“En Francia el cine es cultura, por eso es cuestión de Estado”

Gracia Querejeta y Maribel Verdú, directora y actriz de ‘Felices 140’, reflexionaron ayer con Siglo Futuro sobre la crisis del sector. Charlaron con el presidente del Cineclub Alcarreño y con el público, en un ambiente distendido. • “La mayoría de los directores españoles hacemos un cine que no encaja con Antena 3 y Telecinco”, dijo la también directora de ‘Siete mesas de billar francés’ y ’15 años y un día’.


El cine español tiene remedio, pero no se adopta. La directora Gracia Querejeta y la actriz Maribel Verdú, que estos días siguen ‘en cartelera’ con ‘Felices 140’, coincidieron este jueves en su diagnóstico sobre la crisis del sector en el que trabajan: el problema está ligado más a las condiciones en las que se desarrolla la industria cinematográfica que a una pretendida escasez de talento, porque precisamente se está produciendo un reencuentro entre el público y los cineastas del país. Son las políticas las que van en otra dirección: “El Gobierno no quiere soluciones, no es que no las encuentre. Es una cuestión de voluntad política”.

Más de 160 personas asistieron a la mesa redonda organizada en la tarde de este jueves por la Fundación Siglo Futuro en el Salón de Actos del Campus de la UAH en Guadalajara. Durante cerca de dos horas, la actriz Maribel Verdú se mostró como en casa, confesó algunas anécdotas personales –como la broma que le gastó su compañero Jorge Sanz en un hotel– y respondió animosa a las cuestiones que le plantearon tanto el presidente de Siglo Futuro, Juan Garrido, como el conductor del acto, el presidente del Cineclub Alcarreño, Alberto Sanz. Y su colega Gracia Querejeta, directora e hija del reconocido productor vasco Elías Querejeta, dejó no pocas reflexiones de fondo sobre la encrucijada que vive el sector.

El Gobierno ha adoptado unas medidas encaminadas a dejar una industria cada vez más raquítica”, analizó Querejeta, autora también de otros títulos como ‘7 mesas de billar francés’ y '15 años y un día’. Situando al público con ejemplos de su propia experiencia, desgranó los problemas de financiación de las películas, que están llevando a la desaparición del “tipo de película media”: rodajes con presupuestos muy cortos, incluso con profesionales que no cobran, o grandes producciones que salen adelante con el respaldo de los canales privados de televisión: “El problema es que la mayoría de los directores españoles hacemos un cine que no encaja con Antena 3 y Telecinco. La mayoría se ve obligada a acudir en busca de apoyos de TVE, “que está arruinada”, de modo que “la tarta a repartir es muy pequeña”.

Frente a los problemas que padeció incluso ‘Felices 140’, que protagoniza Maribel Verdú y que fue rodada en Canarias gracias a unas exenciones fiscales que desbloquearon el proyecto, Querejeta señaló que en otros países la situación es diferente. “En Francia el cine está considerado como cultura y por eso es cuestión de Estado; así es como se crea, en realidad, una buena industria”, opinó más tarde Maribel Verdú.

Sobre la tan reclamada bajada del IVA del 21%, Querejeta fue más allá: “Es importante, pero no sólo es eso; cuando lo bajen, que lo van a bajar, ganaremos muy poco”. Además, cree que en este sector son varios los ministerios que tienen que ponerse de acuerdo -Hacienda, Cultura e Industria- y recordó el varapalo que ha supuesto para la comercialización de películas españolas el adiós de Alta Films, que ha dejado la distribución en manos de firmas extranjeras que favorecen la exhibición de títulos norteamericanos.

¿Qué haría usted con 140 millones de euros?

¿Qué haríamos cada uno de nosotros si nos tocasen 140 millones de euros? ¿Seríamos capaces incluso de no volver a ver a nuestro mejor amigo? El cine de Querejeta, que viene planteando dilemas morales al espectador en contextos de realismo social en los que se ponen a prueba las relaciones humanas, se lleva en su última película hasta los últimos extremos.

La directora, que aprovechó para animar al público que no la haya visto a acercarse a los multicines de Alcalá -donde sigue en cartel-, cree que “si la película está gustando tanto es porque el público se ríe y al final queda un silencio sepulcral” al que sigue un debate sobre lo visto en la gran pantalla. “Todos pensamos que tenemos una moral inquebrantable, pero, ¿la mantenemos por codicia? De eso va la película, de hasta dónde estamos dispuestos a llegar”.

Durante la charla hubo también momentos para consejos para un grupo de estudiantes de audiovisuales que asistieron al acto; más allá de estudiar contenidos excesivamente académicos, Querejeta cree que el cine es un oficio eminentemente práctico: “El consejo es salir y rodar, que ahora además es más barato que cuando yo empecé, para hacer una película nadie te va a preguntar si eres licenciado en audiovisuales”.

¿Cómo llevar el cine a las escuelas? “No puedes llevar a los niños a ver clásicos de cuatro horas”, se mostró rotunda Verdú. Igual que en el teatro: “Llevas a niños de ocho años a ver un Valle-Inclán y no te vuelven al teatro en la puta vida”. ¿Es más importante un buen guion o un buen director? Lo primero, coincidieron Verdú y Querejeta, para quien “un mal guion no lo salva un buen director”, mientras que lo contrario puede dejar una película aceptable. Y en su faceta de escritora de películas admitió, como subrayó Alberto Sanz, que pone mucho acento en “la naturalidad de los diálogos y ayuda a los actores a interpretar el papel”.

En el acto hubo tiempo para una crítica de 'Felices 140' que desgranó con soltura y buen criterio Sanz y para un test personal en el que no faltaron las preferencias cinematográficas o incluso un catálogo de actores más sensuales. La charla se cerró con una larga sesión de fotos con los asistentes a la que se prestó Maribel Verdú, que dio una sensación de simpatía y comodidad deslumbrantes. Gracia Querejeta, más sobria pero igualmente simpática, selló un pacto con el público de Siglo Futuro: volver a Guadalajara con Maribel Verdú si vuelven a rodar juntas su próxima película.

Artículos Relacionados