Fescigu, una década de cine incómodo

El festival nació en 2003, desde la productora Cinefilia y el proyecto definitivo se consensuó junto a Cineclub Alcarreño. •  Durante una década, el festival ha propuesto secciones nuevas y muestras de cine portugués y cubano.   Su director, Luis Moreno, afirma: “quiero que el festival siga siendo una alternativa de ocio y de sensibilización social”.


El Festival de Cine Solidario de Guadalajara cumple diez años sacando los pies del tiesto. Su slogan dice mucho de lo que ha sido y es este evento cultural que ha pasado por muchas fases, según reconoce su promotor y director desde el principio, Luis Moreno: “Ha ido creciendo año tras año, con mucho cariño, haciéndose mayor, pasando por diferentes etapas, siempre marcadas por la precariedad e incertidumbre, pero también por la originalidad y la calidad”.

El festival nació en 2003 como respuesta “a una inquietud de los miembros de la productora alcarreña Cinefilia por mostrar y fomentar un tipo de cine alternativo” al que se podía ver en las salas de cine, pero “guiados al mismo tiempo por un espíritu que reivindica para el audiovisual un papel fundamental en la concienciación sobre los problemas que nos afectan, fomentando la solidaridad y la investigación de actitudes y puntos de vista alternativos”. Cinefilia llama a la puerta de varios colectivos y administraciones para diseñar el proyecto pero es Cineclub Alcarreño, con quien redactan el plan definitivo del festival. 

Edicion 2003

Más de 200 cortometrajes se presentaron a la primera edición, aunque sólo quince pasarían el corte del Comité de Selección. Una media de 800 espectadores asistieron al festival, que se desarrolló en el Patio de los Leones del Infantado, su primera ubicación. ‘Hoy por ti, mañana por mí’, de Fran Torres se llevó el primer premio.

Edicion 2004

La lluvia obligó en la edición de 2004 a disfrutar de las proyecciones en el salón de actos del Palacio del Infantado. La lluvia y el mal tiempo menguaron la cifra de espectadores. Fue el año del homenaje a José Luis Cuerda, de la sección ‘Hay motivo’, donde 33 realizadores españoles mostraron sus cortos de denuncia social, pero también el año de la primera muestra de cine portugués y de cine cubano así como de la cita histórica ‘Primer Encuentro de Realizadores de Castilla-La Mancha’. Ganó ‘Diez minutos’, de Alberto Ruiz Rojo.

Edicion 2005

En 2005, la organización del Fescigu logró que todos los directores que presentaban su corto en la Sección Oficial, acudieran a Guadalajara. La gran novedad aquel año fue la entrega de la ‘Prima Solidaria’ a todos los participantes, para “valorar la excelente calidad de todas las obras” y “romper en cierta medida con el espíritu competitivo que genera todo concurso”. Ganó ‘Nana’, de José Javier Rodríguez Melcón, y entre las caras conocidas, se pudo ver a la actriz Terele Pávez y el cineasta Montxo Armendáriz.

Edicion 2006

El Fescigu de 2006 alternó dos escenarios: el Palacio del Infantado –para las sesiones nocturnas- y el Teatro Moderno –para las diurnas-. Fue la edición que los organizadores bautizaron “de supervivencia” y reconocen que fueron capaces de “salir adelante muy airosos”. Ya avisaban: la siguiente edición la retomarían con “ilusión renovada, nuevas ideas y planteamientos para continuar siendo uno de los festivales más queridos de nuestro país”. El corto ‘Madres’, de Mario Iglesias, ganó el primer premio y el director Daniel Sánchez Arévalo (‘Azuloscurocasinegro’, ‘Gordos’ y ‘Primos’) asistió como miembro del jurado.

Edicion 2007

Las obras de reforma en el Palacio del Infantado obligaron a buscar nueva ubicación para el festival en 2007. Se celebró en diciembre, seis meses más tarde de lo habitual y aunque el auditorio Buero Vallejo se preveía como nueva ubicación, problemas ajenos a la organización, obligaron a reubicar el festival en el Centro San José. Ese año, Fescigu refuerza su carácter solidario, profundizando más en las actividades que desarrollan
ciertas ONG´s y asociaciones.

Hay más minutos de proyección para la sección Cine Solidario y más cortometrajes, diseñándose además nuevas secciones con un cine más social, más comprometido y también, más internacional. El corto ‘Niños que nunca existieron’, de David Valero se alzó con el primer premio de una edición que homenajeó a la cineastra Icíar Bollaín.

Edicion 2008

En 2008, el Fescigda un paso adelante, un paso más decisivo en su consolidación, incluyendo ocho secciones en la programación de la 6ª edición. Más de 80 cintas, entre cortos y largometrajes , tanto de ficción, animación como documental, se proyectaron en el Auditorio Buero Vallejo. 

Fue, según el Comité de Selección, “la mejor remesa de cortometrajes de todas las ediciones del festival”. Se homenajeó al director de cine Vicente Aranda y se premió, con el primer galardón, al corto ‘18 segundos’, de Bruno Zacharías y Miguel de Olaso.

Edicion 2009

La edición de 2009 fue dedicada al Tíbet. El lama Wangchen fue invitado al festival para dar a conocer la situación del pueblo chino en esa región. Hubo concierto de cuencos tibetanos y se fijó una entrada para el festival, de 1 euro. Se estrenó la ludoteca infantil y se incluyeron siete secciones, entre ellas, una dedicada a explorar el tema de los malos tratos (‘No se pega a quien se quiere’) y otra, para no olvidar la realidad de las personas mayores porque la vejez no significa aburrimiento (‘Juventud acumulada’). El hall del Buero albergó una exposición de medio centenar de fotografías sobre la situación del Tíbet. El primer premio de esta edición fue para ‘On the line’, de Jon Garaño.

Edicion 2010

La octava edición del Festival de Cine Solidario de Guadalajara, en 2010, fue una cita imprescindible con el cine más responsable e implicado. Fue el festival más ‘verde’ y abordó temas como la biodiversidad, la degradación del medio ambiente y el cambio climático. Canteca de Macao y Miss Cafeina fueron los dos grupos que pusieron la nota musical. La triste, fue la suspensión de toda la programación prevista para la segunda jornada, al coincidir con la huelga general del 29 de septiembre. El corto ‘Yanindara’, de Lluis Quílez se llevó el primer premio. Como novedad, hubo un Premio Ecominuto, dotado con 400 euros, dirigido a cintas de 60 segundos que abordaran temas relacionados con el medio ambiente.

Edicion 2011

‘La gran carrera’, de Kote Camacho, se alzó ganadora en la última edición del Fescigu, la novena. Cinefilia, la productora organizadora del festival, celebró su 15º aniversario en una edición dedicada a reflexionar sobre quién maneja el poder. De ahí, la novedosa sección ‘Money money’, que programó diferentes cortos que aportaron una idea global sobre la organización del mundo y los intereses creados, así como una reflexión sobre qué pieza forman los ciudadanos dentro de todo ese engranaje.

Más de 75 obras se proyectaron en cinco días de festival, repartidas en siete secciones, entre ellas ‘Sin
desintegrar’, que quería llamar la atención sobre las personas que sienten igual que todos pero que sufren dificultades para vivir a causa de su raza, religión, edad, sexo o discapacidad. ‘Reloj de arena’ mostró el conflicto del Sáhara y el coloquio ‘¿Quién maneja el poder?’ sirvió para analizar la relación entre la banca, las grandes corporaciones, la política, los medios de comunicación, las grandes empresas energéticas y la industria armamentística.

El coloquio fue moderado por el periodista Andrés Aberasturi y contó con la presencia del economista Arcadi Oliveres y de Lourdes Lucía, fundadora de ATTAC España, movimiento crítico con el sistema que nació hace una década, de la mano de Ignacio Ramonet, director de Le Monde.

El futuro, pendiente de una gran subvención

Después de una década haciendo un festival de estas características, Luis Moreno, su director, hace su propia reflexión: “Vemos mucha evolución, un cambio muy importante y una situación bastante complicada para la superviviencia del festival”, dice.

“Nos parece muy triste que cuando ha llegado a un nivel de madurez muy importante, quizás es cuando esté a punto de desaparecer”, añade. “Lo veremos en función de las subvenciones que recibamos porque hemos pedido también subvención al ICA y estas se resuelven a finales de octubre, asi que cuando terminemos este festival no sabremos si será factible hacer otra edición al año siguiente. Si no hubiera una subvención más importante que la que tenemos ahora, sería impensable volver a hacer una nueva edición”.

Y si echamos una mirada al futuro ¿qué le gustaría ver? “Un festival que siga creciendo en experiencia, en interés para el público, que siga atrayendo a los cortometrajistas y siga siendo una alternativa de ocio y de sensibilización social. Me gustaría ver eso y vamos a luchar para que esto sea así”.


Toda la información en www.fescigu.com

 

Artículos Relacionados