"Águila Roja ha sido mi rodaje más complicado"

María Pedroviejo nació en la capital hace 40 años y fue durante varios años Doña Inés en el Tenorio Mendocino. • Siempre quiso ser actriz, dice, y paso a paso ha logrado hacerse un hueco en el difícil mundo de la interpretación. • Este año, ha sido brillante y ha dado vida a dos exitosas series de TVE. • En esta entrevista, habla de su carrera y del Fescigu, donde este año es miembro del jurado. 


La actriz María Pedroviejo (Guadalajara, 1974) atraviesa su momento profesional más dulce. Además de dar vida una temporada más en la serie de TVE 'Águila Roja' a Anaís, la prostituta que dirige el burdel La Deleitosa, cada tarde, de lunes a viernes a las seis y media, se mete en la piel de Pepa Monteoliva, una enfermera cálida y comprometida en la docu-ficción 'Centro Médico' (TVE). Pedroviejo, que tuvo un pequeño papel en 'Éxodus', del director norteamericano Ridley Scott, ha inaugurado este lunes el espacio semanal de entrevistas que Cultura EnGuada compartirá esta temporada con Ser Guadalajara.  

María charla en un breve receso del rodaje de 'Centro Médico', una serie que narra el día a día de un grupo de médicos que se dedican a ayudar a la gente en un hospital. "Lo que pasa es que luego hay muchos amoríos", añade entre risas.

Además, participa en 'Águila Roja', que ya ha anunciado última temporada.

Sí, es una pena que se acabe. Es una serie súper emblemática de la ficción española y de TVE. La última temporada empezó el pasado jueves y quedan seis capítulos más y sí, parece que la serie llega a su fin. Y en ella interpreto a Anaís, que ya sabéis que es una prostituta, dueña de un burdel, y que tiene una trama que está muy relacionada con Gonzalo de Montalvo. 

El primer capítulo de la nueva temporada cosechó un gran éxito, superando en niveles de audiencia a Gran Hermano.

Sí, hicimos más de un 16,6%, que son 2.600.000 espectadores, que está fenomenal para un estreno. Habíamos superado a GH y eso es una buenísima noticia para el país. Igual queda un poco pretencioso decirlo. GH lleva muchas ediciones pero yo prefiero la ficción. Es verdad que la gente pensará que estamos locos con las audiencias pero es que la supervivencia de las series tiene mucho que ver con eso.

Y ambos rodajes ¿le dejan tiempo para hacer otras cosas?

A mí me encanta hacer televisión. Me encanta mi profesión. Lo que tiene una serie diaria es que hay que rodar todos los días y todos los días hay que sacar una hora de edición. Me levanto a las seis de la mañana y acabo por la tarde, pero al llegar a casa, tengo que estudiar el guion del día siguiente. En mi caso, el año pasado compatibilicé los dos rodajes, 'Águila Roja' y 'Centro Médico', y eso sí fue una locura. ¿Te da tiempo a hacer otras cosas? Hombre, yo intento hacer deporte.

La interpretación de Anaís no ha sido nada fácil... 

Bueno, Anaís es un personaje que físicamente es costoso, que tiene un trabajo de maquillaje y peluquería de más de dos horas y media, aparte de vestuario... recuerdo un tatuaje, que creo que sale en el capítulo de esta misma semana, que para hacérmelo tardaron como cuatro horas. Requiere mucha preparación y aparte, el frío, los tacones, las capas, los caballos que quitan mucha concentración y después, el texto, la escena y la emoción. Pero el actor tiene que aprender a concentrarse independientemente de cuál sea el personaje. Si tuviera que decir cuál ha sido mi rodaje más complicado, sí, ha sido 'Águila Roja'. Además de con caballos, hemos rodado con serpientes, cucarachas, ratas... el primer día de rodaje, una rata me tenía que subir por la espalda. 

Este año, es miembro del jurado oficial del Festival de Cine Solidario de Guadalajara ¿ve necesario que Guadalajara cuente con un festival de estas características?

Lo veo imprescindible. Es uno de los eventos que dan entidad a la ciudad. Cuando las cosas surgen y tienen ya cierta envergadura como el Fescigu, hay que cuidarlas y mantenerlas. Es responsabilidad de todas las instituciones públicas, hay que apoyarlo económicamente. Pero también es responsabilidad de la gente de Guadalajara que apoye con su presencia. Es, además, apoyo al cine que tiene corte social y que muestra otras perspectivas que no dan los medios de comunicación. 

Obviamente no podrá contar nada de los ganadores...

No puedo decir nada (risas) hasta el día 8, que se conocerán los premios. Creo que ha sido un resultado justo, el nivel era muy alto. Fue una reunión muy tranquila, sin discusiones, había muchos trabajos que merecían ganar pero ya se sabe que sólo pueden ganar algunos. Sólo esperamos que el resultado guste a los premiados y a la gente.

Son varias las superproducciones que están llegando para rodar en España, que ahora está empezando a dar más facilidades y beneficios fiscales para atraer grandes rodajes e impulsar, entre otros objetivos, el turismo. La última, 'Juego de Tronos', que se rodó precisamente en el castillo de Zafra, en la comarca de Molina, y que ayer volvió a triunfar en los Premios Emmy. ¿No hemos sido conscientes de este filón? ¿Habría que haberlo explotado antes?

Es evidente que España es un plató, tiene una cantidad de horas de luz que es algo fundamental para el cine. Además, creo que somos bastante competitivos con los precios, y esto lo digo con bastante pesar. No es un lugar caro para rodar y esto puede atraer a producciones extranjeras. Nuestra dignidad en los salarios también depende de la actitud y aparte, la diversidad artística y geográfica que tenemos convierten a España en un lugar idóneo para rodar. ¿Qué se podía haber hecho antes? Evidentemente, sí, pero también corresponde a los gobiernos hacer políticas para que otras productoras extranjeras vengan. El cine puede ser un vehículo cultural pero también económico e igual tenemos un tesoro ahí, y nosotros sin saberlo.

Uno de esos grandes directores que eligió España en 2014 fue Ridley Scott. El director de 'Alien' rodó en nuestro país 'Exodus' y usted participó en esa superproducción. ¿Cómo recuerda el rodaje que, nos consta, fue duro?

Se rodó en el desierto de Almería y era lo que corresponde a una superproducción, con un presupuesto altísimo. Mi papel fue casi anecdótico, muy pequeñito, pero aprendí, sobre todo, cómo se trabaja en una película así. Imagínate, eran diez cámaras 3D rodando al mismo tiempo, en el momento en que se hacían tres planos de la misma secuencia. Además de tomas aéreas con una super-mega-cámara 3D. Creo que Ridley Scott fue consciente de lo que suponía rodar en Almería pero además, no sólo rodó allí, sino también en Formentera... sí, hay directores que ya están viniendo, y que hay parte de la producción de cine indio que está eligiendo España como destino.

¿Le tienta Hollywood?

Muchísimo. No sé si tendré acceso alguna vez, pero con toda la sinceridad del mundo te digo que claro que sí, ojalá.

Otra aventura que traspasó fronteras fue el cortometraje 'Anónimos', dirigido por el realizador español, Félix Llorente. Se rodó en Venecia, con él obtuvo el Premio a la Mejor Actriz en el festival Cortolandria de Italia y fue preseleccionado para los Goya ¿les está dando más alegrías?

El corto fue muy bien, aunque la vida de los cortometrajes es más limitada. Tienen una vida de dos o tres años, en los que van accediendo a festivales, cada vez con más peso, y eso es lo que pasó con 'Anónimos'. Aunque ya suena a destierro, ahora está disponible en web y tiene más de un millón de visitas, además de buenas críticas. Sigue vivo de alguna manera.

Es verdad que Guadalajara la vio nacer como actriz. ¿Qué le enseñó su paso por diferentes ediciones del Tenorio Mendocino o del Festival Medieval de Hita?

Fueron mis primeros contactos con los escenarios. Yo tenía clarísimo que quería ser actriz desde muy pequeña y cuando con 14 años tienes la posibilidad de enfrentarte a un personaje, aunque no tengas herramientas pero sí entusiasmo, te da como la vida. No sé si aprendes mucho pero en ese momento no era muy consciente de lo que estaba viviendo y de la suerte que tenía. A Guadalajara le tengo un cariño tremendo, mi familia vive allí y me ha hecho muchísima ilusión haber participado en el Festival de Cine como jurado, muchísima.

Puedes también escuchar la entrevista en este podcast.