Los sueños rotos

Los seis cortos a concurso de la segunda jornada del Fescigu visualizaron el drama social, la necesidad de la amistad, la fuerza del amor y la belleza de un apocalipsis. • La realizadora toledana Mabel Lozano presentó en el Fescigu su corto ‘Mariama’, donde conciencia contra la mutilación genital femenina “sin hacer pornografía del sufrimiento”. • Presentaron también sus trabajos los directores Alejandra Tomei, Asier Salazar, Pablo de la Chica, Elvira Ongil y Nani Matos.


De nuevo, el deshaucio. Los sueños rotos. La incertidumbre de un futuro laboral medianamente estable y la guerra, tan absurda. Múltiples reflexiones y pocas sonrisas arrancaron los cortos proyectados ayer en la segunda jornada del Festival de Cine Solidario, que contó con la presencia en el escenario de los directores Asier Salazar, que abrió la Sección Oficial con 'Dantzariak'; la toledana Mabel Lozano, que presentó el corto de animación 'Mariama', también a concurso; Alejandra Tomei, directora de 'Automatic Fitness', que cerró la sección 'Crisis crítica'; Nano Matos y Pablo de la Chica, directores de 'Lurna' y el documental 'El Mundo de Mao' y la guadalajareña Elvira Ongil, que presentó su último corto 'Don Federico', en la sección de cierre, 'Violencia gratuita'.  

La tarde se inauguró con los cortometrajes 'Los Hernández' y 'Shituation', dos historias distintas aunque con la crisis como telón de fondo. En la primera, Josan Grau, narra un deshaucio; en la segunda, Olga Alamán, las vicisitudes de una actriz que tiene que irse a Londres a encontrar su hueco en el mundo. Después, se proyectó 'Galletas', seleccionada en el último Festival de Cannes, una tragicomedia que retrata lo absurdo de esta crisis a través de un banquero que va a visitar a uno de sus mejores clientes para entregarle un aviso de deshaucio pero que se replantea todo cuando entra a la casa. Cerró esta primera sección de la noche, el corto de animación 'Automatic fitness', “una película sobre el tiempo moderno que nos ha tocado vivir y una ciudad demasiado optimizada”, en palabras de su directora, la bonaerense Alejandra Tomei, que subió al escenario del Fescigu a presentar su trabajo. 

Danzantes y un 'lento' fin del mundo

La Sección Oficial abrió con 'Dantzariak', ficción donde el director vasco Axier Salazar aborda de forma agridulce y con cierta vis cómica la construcción de la paz en el País Vasco a través del encuentro entre un miembro de ETA y la viuda -a la que da vida de forma notable la actriz gallega Mabel Rivera ('Mar Adentro')- del hombre que el terrorista asesinó años atrás. Salazar, que dedicó la cinta al actor Aitor Mazo, fallecido cuando estaba dispuesto a protagonizar el corto, señaló que 'Dantzariak' es "una herramienta para que sirva a la sociedad para reflexionar sobre algo que ha estado ocurriendo hace cinco o seis años y que ahora ya se da de forma muy precaria”.

También hay balas y mucho amor en 'Down by love', un trepidante corto de animación dirigido por José Corral, protagonizado por dos 'muñecos' de madera. Martin es un joven de oscuro pasado, que decide empezar de cero tras enamorarse de una joven rusa, Irina. Pero no les resultará fácil porque Irina está retenida por unos tipos de los que tendrán que escapar. Fantástica.

A esta cinta le siguió 'Border', un minuto de cine para denunciar el drama de los niños emigrantes. En este mundo, algunos nadan por placer; otros, no tienen más remedio que hacerlo. Pese el impactante final, algo no termina de encajar en esta cortísima película de buenas intenciones. Le siguió 'Zero', del catalán David Victori. Es casi un mediometraje, que se presenta con credenciales de altura, con producción de Ridley Scott y Michael Fassbender, premio que obtuvo en Venecia. Resulta un corto de bella fotografía, factura americana y ciencia-ficción de cuento, que recrea una ciudad casi apocalíptica, que pierde poco a poco la gravedad, y donde el pequeño Aaron no termina de entender que su madre ya no esté, lo que le hace separarse emocionalmente de su padre Joe. Mucho ruido y pocas nueces.

Mucho más interesante resultó el film francés 'Sans chien', de David Kremer, protagonizado por un muchacho que acude a una comisaria con su perro malherido. Estupenda fábula sobre la soledad y la necesidad de ese regalo llamado amistad. La sección oficial terminó con 'Mariama', corto documental de la realizadora Mabel Lozano, que mezcla animación y ficción y que aborda el tema de la mutilación femenina en las niñas. Resulta un poderoso testimonio que logra sensibilizar sobre ello y que acierta al convertir en cuento un problema tan trágico.

La directora y guionista toledana se ha desplazado también al Buero Vallejo para presentar su trabajo ante el público. Lozano ha estado acompañada de Julia Pérez, presidenta de la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF), que encargó la realización de este trabajo sobre la ablación “sin hacer pornografía del sufrimiento”, a partir del testimonio de “un padre que por amor decide que no puede hacerle eso a su hija” aun cuando esto le lleva a “renegar de sus raíces y de su cultura”. El corto está 'regado' con una música que logra “trasladar los sabores y los olores de África”. La presidenta de UNAF ha reclamado el cine como “herramienta” para “sensibilizar a toda la población de que las mujeres tienen derecho a vivir una sexualidad plena”.

Violencia gratuita

Otros tres directores presentes en el festival presentaron sus trabajos en la última de las sesiones, la sección Violencia Gratuita. La alcarreña Elvira Ongil mostró su breve corto ‘Don Federico’, “una reflexión sobre cómo desde que nacemos estamos rodeados de estereotipos, machismo y violencia que ponen la semilla para que luego haya tantas desigualdades”. La pequeña protagonista de la obra, Henar Sevillano, compartió escenario con la directora: “Me hace mucha ilusión verme en pantalla grande”. 

En ‘El mundo de Mao’, el director Pablo de la Chica ofrece la historia de un niño soldado y sus sueños futboleros, con la participación del futbolista del Manchester United, Juan Mata. “Todos los niños tienen derecho a jugar”, reivindicó antes de las proyecciones, citando el artículo 31 de la Convención de los Derechos del Niño de Unicef. Por su parte, el gallego Nani Matos se dirigió al público guadalajareño, para presentar ‘Lurna’, un corto sobre “la invisibilidad de la inmigración” a partir de una historia basada en hechos reales.

Hoy, en el Fescigu

Ayer por la mañana, arrancaron los pases para colegios e institutos de las secciones Infancine y Juvencine, que disfrutaron unos 1.400 alumnos y profesores. Estas proyecciones de cortos seleccionados especialmente para estas edades continúan también este jueves, que reserva para el público general a partir de las 19 horas, las secciones Convulsa Adolescencia y Cine Que Entiende -sobre homosexualidad- para el cierre, a partir de las 22 horas.

El tercer pase de la Sección Oficial de Cortometrajes se abre con ‘Oasis’ de Carmen Jiménez Fernández; la cinta de animación ‘The postmodern Pioneer plaque’ de Boris Kozlov; ‘Sheroes’ de Carlos Caro; ‘A prueba’ de Pablo López de Aramburu; ‘La niña de la buseta’ de Pedro Pío y ‘Regmbpgaparty’, de Eva Sigurdardottir.

Artículos Relacionados