Una versión 'delirante' sobre Cela en la Alcarria

El CRA Santa Lucía recuerda el centenario del escritor con el rodaje de 'Así me lo contaron a mí', un corto de 15 minutos de duración, que recrea en un ejercicio imaginario tres versiones de un mismo suceso: ¿qué pasó para que el escritor, en su Viaje a la Alcarria, terminara pasando la noche en la cárcel de Budia?


Que Camilo José Cela pasó una noche en los calabozos de Budia, durante su parada en la localidad en su primer Viaje a la Alcarria es un secreto a voces. Lo que no cuenta el escritor en su novela, escrita hace 70 años, es qué pasó realmente para acabar en la cárcel. Este ejercicio de imaginación, de ficción pura, es el que han realizado 60 alumnos de primaria del CRA Santa Lucía -Alcocer, Budia, Salmerón y Pareja- que tras rodar en 2012 'El Viaje a la Alcarria', se han vuelto a poner a las órdenes de Marco Campos, profesor del CRA y Juan Luis Cabellos, director de fotografía, para grabar en Alcocer 'Así me lo contaron a mí', un corto de unos quince minutos de duración donde desarrollan tres hipótesis, a cual más descabellada, sobre lo que llevó a Cela a pasar una noche en la cárcel de Budia. 

Este año es su centenario y hace 70 años que pasó por aquí, asi que pensamos que estaría bien volver a hacer un corto que tuviera que ver con 'Viaje a la Alcarria. Como ya habíamos hecho una adaptación literaria, se nos ocurrió hacer algo diferente”, explica Marco Campos. 

La grabación de 'Así me lo contaron a mí' se desarrolló durante dos días -los pasados 9 y 10 de mayo-, bajo la lluvia y con más frío del esperado, pero resultó ser una vez más un ejercicio reconfortante para alumnos y profesores. El corto se suma al citado 'Viaje a la Alcarria', que relata lo que aconteció a Cela a su llegada a Budia y Pareja, 'CSI', 'La gran carrera' (Premio Festival de Cine de Anguita 2014), '¿Y tú de qué te ríes? o 'El Niño de la Fuente', grabados desde el curso 2010, año en que Juan Luis Cabellos comenzó a impartir en el CRA un taller sobre cine.

De un final de Copa a delirios quijotescos

En 'Así me lo contaron a mí' el pueblo de Alcocer es, en realidad, la Budia donde todo ocurre. Los alumnos han cambiado por dos días las clases para meterse en la piel de los habitantes que se encontraron con el escritor Camilo José Cela cuando éste llegó a Budia en 1946. No faltan los guardia civiles, ni el alcalde, ni las gentes del pueblo. Todos los alumnos participan, “diez o doce, no más, tienen diálogo. Pero el resto, tienen su segundillo de gloria. La mayoría son extras, sobre todo, los más pequeños. Siempre buscamos una escena donde haya niños jugando en la plaza. En este caso, hay niños que acompañan a Cela al bar...”, añade el profesor.

Fotos cedidas por Marco Campos.

El guion, realizado por los alumnos, está lleno de humor y plantea tres versiones que alteran la realidad y que parten de tres situaciones delirantes: una final de Copa entre el Madrid y el Valencia, una 'borrachera' con aguardiente de Morillejo que deriva en alucinaciones quijotescas y una invitación 'forzosa' a quedarse en Budia para siempre. Hay una cuarta versión, “la verdadera”, que se grabará la próxima semana y que contará el amigo y biógrafo de Cela, Paco García Marquina.

No ha sido el único 'actor' invitado, ya que cuentan también con el compositor y director del Conservatorio de Música 'Sebastián Durón' de Guadalajara, Pascual Piqueras, que ha puesto banda sonora a todos los cortometrajes de este colegio rural.

El estreno de 'Así me lo contaron a mí' está previsto para el próximo mes de junio. Generalmente, estrenan sus trabajos dentro de la convivencia de fin de curso que tienen los chavales y que este año será en Yélamos de Arriba. No obstante, si lo terminan antes, la idea -afirma Campos- es hacer coincidir el estreno oficial con las fechas del 70º aniversario del paso de Cela por Budia. La fecha que se han marcado en rojo es el 11 de junio en Pareja, ya que la localidad alcarreña acogerá ese día una actividad cinematográfica.  

El estreno, destaca el profesor, será con el 'glamour' de siempre: con alfombra roja, que piden prestada al Ayuntamiento de turno, photocall y ceremonia de los Goya. “Sobre todo, los que han tenido más protagonismo, desfilan como si fueran estrellas de cine, les hacemos fotos y posan con el director, con Pascual Piqueras... es parte de la fiesta de fin de curso y los niños viven el momento con bastante ilusión”, la misma que han utilizado para crear un año más una nueva historia en celuloide y que hasta el Cela más surrealista aplaudiría.   

Artículos Relacionados