Las 'guerras' de cada día

Los deshaucios, el amor y el desamor, la guerra, las historias ilusionistas y las falsas apariencias dibujaron las seis películas que anoche se proyectaron en la Sección Oficial del Fescigu. • La gala de inauguración, que siguieron 400 espectadores, se llenó de poemas que fueron grito y de tambores de fiesta. • No faltó tampoco un recuerdo al cineasta Miguel Picazo, fallecido en abril. 


La primera jornada del Fescigu entró directamente al corazón. Primero, fueron los tambores de la batukada de samba Fortaleza, llenos de ritmo y alegría, que irrumpieron desde la calle; después, las palabras sinceras y dulces de la escritora saharaui Zahra Hasnaui, que leyó tres poemas inéditos y recordó que el de su pueblo es un conflicto enquistado que dura ya demasiado tiempo. Hasnaui, que no pudo evitar hacer la señal de victoria cuando alguien entre el público gritó '¡Sáhara libre!', ofreció poesía, bellas palabras para denunciar la cárcel y el destierro al que Marruecos, dijo, sigue sometiendo a su pueblo desde hace 25 años. "La culpa no es de nadie. De vez en cuando, culpables somos todos" y "deseo que llegue el día en que "podamos decidir nuestro destino, lento pero bien", añadió, parafraseando a Benedetti, uno de sus poetas preferidos.

"Mi principal rol", prosiguió la escritora, es "insistir en la solidaridad del pueblo español con los saharauis", pueblo al que la actriz Montse de la Cal definió como "los refugiados de España". El drama de los refugiados teñirá buena parte de esta edición del festival, que ayer tuvo un recuerdo también para el cineasta Miguel Picazo, que falleció el pasado mes de abril y residió 40 años en Guadalajara, donde dejó un vasto legado. "Un beso siempre desde el Fescigu", le lanzó Montse de la Cal a la pantalla, que proyectó el rostro del director de 'La tía Tula'. 

Así han arrancado en el Buero Vallejo “cinco días de cine sin fronteras, sin vallas y sin muros de la vergüenza”, señaló De la Cal, directora adjunta del Fescigu, que condujo la gala junto a Gema Fernández. Unas 400 personas asistieron anoche al primer pase de la Sección Oficial, y dejaron sus votos para el Premio del Público que se conocerá este sábado. Entre ellos, el director de cortos de animación guadalajareño Pedro Solís y el director de 'La noche de todos los santos', Gustavo Vallecas, que en el escenario recordó cómo surgió en 2011 el argumento de esta historia sobre la memoria histórica: "una noche alguien me dijo que en la televisión iban a poner un documental sobre las fosas a las tres de la mañana para no herir sensibilidades". Vallecas explicó que la película contó con la participación de más de 40 actores y técnicos que rodaron gratis durante siete días en Navacerrada y Madrid y se fue con un consejo para los más jóvenes: “No dejéis de formar equipos de cine”.

Sección Oficial 

Con la proyección en la Sección Oficial de ‘Cenizo’ de Jon Mikel Caballero, arrancó el plato fuerte -en el aspecto cinematográfico-. 'Cenizo' es un corto español de imponente producción que aborda el tema del deshaucio de forma cómica, donde se recurre a la ficción para que la cruda realidad no nos desborde. Más interesante resultó la cinta alemana ‘Va banque’, dirigida por Christine Kabisch y Stefan Plepp, que también la protagoniza, y que demuestra que las apariencias, pueden engañar... y lo hacen. Lo mejor de la noche. Un tanto tibia resultó ‘The sky queen’ de Simon Maignan. Aunque deje cierto poso reflexivo -sobre todo, cuando se ve varias veces-, a esta 'reina del cielo' le falta resolución en la historia y le sobra frialdad. La misma con la que Maignan ha impregnado a los dos protagonistas de esta película, dos agentes secretos a quienes el Estado encarga el asesinato de 'objetivos' enemigos como si estuvieran echando una partida a un serio videojuego. 

Los tres últimos cortos a concurso fueron ‘La noche de todos los santos’, de Gustavo Vallecas -una lástima reunir a un elenco actoral tan plausible y lleno de grandes actores para un corto que termina 'rechinando' un poco-, la búlgara ‘Kak da nadebeleem zdravoslovno’ ('Engordando de forma saludable'), una ensoñadora cinta dirigida por Kevork Aslanyan donde los personajes viven en un pueblo sin gravedad, algo realmente molesto para quien está terriblemente delgado y debe ver la vida desde la ventana de su casa sin quitar el ojo de la báscula; y el corto español ‘No me quites’, de Laura Jou, con unas grandes actuaciones de Laia Costa y Hammudi Al-Rahmoun Font. Los dos conforman la pareja protagonista de este drama de amor/desamor, de final predecible, que logra crear una incómoda ansiedad en el espectador.

El festival concluyó con la sección Refugiados, que proyectó una de las tres producciones propias del festival, ‘La voz de Zahra’, sobre la citada intelectual saharaui, miembro del Grupo Generación de la Amistad.

El Fescigu también propone visitar los stands de diferentes ONG´s y asociaciones que se ubican en el hall solidario -desde Cineclub Alcarreño a Accem, desde El Rincón Lento a DiDeSur- y un momento para la reflexión con las tres exposiciones que se distribuyen por el hall y la planta superior del teatro. Son un viaje a través de una intervención artística -que recrea una valla, una de las tantas que han de saltar quienes quieren buscar una vida mejor fuera de su país, con retratos, maletas, objetos personales y una tienda de campaña, símbolos que visibilizan muy bien el problema de los refugiados-, una serie de fotografías que revelan momentos de los trágicos éxodos y una colección de potentes retratos de diferentes saharauis, que recuerda la opresiva situación que viven los habitantes del Sáhara, antigua provincia española.

Apoyo institucional

Tanto la Junta de Castilla-La Mancha como el Ayuntamiento de Guadalajara mostraron anoche su apoyo al festival. Ambos son los principales patrocinadores institucionales de la cita, que contó en su estreno con la presencia de la viceconsejera de Educación, la alcarreña Mª Dolores López, y del concejal de Cultura, Armengol Engonga. Este último ejerció como anfitrión en el Buero Vallejo y destacó en su intervención que el Fescigu “no sólo es un festival de cine y solidaridad, sino también cultura en mayúsculas, uno de los acontecimientos más importantes de la ciudad, por lo que estamos de enhorabuena con que se vaya a celebrar otra edición”. Además, Engonga ha comprometido el apoyo del Consistorio para el futuro. 

Por su parte, la viceconsejera de Educación valoró que el festival guadalajareño esté “siempre atento a causas nobles que necesitan de denuncia y de nuestro apoyo” y animó a la organización a continuar trabajando en su desarrollo: “No dejéis nunca de hacernos pensar, contáis con la Junta, orgullosa y feliz de volver a colaborar con este festival”, ha dicho en alusión a la vuelta del gobierno regional como patrocinador del Fescigu. 

Fotos: E.C.

Hoy, en el Fescigu  

Ese miércoles, en la segunda jornada del festival, se podrá ver una nueva proyección de seis cortos de la SOC: ‘Danzariak’ de Axier Salazar; el corto de animación ‘Down by love’ de José Corral; ‘Border’ de Paolo Zucca; ‘Zero’ de David Victori; la francesa ‘Sans chien’ de David Kremer y la película de animación ‘Mariama’, de Mabel Lozano. Antes, a partir de las siete de la tarde, la jornada abre con cuatro cortometrajes de la sección Crisis Crítica; mientras que a partir de las diez de la noche se proyectarán otros siete de la sección Violencia Gratuita. Además, a partir de las diez de la mañana, se inician las sesiones de Infancine y Juvencine, con proyecciones de cortos seleccionados especialmente para colegios e institutos.

Artículos Relacionados