El Cineclub resiste bien los cambios

Cierra la temporada de proyecciones en versión original con más de 5.000 espectadores en sus 27 películas, una media de casi 200 por semana. • La película más vista fue ‘The king of summer’ y el mes con más asistencia, febrero. Ha solucionado también los problemas del año pasado tras la subida de tasas y acaba el curso con superávit de 300 euros. Sigue confiando en un posible regreso al Moderno, aunque el presidente, Alberto Sanz, destaca las facilidades y las prestaciones de Los Multicines.


El Cineclub Alcarreño acaba de cerrar su temporada de proyecciones en versión original subtitulada despejando dos importantes incógnitas: se ha recuperado de los problemas económicos que supuso su llegada a los Multicines hace un año y ha consolidado la programación en este nuevo espacio, después de que tuviesen que salir del Teatro Moderno, por su cierre, e incluso pasar en blanco el curso 2012/13.

Los números de la temporada que arrancó el 6 de octubre con la programación de la película ‘Oh Boy’ y que acabó el 26 de mayo con ’20.000 días en la tierra’ resultan al menos esperanzadores. Han sido exactamente 5.138 las entradas registradas para ver alguna de las 27 películas de esta temporada. La más exitosa, en este sentido, ha sido ‘The king of summer’, con 254 espectadores, seguida de la vasca ‘Loreak’, con 244; las que menos, ‘Magical Girl’, que no llegó a los cien, y ‘Blackfish’, con 145, según el registro de datos facilitado por la asociación cinéfila, con febrero como el mes con mayor asistencia (824).

No está nada mal”, dice a bote pronto el presidente del Cineclub, Alberto Sanz, repasando las cifras. Considera lógico el bajón de público en abril y mayo, como ocurre cada año con la llegada de la primavera, y subraya que se ha ganado en público con una media de 190 espectadores por semana –cuando en el Moderno eran unos 130– y se mantiene el número de socios en uno de los números más altos de los últimos tiempos, 264.

Todo esto ocurre a pesar de la mudanza a Multicines –que en su día pudo generar las lógicas dudas–, de la contraprogramación por parte del Patronato en la reapertura del Moderno o de la subida de cuotas acordada en asamblea ante el aumento de coste que conllevó el nuevo espacio para proyectar. El curso pasado cerró con 5.000 euros de déficit que hubo que suplir con ahorros. “No nos podíamos permitir otra temporada así más”. Las cuotas pasaron de los 35 euros que se pagaban a 55 como carné general o la opción de pagar 35 pero abonar un euro al asistir a cada pase. “La gente ha respondido, las cuentas han cuadrado e incluso hemos tenido 298 euros de superávit”, indica Sanz.

A vueltas con el Moderno

Sobre la contraprogramación del Patronato en el Moderno tras la reapertura sin avisar al Cineclub para abrir la opción de que volviese, Sanz asegura que el daño no se ha notado porque mantienen su público habitual. “La programación que se haya podido hacer ahí, en Azuqueca o en Marchamalo no la tengo que valorar desde aquí, todo es positivo si se trata de programar cine, aunque sí resulta chocante que durante dos años hayamos oído a la concejala Nogueroles decir que uno de los motivos para cerrar el Moderno fuese que contraprogramaba al Buero y ahora sea ella la que contraprograme”, explica en referencia a que el Patronato ha programado a la misma hora y día películas en versión original subtitulada. “Pero más que afectarnos, nos alegramos de que programen”.

Sobre la posibilidad de retorno al Moderno, insisten en que no ha habido ningún contacto desde el Ayuntamiento y que “sigue siendo una incógnita”. Confían en que pueda existir la oferta, que valorarían en asamblea. Hay argumentos a favor, desde el romanticismo de volver al espacio por cuya apertura ha peleado mucha gente de la cultura, hasta razones más prosaicas, como que se pudieran reducir costes y bajar las cuotas a los socios. En contra juegan que sigue sin equiparse con tecnología actual que evite que el Moderno se quede obsoleto o el buen trato ofrecido hasta el momento por Multicines, además de sus prestaciones: “es una sala de cine propiamente dicha, moderna y bien acondicionada”. Pero Sanz insiste: de momento “no hay contactos” que permitan valorar esta vía y, en caso de que así sea, “decidirá la mayoría” y no la junta directiva.

Pese a los buenos datos de la programación más habitual, Sanz considera que no se puede dar por superado el bache vivido con la crisis y la falta de apoyos de las instituciones, que llevó a algunos sacrificios: “Ese bache en realidad sigue ahí, la programación está a salvo, pero la Linterna Mágica no se ha recuperado aunque revivimos cinco años mágicos en una sesión, pero no es el curso completo, y tampoco en la Muestra Alcarreña de Cortometrajes (MAC) podemos dar dinero a los cortometrajistas, aunque la sigamos manteniendo”.

Entre los apoyos que han existido esta temporada está la subvención del Patronato por valor de 1.428 euros,  cifra que lo ha hecho pasar a un segundo lugar en el orden de apoyos, ya que la colaboración de la UNED en la edición de una sesión especial para niños de La Linterna Mágica y asumiendo parte del presupuesto de la programación del curso de cine con el crítico Javier Ocaña, han sumado en total 1.600 euros, en un esfuerzo que Sanz agradece al director del centro asociado, Jesús de Andrés.

Artículos Relacionados