"Lo peor no fue el bombardeo del Infantado sino su abandono"

El cineasta alcarreño Julián de la Fuente estrenó en el Museo 'El Palacio bombardeado', una película que recrea el bombardeo que sufrió el edificio hace 80 años en la guerra: "Sobre todo, quería mostrar lo que teníamos y hemos perdido", dijo. • La película se puede ver desde hoy en la Sala de Audiovisuales del Museo, que acoge hasta abril un ciclo sobre la historia del Palacio. • El Archivo Histórico prepara una exposición sobre la Batalla de Guadalajara para mediados de marzo. 


En poco más de cinco minutos, el realizador alcarreño Julián de la Fuente cuenta cómo fue el bombardeo del Palacio del Infantado por la aviación franquista hace 80 años en la película 'El Palacio bombardeado', estrenada anoche en el Museo Provincial. Se trata de una película de no-ficción, montada a partir de imágenes de un Noticiero del equipo de la CNT/FAI y del soviético O. Podgorieskaia además de fotografías del Archivo de José Reyes y Tomás Camarillo (Cefihgu), del Archivo de Filmoteca Española y del Archivo General de la Administración, con el fin de “que la gente sepa qué había y qué se ha perdido”. De ahí las imágenes que componen el principio de la película y que muestran los decorados de algunas de las salas y salones antiguos así como el Patio de los Leones y la fachada. Pero también, espera De la Fuente, acabar con un error que todavía persiste: “muchas personas creen que los elementos que se ven en el Palacio son originales y no es así”.

La "recreación" del suceso bélico no ha sido fácil pero sí apasionante: "Me lo he pasado bomba", confesó al nutrido auditorio que asistió en el salón de actos del Infantado al 'making-of' de esta producción. En el montaje, contó, decidió eliminar el sonido original de las imágenes rodadas "para evitar el efecto dramático" y creó una nueva banda sonora dejando, por ejemplo, el sonido real de imágenes registradas por un tomavistas e incorporando otros, como el de las bombas al caer desde el cielo. Para para hacer el guion, se fijó en algunos de sus referentes cinematográficos: “quería contar una buena historia, una historia de guerra, porque me encanta el cine bélico”. Entre esos títulos, citó 'La Hora de los Valientes', de Antonio Mercero o la “gran desconocida” 'Matadero cinco' (Slaughterhouse Five), dirigida por George Roy Hill en 1972 -Premio del Jurado en Cannes-, que cuenta la historia real de un prisionero americano que trabajaba en el citado 'Matadero' de la ciudad de Dresde, que sufrió durante la II Guerra Mundial un devastador bombardeo aéreo.

'El Palacio bombardeado' ha sido una especie de puzzle creado prácticamente desde cero. Desde el sonido hasta la concepción, mezclando fotos y rodajes que ni siquiera pertenecían al momento real: “es verdad que el bombardeo duró poco pero el Palacio no ardió un día sino que estuvo ardiendo dos o tres días completos”, señaló en el coloquio posterior el historiador y profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha, Juan Pablo Calero Delso, que ofrecerá la segunda conferencia de este ciclo el próximo 16 de febrero.  

Por eso, coincidieron todos los participantes, las imágenes rodadas resultan “un acto de propaganda” que demuestran la fuerza que tenía el bando franquista. “No había que mostrarlo simplemente como un daño colateral”, contó De la Fuente. “Las imágenes forman parte de nuestra historia pero están manipuladas y tienen un sentido propagandístico porque no hubo en ese momento un equipo que rodara las imágenes. Todas son a posteriori”, añadió Rafael de Lucas, director del Archivo Histórico. “La película es propaganda pero es que el Palacio del Infantado es propaganda porque fue un edificio que hicieron los Mendoza para demostrar lo ricos y lo importante que eran”, se sumó Calero Delso.

La película, disponible en el Museo 

Hay una intención de mostrar la película como lo que realmente es. Igual que a veces utilizamos el documental para hacer ficción, en este caso he intentado lo contrario, utilizar la ficción para contar los hechos históricos”, dijo De la Fuente. “Y están todas las imágenes que existen”, destacó por su parte Fernando Aguado, director del Museo Provincial, en cuya Sala de Audiovisuales el film se proyectará hasta abril, cuando finalice el programa 'La pieza destacada', que incluye dos conferencias más sobre la destrucción y la reconstrucción del Palacio, que aspira a ser declarado Patrimonio Mundial por la Unesco.

Aunque “lo más ominoso de todo”, agregó De la Fuente, “no es tanto el bombardeo en sí sino el abandono al que se somete al Infantado tras la Guerra Civil". Por eso, el autor quiso incluir en las escenas finales, las imágenes de un tomavistas: "es lo que vería un turista que llegara a la ciudad después de la guerra, un Palacio abandonado”.

El audiovisual forma parte de un proyecto conjunto entre el Museo Provincial y el Archivo Histórico Provincial. Este último, según adelantó Rafael de Lucas, director del Archivo, está preparando una exposición sobre la Batalla de Guadalajara para mediados del próximo mes de marzo, ya que posee un gran fondo fotográfico del suceso.

Artículos Relacionados