del propio sistema. Hay en esta película de casi media hora, en un ambiente verdaderamente asfixiante, unas interpretaciones sensacionales por parte de los dos protagonistas que sujetan la trama y unos diálogos brillantes. Exquisito cine social.

Hubo un gran salto entre la calidad de estas dos cintas y el resto de los cortos proyectados. Entre los más prescindibles se encuentra la única película de animación de la sección oficial, ‘Roger’, simpático trabajo de cinco jóvenes realizadores, que se conocieron en el Máster de Animación y Realización Stop Motion de ECIB (Escola de Cinema de Barcelona), y que ofrece interés como ensayo artístico pero con trama aburrida. Lo de menos es la historia de Roger, un dibujo animado protagonista que es relegado al trastero por culpa de un accidente laboral.

Tampoco deja más huella ‘Vampiro’, la última en ser proyectada. Firmada por Álex Montoya cuenta la historia de un guionista que sale en busca de una prostituta para documentar su próxima película. Los actores realizan un trabajo notable y muy realista en este breve encuentro, pero la historia deja un poso extraño e incómodo.

Un minutito’ es una historia corta dirigida por el zaragozano Javier Macipe, un caramelo agridulce que dice mucho más de lo que aparenta con sus hechuras radicalmente amateurs y en la que una chica que recoge firmas en la calle mantiene a lo largo del día una serie de encuentros insulsos hasta que alguien le alegra el día. Habla de amistad, de relaciones sociales superfluas, de hipocresía, del modo en que observamos al otro, de clasismo. Con una sencillez tal vez demasiado evidente, constituye un rayo de esperanza.

La comedia de la sección oficial del viernes la sirvió Chiqui Carabante en ‘Una casa en el campo’, presentándonos en blanco y negro a dos vecinos que se conocen, en realidad, en un bar. Son diez minutos -para qué más- en los que se retrata a un dúo completamente opuesto: de un lado, el divertido, extravagante y repulsivo vecino; de otro, Jorge, el colmo de la ordinariez, que descubre que su intimidad no es tal porque ese hombre al que ahora está poniendo cara lo conoce todo sobre su vida. Los delgados tabiques que separan sus pisos funcionan como cristales transparentes. La historia se agota pronto. Casi un gag.

A la cuarta jornada del Fescigu asistieron los directores Selim Azzazi, Santiago Zannou y Eduardo Ovejero, además del actor protagonista de ‘Amanecer’, Borja Texeira y la actriz María Jáimez, protagonista del corto ‘Un minutito’. Todo ellos subieron al escenario acompañados por la directora adjunta del festival, Montse de la Cal.

Bon Appetit y Deshojar la margarita

La sesión de la tarde comenzó con la sección ‘Bon Appetit’, que abrió el corto ‘Frontera invisible’, film colombiano de Nicolás Richat y Nico Muzi que narra la tragedia que supone para comunidades de campesinos e indígenas la destrucción de su entorno para convertirlo en plantaciones de palma de aceite. A continuación, el humor negro del que Tonet Ferrer hace gala en ‘Dieciocho’ ofreció un menú compuesto por sopa de ojos, dedos en su salsa y nudillos fritos tras el que David Salvochea presentó ‘Planeta Azúcar’. 


La complejidad de las relaciones de pareja consolidadas o no, las terceras o cuartas personas implicadas en alguna de ellas y la desafiante misión a la que se enfrenta un astronauta cuando decide explorar un vínculo afectivo fueron las historias de la sección ‘Deshojar la Margarita’, que cerraron la noche.

El broche de la velada lo puso Angélica Leiva, finalista de la primera edición de ‘La Voz’, que fusionó flamenco y rock en el Camerino Café.

Hoy, los premios 

La última jornada del Fescigu tiene como guinda la gala de clausura, que tras la esperada sección de ‘Requetecortos’, abrirá el grupo de rock The Veroñas. Se entregarán los Premios Picazo al Mejor Corto Español y Mejor Corto Europeo, el Premo Picazo del Público, el Premio Picazo de la Prensa, el primer y segundo Premio Picazo al mejor Requetecorto y el Premio Picazo a la Conciencia Social, este último otorgado por las organizaciones que han participado en esta edición en el hall solidario.

La gala de clausura contará también con las actuaciones del dúo jazz Espejismo y del grupo de danza Carpe Diem. Tras la entrega de galardones, se proyectarán los cortos ganadores y el fin de fiesta será en el Camerino Café-Restaurante, donde el artista Vico ofrecerá un concierto para amenizar el cierre de la XV edición del Festival de Cine Solidario de Guadalajara.   

Puedes consultar la programación de la última jornada en nuestra agenda.

Artículos Relacionados