Risas y lágrimas en el inicio del Fescigu

Un emotivo homenaje al actor Carlos Bernal, que falleció hace dos meses, abrió junto a las voces del Orfeón Joaquín Turina la XIII edición del Festival, presentado por la actriz Montse de la Cal. • En la sección oficial se proyectaron siete cortometrajes sobre discapacidad, amor, radicalismo y violencia, entre ellos, el único alcarreño a concurso, 'Luchando por la dignidad', de Nacho Izquierdo.


El Orfeón Joaquin Turina prologó anoche la gala de apertura del XIII edición del Festival de Cine Solidario de Guadalajara, recordando algunas bandas sonoras del séptimo arte como 'La caza del Octubre Rojo' o 'Srek'. El Buero Vallejo, con el foso prácticamente completo, aplaudió mucho la actuación del grupo guadalajareño que se encargó también de musicar el homenaje posterior a Carlos Bernal, actor de muchas citas teatrales de la capital y la provincia y voluntario del Festival, que falleció hace dos meses. Un precioso 'Aleluya' acompañó un audiovisual donde se repasaron algunos momentos de su vida sobre las tablas: en el Tenorio, en el Festival Medieval de Hita, en cortometrajes alcarreños -el último 'La presa nº 7', dirigido por Luis Moreno, director del Fescigu. El actor Poli Calle, amigo íntimo de Bernal, leyó junto a la actriz Montse de la Cal unos poemas -Bernal también era poeta y acudía cada semana a las tertulias del grupo Diversos- y finalmente, sonaron unas palabras de amigo a amigo con las que Calle quiso compartir lo mucho que se le sigue echando de menos.

Acto seguido, Montse de la Cal, junto a un grupo de niños con Síndrome de Down, fueron los encargados de dar un abrazo de colores y una bienvenida sincera a los espectadores: "hoy es un día emotivo para nosotros", dijo uno de los chavales. El Fescigu gira en esta edición en torno a la discapacidad y pretende hacer más visible una realidad con el fin de sensibilizar y reivindicar una igualdad que actualmente no existe. En el coloquio posterior a la Sección Oficial, moderado por el periodista Andrés Aberasturi, se compartieron algunas experiencias de la mano de gente de cine, como Pedro Solís, director de 'Cuerdas' y 'La Bruxa' y el director de fotografía invidente Gábor Bene, que acudió con su perro-guía a la sección oficial.

Los siete primeros cortometrajes que se proyectaron anoche y optan a premio se dividieron entre la risa y la dureza de la vida. Cortos que no sobrepasaron los 16 minutos de duración y que hablaron con mucha ironía pero también con mucha crudeza, con grandes interpretaciones. Abrió el corto de Marta Gastón 'No et tiris, encara (No te tires todavía). Es el primer proyecto de esta joven directora catalana que concibió la historia en un master pero que quiso que "llegara más allá de las aulas", explicó al público del Fescigu. Se realizó "sin apenas recursos pero con mucha ilusión". Dos jóvenes que se encuentran cuando uno de ellos está a punto de suicidarse es el punto de arranque de este film, que nunca planteó "ser dramático" sino que quiso demostrar que "a veces la gente que nos cruzamos nos puede cambiar la vida y que aunque seamos diferentes, en el fondo, todos buscamos lo mismo".

El director de 'Los Cárpatos', Daniel Remón, defendió su corto, una historia "sencilla, donde dos hermanas se replantean si lo que tienen es lo que quieren y cómo cambiarlo". Con grandes interpretaciones por parte de las actrices Cecilia Freire y Sonia Almarcha, una de sus grandes bazas es la facilidad de pasar de la risa al drama.

Parecían prepararnos para lo que vendría después, 'Listen', de Hamy Ramezan y Rungano Nyoni es una historia muy dura, de violencia doméstica, protagonizada por una mujer con burka que acude a una comisaría de Copenhage para denunciar malos tratos. La intérprete parece no querer traducir exactamente lo que la mujer explica y la invita a que "rece" y aguante, originándose una situación de confusión. Ni siquiera su hijo adolescente parece que quiera ayudarla: "yo ya soy mayor para defenderte", la dice, aunque ella está desesperada.

Le siguió la bonita 'Time 2 split', visual y estéticamente novedosa, donde los planos se confunden para contar la historia de una pareja que está separada pero que en el fondo se busca. Una cinta efectista.

Luis Bermejo y Julián Villagrán son dos empleados de banca -con cargos directivos- que charlan en un bar. 'Todo un futuro juntos', de Pablo Remón, no sólo cuenta con interpretaciones magistrales -grande Bermejo- sino que es una propuesta que tira de la ironía y el surrealismo casi, con el tema de la venta de preferentes de fondo.

Nada que ver con las dos historias que cerraron la sección oficial. En 'Le premier pas (El primer paso)', la francesa Vanessa Clémént, plantea la necesidad de cariño, amor o sexo de los discapacitados físicos. La historia la protagoniza una mujer joven en silla de ruedas, a la que el espectador sólo ve al final, que contrata los servicios de un hombre para sentir. El cortometraje-documental 'Luchando por la dignidad', de Nacho Izquierdo, se da de bruces con la realidad más dura, la de cinco familias con hijos dependientes, que luchan por la supervivencia de sus hijos, para darles una vida digna, y sin ayudas, tras los recortes en la Ley de Dependencia del gobierno anterior". El film, que se gestó a raiz de la exposición del mismo nombre que se puede ver en la sala de exposiciones del Buero Vallejo durante el Fescigu, es de una gran belleza fotográfica y logra indignar al espectador con testimonios nada lacrimógenos y sí, realistas.

Artículos Relacionados