Las claves del rodaje de ‘Juego de Tronos’ en Campillo

Entre septiembre y octubre, la famosa serie se grabará en la pradera del castillo de Zafra. • No habrá cásting alcarreño para la sexta temporada, según detallan a Cultura EnGuada fuentes de la empresa malagueña encargada de la selección, Modexpor Internacional. • Desde el Ayuntamiento de Campillo, su nuevo alcalde, José Antonio López, asegura que no sabe nada de la grabación, y que nadie se ha puesto en contacto con el consistorio.


Dicen que Molina de Aragón es el tercer destino más frío de España. Por eso no desentona que la productora HBO ‘Juego de Tronos’ haya elegido el pequeño pueblo molinés de Campillo de Dueñas y haya reparado en su castillo de Zafra del siglo XII para rodar algunas escenas de la sexta temporada de esta serie, que transcurre en época medieval en el continente de Poniente, donde los veranos y los inviernos pueden durar años. 

De momento, la noticia parece que no ha trastocado ni un ápice la vida de la pequeña localidad, que ahora está en plena temporada de siega con las cosechadoras echando humo. Lo corrobora el recién elegido alcalde, el popular José Antonio López, a preguntas de Cultura EnGuada, que asegura no saber tenido contactos con la productora -en España, es Fresco Film-. Tampoco ha hablado del tema con el alcalde saliente, Jesús Mª Malo. “El castillo, además, es particular”, dice. Sus actuales propietarios son los hijos del conocido maestro molinés Antonio Sanz Polo, que lo compró al Estado en 1971 en subasta pública en Guadalajara por 30.000 pesetas y lo restauró parcialmente. 

» ¿Cómo es el escenario del rodaje? El equipo de grabación de 'Juego de Tronos' no desembarcará hasta septiembre para rodar en España y se prolongará hasta octubre, aunque se desconoce la fecha exacta en que lo hará en Campillo. El escenario real es una “pradera muy bonita, con 3 kilómetros de ancho por 1 de largo, rodeada toda de montañas. Y el castillo… impone en fotografías pero lo que impone realmente es verlo allí. Tiene forma de barco y está orientado al norte para cortar el aire”, cuenta el alcalde del municipio.

¿Por qué cree que han elegido el castillo de Zafra? “Supongo que porque castillos encima de una roca, no hay muchos”, dice el regidor. “Más bonito es el de Molina”, elegido por ejemplo para el rodaje del film ‘El nombre de la rosa’, protagonizado por Sean Connery, pero “este es más inaccesible”, añade el primer edil. De ello dan fe las crónicas históricas. El espacio delimitado por las murallas de la fortaleza es todo un enigma para los historiadores porque apenas hay espacio para depósitos de armas, ni almacenes de víveres y por ello, se baraja la hipótesis de que pudieron existir cuevas grandes excavadas sobre la roca sobre la que se asienta, que podían albergar a más de 500 hombres. En el siglo XVI, el castillo se mantuvo como uno de los más fuertes del reino, y asombraba a todos por su difícil acceso y su ingeniosa entrada.  

» ¿Qué emplazamiento será el castillo de Zafra en la serie? Hay muchas apuestas en Internet entre foros de fans de 'Juego de Tronos', pero la mayoría apunta a que la imagen del castillo roquero de Campillo trae irremediablemente a la mente la Torre de la Alegría, un torreón de base circular ubicado al pie de las Montañas Rojas de Dorne, que es fortaleza de las marcas dornienses. En este emplazamiento podría rodarse uno de los flashbacks más esperados de la serie, ya que es adecuada la altura del castillo, su situación solitaria y su piedra rojiza, típica de Dorne. El torreón fue usado, en la ficción, como escondite por los personajes príncipe Rhaegar Targaryen y su hermana Lyanna Stark y fue derruido en capítulos anteriores. Aún es pronto para saber también cómo afectará el rodaje a Campillo. Su alcalde quita hierro al asunto: “No sé… en un pueblo tan pequeño, somos muy poca gente… (85 habitantes, según censo de 2014) hombre, vida le dará al recinto donde está”, presagia. 

» ¿Habrá casting para extras alcarreños? No habrá cásting alcarreño para el rodaje en el castillo de Zafra, según han confirmado a Cultura EnGuada fuentes de la empresa malagueña Modexpor Internacional, encargada de contratar a los extras del rodaje español. El proceso ya ha finalizado y se ha realizado en Girona, Tudela, Peñíscola y Almería. Se han visto a más de 30.000 personas y se han escogido a 9.000. El último cásting, el almeriense, se terminó ayer, y seleccionaron a 2.400 figurantes -1.200 hombres y 1.200 mujeres-. Como curiosidad, se buscaron figurantes entre 18 y 65 años, “mediterráneos, muy morenos y de raza negra”. Entre las condiciones, los hombres tenían que medir 1,75 metros como mínimo y las mujeres, 1,70. En los varones, se optó por los delgados, con buenas condiciones físicas aunque "no culturistas", de pelo corto, medio y largo y que estén "preparados para dejarse crecer su pelo facial". En cuanto a las mujeres, se buscaba que tuvieran pelo largo. Los cabellos tenían que ser uniformes, sin mechas, castaños, morenos y oscuros y no con peinados “muy modernos”. 

» ¿A quién se debe el buen estado del castillo?  Al profesior molinés Antonio Sanz Polo (1913-2008), amante de los castillos y que fue quien financió su reconstrucción durante 30 años. El amor de Sanz Polo por el castillo lo cuenta el historiador y cronista provincial, Antonio Herrera Casado, en uno de los escritos de su blog, a propósito del fallecimiento de este maestro y profesor:  “…un antepasado suyo, el capitán don Juan de Hombrados, había sido nombrado por los Reyes Católicos como alcaide de la fortaleza de Zafra. Sanz Polo conservaba los documentos fehacientes, que pasaron de mano en mano por la familia, junto con algunos pergaminos ilustrados con escudos que demostraban esta ascendencia". 

"De aquellos orígenes remotos le vino a don Antonio su amor por la fortaleza molinesa, y la ocasión de hacerse con ella, de recuperarla tras tantos siglos de anhelo, se le pintó favorable en la primavera de 1971, en que se produjo por parte del ministerio de Hacienda una subasta pública en la que numerosos castillos que tenía el Estado en propiedad pero abandonados, los ponía en venta por poco dinero. Aunque fue subasta, y algunos otros aficionados pujaron, don Antonio Sanz Polo consiguió hacerse propietario de la magnífica fortaleza de Zafra por la cantidad de 30.000 pesetas que aún era dinero en ese año. Lo difícil vino después: reconstruirla, con sus propias manos, y con otros ahorros que fue allegando, hasta verla como se ve hoy, maravillosa en su esbelta robustez, haciendo frente la dura quilla del torreón del homenaje al viento norteño que se cuela por los huecos de las rocas de la sierra de Caldereros”.