Ahora propone recuperar y difundir la figura y obra del cineasta Miguel Picazo

La formación política presentará al Pleno de este viernes un reconocimiento institucional para el cineasta, vinculado con Guadalajara, donde vivió 40 años. • Solicitará la dedicación de una calle y el establecimiento de recorridos turísticos por las localizaciones de sus películas, entre otras iniciativas.


El Grupo Municipal Ahora Guadalajara presentará al Pleno del Ayuntamiento de este viernes una moción en la que solicita la recuperación de la figura del cineasta Miguel Picazo, fallecido en abril de 2016, en el 90º aniversario de su nacimiento y la difusión de su legado, que se encuentra en su práctica totalidad en la Biblioteca Pública de Guadalajara. El director de 'La tía Tula' estuvo muy vinculado a la ciudad -de la que es Hijo Adoptivo- pese a nacer en Cazorla (Jaén) y Socio de Honor de la Biblioteca y el Cineclub Alcarreño. 

Ahora Guadalajara pedirá, por eso, que el Ayuntamiento le dedique una calle y además, se establezcan rutas turísticas en la ciudad con el fin de difundir su obra cinematográfica y su huella en el cine: itinerarios de forma física y también virtual que recorran desde la que fue su casa en la Plaza de Dávalos, a los rincones que eligió como escenarios de sus grabaciones, es decir, el Teatro Moderno, el Ateneo, las calles Doctor Benito Chávarri y Juan Bautista Topete, la antigua pastelería Campoamor de la Calle Mayor, el cementerio o el Paseo de Fernández Iparraguirre. También solicitan que se difunda y se dé a conocer su obra cinematográfica y su huella en el cine español a través de exposiciones, mesas redondas, ciclos cinematográficos o talleres.

Picazo donó a la ciudad su biblioteca

La concejala de Ahora, Susana Martínez, ha recordado que Picazo mantuvo una “vinculación muy grande con la ciudad y un amor muy grande a Guadalajara, que queda reflejado para siempre en sus películas”.

Además, el cineasta tuvo también una vinculación “a lo largo de toda su vida con la vida cultural de esta ciudad” ya que el propio Picazo donó en 2002 toda su biblioteca, un fondo de más de 10.000 libros completado con guiones, fotografías y objetos personales, a la ciudad. Sus fondos se encuentran en la Biblioteca Pública de la plaza de Dávalos, que el pasado mes de marzo le rindió un ciclo como homenaje y acogió la presentación de un documental sobre su vida, dirigido por Enrique Iznaola. 

"Queremos que el Ayuntamiento se sume al reconocimiento y recuerdo de Miguel Picazo, y que además sirva para difundir la obra de este alcarreño de sentimiento y adopción”. La intención es que el Consistorio le dedique una calle, pero también que ofrezca recorridos turísticos, físicos y virtuales, por los lugares que sirvieron de localización de sus películas y proyectos televisivos.

La moción que se debatirá este viernes también plantea que se incorporen en las bases de las futuras convocatorias del concurso estatal de murales -aprobado en Pleno hace justo ahora un año- temáticas relacionadas con el cine, para hacer visible la 'Guadalajara de cine' en las tapias y medianeras de la ciudad objeto de dicho concurso.

Por último, propone bautizar la futura Escuela de Cine con el nombre de Miguel Picazo, y difundir y dar a conocer la obra cinematográfica y huella en el cine español de este artista por medio de exposiciones, mesas redondas o ciclos, colaborando con los colectivos de la ciudad, y con la Junta y la Biblioteca. Se trata, aseguran, de hacer un “esfuerzo por que los alcarreños conozcamos la obra de Picazo, y la disfrutemos”.

"Un renovador en el fondo y en las formas"

En su moción, Ahora Guadalajara, recuerda que Miguel Picazo es un nombre "imprescindible en la historia del cine español, un director que ha marcado a toda una generación de cineastas en nuestro país, una persona adelantada a su tiempo, capaz de trasladar a sus películas temas y enfoques arriesgados en plena dictadura". Fue "un renovador en el fondo, y también en las formas, que abrió nuevos caminos tanto a través de sus trabajos cinematográficos como en su labor como docente en la Escuela de Cine".

Con 'La Tía Tula', rodada en 1964, su ópera prima, recibió el Premio San Sebastián a la Mejor Dirección y el Premio Perla del Cantábrico al Mejor Largometraje de Habla Hispana.

Entre su filmografía destacan películas como 'Habitación de alquiler', 'Oscuros sueños de agosto', 'Los claros motivos del deseo', 'El hombre que supo amar' y 'Extramuros', que rodó en 1985 y recibió el premio de la Asociación de Cronistas de Espectáculos de Nueva York.

Para televisión, adaptó la obra teatral de Valle-Inclán 'Sonata de Primavera' y la serie 'Entre visillos', basada en la obra de Carmen Martín Gaite y como actor secundario, Picazo participó en 'El Espíritu de la Colmena', 'El libro de buen amor', 'Remando al viento' y 'Tesis', donde Alejandro Amenábar le hizo hacer de sí mismo, interpretando a un viejo profesor.

Hace veinte años, su contribución al cine español mereció el reconocimiento de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas en 1997, con el Premio de Honor de los Goya.

En 1996 fue adoptado oficialmente por la ciudad de Guadalajara, a la que donó en 2002 toda su biblioteca, un fondo de más 10.000 libros, completado con guiones, fotografías y objetos personales. "Tratándose de algo tan personal como mis libros, me hace mucho más feliz dejárselo todo a Guadalajara", explicaba Picazo al hacer esta donación, "un gesto generoso con el que Miguel Picazo también quería devolver todo lo que había recibido cuando solo era un estudiante del Instituto Brianda de Mendoza y la biblioteca era su único recurso para acceder a los libros", explican en la moción. 

El Festival de Cine Solidario de Guadalajara (Fescigu), del que Picazo fue jurado en su primera edición y que este año celebra su XV aniversario, se suma también a este homenaje poniendo su nombre a los galardones.