Fescigu 2014: Cine, país de las Maravillas

El Orfeón Joaquín Turina abrió la XII edición del Fescigu con temas de las películas ‘La Misión’, ‘Los Miserables’ y ‘Alicia en el País de las Maravillas’. • El Sombrerero Loco y Alicia introdujeron una gala, que contó con la presencia del alcarreño Pedro Solís, que presentó ‘Cuerdas’, primera cinta de la Sección Oficial. • Asistieron, además, los directores de los cortos de la Muestra Alcarreña. • La noche acabó de madrugada con ‘Cine que entiende’.


Las notas de bandas sonoras conocidas como 'La Misión', el musical 'Los Miserables', de Anne Hathaway y Russell Crowe y la Alicia en el País de las Maravillas que ideó Tim Burton, sonaron en el arranque de la inauguración de la XII edición del Festival de Cine Solidario de Guadalajara (Fescigu). Fueron las acopladas voces del Orfeón Joaquín Turina las que acompañaban a varias imágenes de las citadas películas y como en un cuento, fueron Alicia (la actriz Montse de la Cal) y el Sombrerero Loco –junto al mago Juan two trii- los que aparecieron en el escenario ante los casi 400 espectadores que asistieron a la primera jornada en el Teatro Buero Vallejo, que acogerá el festival hasta el próximo 4 de octubre. La puesta en escena –con atril incluido- superó sensiblemente la de otras ediciones.

Entre los cineastas que presentaban corto a la Sección Oficial acudió únicamente el alcarreño Pedro Solís, que se mostraba verdaderamente emocionado por enseñar ‘Cuerdas’, “después de haber dado tantas vueltas por el mundo” –fue premiado el pasado fin de semana en Hollywood- y sobre todo, por mostrarlo ante “amigos y gente a la que quiero” en el festival de su ciudad: “qué ganas tenía de estar aquí”, admitió. 

Sección Oficial: primera sesión 

Mucho amor y mucho drama. Vida y muerte. La primera jornada del Festival de Cine reservó historias de grandes sentimientos. La historia de Nico y María en 'Cuerdas' está llena de detalles preciosos, únicos y originales y una banda sonora que no sólo embellece sino ensalza el guión. Más allá del drama personal, la cinta destaca por su vitalidad y optimismo. La fantasía, la ilusión de un niño es mucho más fuerte que la cruda realidad. 

Le siguió 'La otra cena', thriller dirigido por Albert Blanch con un estupendo José María Blanco en el papel principal y una (digamos) recovertida Fina Rius. Todo transcurre en una ciudad desolada y tomada por los zombies en plena Nochebuena. Con un inicio y una recreación no demasiado convincente, la película se sostiene bien y va in crescendo, manteniendo la tensión hasta el final con golpe de efecto incluido. En tercer lugar, se proyectó  'Où je mets ma pudeur', dirigido por Sébastien Bailly y protagonizada por la actriz Hafsia Herzi -en la piel de una alumna de Bellas Artes-. Se trata de una película delicada que cuestiona los cánones de belleza y los límites del pudor. Se pudo ver en la Seminci, la Semana de Cine de Valladolid el año pasado. ¿Por qué llevar hiyab?, se preguntan. Pues a veces, no todo es cuestión de religión o de creencias.

Ganadora de la Semana de Cine de Melilla, 'Cebra', protagonizada por el actor Juan Diego -ininteligible, a veces, en su dicción- y dirigida por Félix Fernández de Castro, deja un tanto indiferente. Breve cinta sobre la importancia del azar en la vida y que cruza los destinos de un veterinario, un taxista y un skin head, con sucintas reflexiones sobre animales (reales y humanos) y violencia, al fin y al cabo, en un guión flojo. 

Drama durísimo resulta la cinta polaca 'Matka' (La madre). El director Lukasz Ostalsk firma en 30 minutos una agridulce historia de mamá coraje (notable interpretación de Danuta Stenka) que ha perdido sus fuerzas en medrar políticamente olvidándose, quizás, de unir a su propia familia. La acción se desencadena cuando la protagonista recibe la llamada urgente de su hija. Pese a su vida ocupada, la madre corre sin pensárselo dos veces hasta la casa familiar a proteger a su hijo, al borde de la sobredosis o el coma etílico y con el cadáver de una joven en el baño, a la que el chico no recuerda. La gran baza de 'Matka' son los actores, pese a que el método en el que Ostalsk elige explicar al espectador cómo sucedió todo resulta poco creíble. Pese a todo, logra mantener la atención hasta que sucede el desgarrador y previsible final. 

Arrancó muchas risas 'Déjà moo', un simpático corto de animación que firma el director alemán Stefan Müller. El corto es un 'déjà vu' pero con vaca de por medio. Todo lo que puede salir mal, sale mal en este corto, donde los personajes y las catástrofes coinciden una y otra vez como si su destino fuera encontrarse irremediablemente. Balsámico después de tanto drama. Aunque aún quedaba 'Heshtje'. Cortísimo y tremendamente efectista. Se trata de un 'monólogo' de apenas 4 minutos, dirigido por Bekim Guri, ambientado en Kosovo y que te llena de ansiedad. En una guerra, nunca se sabe si es mejor ver cómo matan a tus seres queridos o evitar el momento de forma igualmente trágica. 

Muestra Alcarreña de Cortometrajes 

Se proyectaba en la primera jornada la MAC -recuperada en el festival, que lo acogió en sus primeras ediciones- y que pretende ser la exhibición anual del cine que se hace en Guadalajara. Sin demasiadas pretensiones y con calidad dispar, se mostraron cortos muy personales donde se mezclaron el thriller, el humor y el amor.

El que más aplausos cosechó fue el realizado por la guadalajareña ‘Mayores 2.0’, realizado con los residentes de El Balconcillo, que asistieron a la premiére en el Buero Vallejo. Ongil señaló que ha sido “diferente y enriquecedora” esta experiencia, en la que han participado “con toda la ilusión” 17 residentes. El corto es una sucesión de sketches, que demuestra la destreza de estos octogenarios con las nuevas tecnologías. Desde el “Twister” hasta las pujas en e-bay. “Un corto para que penséis”, fue lo que presentó Oscar Bachiller con el documental ‘28708’ a base de planos concatenados de diferentes personas hilando un discurso sobre la vida. La propuesta más interesante de la MAC fue 'Hai', del alcarreño Mario Lizondo y la murciana Cristina Cardin (autora del corto 'Cultura', que se proyectó el año pasado). El cortometraje, rodado en la playa de Mazarrón, es una bella metáfora sobre la vida y el amor a través de la historia contada -en chino- entre un guerrero de piedra y Hai, una joven oriental a punto de suicidarse sumergiéndose para siempre en el mar. Pero el amor lo puede todo. Hasta dar vida.

Desde La Quimera en Corto, se presentaron dos historias: la de Daniel Ramirez y la de Laura Benito. La primera, ‘El hombre de la habitación roja’ resulta un thriller ciertamente muy personal, con decenas de significados posibles tras ser visionado: “es un poco así”, la definió el propio Daniel. Benito ha rodado en ‘Tarot’ una sesión entre una pitonisa y un cliente que quiere saber si ha hecho una apuesta segura. “Tenía ganas de trabajar con estos actorazos”, dijo en referencia a Poli Calle y Marisol Mediavilla. Cerró esta MAC ‘Poker party pang pang’, de Jacinto Solanas, que interpreta a los cuatro peculiares jugadores de una partida de cartas (¿quién se llevará el dinero?) y ‘Zas’, de Luis D. Pedroviejo, que admitió que “rescató” la historia “de un cajón” hasta que conoció a la asociación cultural Baidefeis. 

Cine que entiende

Fueron pocos los que rayando las once de la noche,  apostaron por visionar los cuatro últimos cortos de la primera jornada del festival. Quizás invitó a hacerlo el spot que se coló y que invitaba a volver al día siguiente a las 19,30 horas. Sobre el escenario, el director de ‘Desnudos’, José Antonio Cortés, agradecía a los espectadores su presencia y anunciaba que su corto era “un corto militante”, que intentaba hacer “pedagogía”. “Abogo por la acción ante el silencio”, dijo.

Junto a Cortés, los actores Rocio Mostaza –“una actriz maravillosa y activista”- y Carlos Guerrero –“otro actor maravilloso, destinado a ser grande en el cine”-. Mostaza sostuvo que “hay mucha sociedad que se despierta, se desnuda y se acciona” y Carlos dio las gracias “`por darme esta oportunidad. Que disfrutéis y os llegue”. Llegó esta historia, protagonizada por un joven gay; un padre que no entiende nada y una madre que asiste en silencio el desprecio de un marido. Pero toda bomba, al final estalla. ‘Desnudos’ es una reflexión sobre qué somos, qué tenemos, qué es importante en la vida.

Junto a él, se proyectaron bonitas cintas como ‘The dazzling destiny’, de Marco Laborda, que reivindicó que se trata de “una historia personal, sobre el amor, no gay”. Laborda, que interpreta a uno de los dos jóvenes del corto, señaló que “hay quien prefiere mirarnos diferente” pero “os invito a viajar personalmente por la historia”. El corto no es más que una bonita historia de amor y desamor de dos chicos que se atraen en una fiesta.

‘Hoy quiero confesar’, de Manuel Aguilar, arrancó risas al inicio de la sección. La conocida actriz Elena Irureta es la madre del protagonista, que un día llama a casa para anunciar que tiene algo que decir. Otros rostros conocidos, el de las actrices Inma Cuesta (Aguila Roja) y Ana Gracia –estupenda-, se pudieron ver en ‘Moiré’, de Juancho Bañuelos y Estefanía Cortés. La historia de un niño que desea ser niña y que sólo pasa una hora al día cumpliendo su sueño. 

Programación para el miércoles 1 de octubre

Esta tarde, el Festival arranca a las 19.00 con Sección crítica, que proyectará el documental 'Lugares comunes', de Delia Márquez y Pablo Díaz; 'En directo', de Wenceslao Scyzoryk; 'Seed of the fight', de Amanda Alvarez; 'A cero', un corto de animación de Minna Trapp y 'Tu puto banco', de José L. Santos Pérez.

A las 21.30 horas, la Sección Oficial proyectará 'Efímera', de Diego Modino; el alemán 'An der tür', de Miriam Bliese; 'Onemoretime', corto de animación de Elisa Martínez: 'Foley Artist', del mallorquín Toni Bestard; 'La ropavejera', de Nacho Ruipérez; 'Eskiper', de Pedro Collantes y 'Bahar in wunderland', de Behrooz Karamizade. 

La noche acabará con la sección 'Partiendo peras', historias de desamor que se verán en 'Cristales', de Juan Ferro: 'Similo', de Zacarias & Mc Gregor; 'Nosotros, que nos queremos tanto', de Iñaki Reyna; '2:43', de Héctor Rull y 'Caretos', de Luis Sánchez-Polack.

Artículos Relacionados