Orson Welles en La Alcarria

Isra Calzado traza un retrato del cineasta, de cuyo nacimiento se cumple ahora el centenario, y recuerda que la secuencia inicial de una de sus películas, 'Una historia inmortal', se filmó en Brihuega.


De todos es conocido que George Orson Welles, del que este miércoles se conmemora el centenario de su nacimiento, se enamoró de España: de nuestras costumbres, tradiciones, cultura y gastronomía. De hecho, hasta se compró una casa en Madrid. Y entre corridas de toros y monumentales paelladas, sacó tiempo para retratar nuestro paisanaje como escenario de algunas de sus películas, entre ellas, la secuencia inicial de 'Una historia inmortal' (1966), que filmó en nuestra muy cercana Brihuega.

Me imagino a ese Welles, ya orondo y con entradas, fumándose uno de sus enormes puros mientras pasea por la Plaza del Coso, imaginando esa panorámica con la que abrirá una de sus luego menos conocidas películas. Es una imagen etérea, fantasmal, heredera de su reciente Falstaff viejo y decrépito de 'Campanadas a medianoche' (1965), pero que aún conserva el espíritu apasionado e inquebrantable del joven 'Ciudadano Kane' (1941), su film más popular –y también el que más veces habré visto- , mezclado con la intensa mirada del inquisidor capitán de policía de Sed de mal (1958) y aquella media sonrisa, entre cínica y desafiante, de su Harry Lime en 'El tercer hombre' (Carol Reed, 1949).

El Orson Welles que camina tranquilo y meditabundo por el Jardín de la Alcarria ya es un hombre de mediana edad, pero aún no ha perdido su innegable poder de atracción, aquél con el que seducía a Rita Hayworth en 'La dama de Shanghai' (1947) o embaucaba al muchacho Jim Hawkins cuando encarnó al más famoso bucanero de la literatura de aventuras, Long John Silver, papel que interpretó en dos ocasiones. Sí, son muchos Welles en uno, con distinto aspecto, de diferentes épocas, pero todos confluyen en esa misma figura en blanco y negro que se forma en mi cabeza al escuchar o leer su nombre.

Un tipo, este Orson, cuya reputación ha trascendido de tal modo que hoy uno no sabe dónde empieza la persona y termina el personaje, y viceversa. Porque, además de las innumerables biografías, ensayos, estudios, etc. que se han hecho sobre su vida y sus películas, el mismo cine se ha encargado de devorarlo, fagocitarlo y transformarlo en una personalidad casi ficticia. ¿Fue Welles un tipo afable e inspirador, como el Vincent D’Onofrio de 'Ed Wood' (Tim Burton, 1994)? ¿Un joven ambicioso, como el Liev Schreiber de 'RKO 281' (Benjamin Ross, 1999)? ¿Un genio de carácter irascible, como el Angus Macfadyen de 'Abajo el telón' (Tim Robbins, 1999)? ¿O un taciturno aventurero, como el Danny Huston de 'Fundido a negro' (Oliver Parker, 2006)? De todas estas, es probable que Welles fuera a la vez todas y ninguna, y, como un Cristóbal Colón del Séptimo Arte, su verdadera personalidad sea siempre un misterio.

Como suele ocurrir con las estrellas más brillantes del firmamento hollywoodiense, los últimos años de su carrera fueron apenas unos rescoldos de lo que fue. De ser el guest starring que ponía voz a las narraciones de 'Diez negritos' (Peter Collison, 1974) o 'La loca historia del mundo' (Mel Brooks, 1981) terminó apareciendo en 'La película de los teleñecos' (James Frawley, 1979) o las catódicas 'Magnum' y 'Luz de luna', donde hizo un cameo poco antes de fallecer en 1985, a los setenta años de edad.

Olvidémonos de su invierno profesional y (re)descubramos al Welles creador, ese del que aún a día de hoy siguen apareciendo obras inéditas –como 'Too much Johnson', un corto de 1938 que apareció hace casi dos años en Italia-. Hablemos con libertad de si nos gustan o no sus películas –yo, personalmente, podría citar algunas que me parecen plomizas y sobrevaloradísimas–, pero no nos quedemos con una imagen estereotipada de un cineasta universal que, con sus luces y sus sombras, defendió por encima de todo el arte como un medio de expresión de libertad. Y del que podemos presumir que, al menos por un tiempo, le tuvimos trabajando muy cerca de nuestra casa.

Artículos Relacionados