“Mientras haya un euro e ilusión, seguirá el Cineclub”

El presidente de la asociación cinéfila, Alberto Sanz, hace balance de la primera temporada en Multicines: “Hemos ganado en calidad de imagen y sonido”. • La junta directiva garantiza la continuidad de la programación tras el parón veraniego, pero estudia alternativas para corregir el déficit, a pesar del espectacular incremento de socios.


Tras un año en blanco debido al cierre del Teatro Moderno, el Cineclub Alcarreño tomó la decisión de retomar su actividad el otoño pasado emigrando del casco histórico, saltando al otro lado de la A-2 y haciéndose un hueco en los Multicines de Guadalajara. Nuevo escenario y nuevo horario (lunes y martes a las 20h.) que, reconocen, no les ha ido del todo mal: y es que en esta temporada, que ha finalizado esta semana, ha sido en la que más socios se han apuntado a esa propuesta de disfrutar de ese ‘otro’ cine, menos comercial, más difícil de encontrar en la cartelera y, por supuesto, en versión original. Aprovechamos precisamente la jornada de cierre de temporada para charlar con el presidente del Cineclub, Alberto Sanz.

 

¿Qué balance hace de esta temporada?

Como cinéfilo y como socio, el balance ha sido muy bueno. Ha acudido muchísima gente, hemos batido nuestro récord de socios de la última década, más de doscientos sesenta, cuando habitualmente se rondan los ciento cincuenta de media por temporada… también han venido muchos espectadores, las programación en general ha gustado mucho… todo esto es la parte buena. Ahora, como presidente, también veo la parte mala, y es que cuando hemos cogido el boli y la calculadora, las cuentas no nos han cuadrado todo lo bien que pensábamos. Así que habrá que pensar nuevas fórmulas para poder continuar el año que viene.

¿Y cuál es esa fórmula?

Llevo ya un tiempo dándole vueltas, aunque bien es verdad que no me he puesto con ello en serio a la espera de que terminara la temporada y tuviera delante las cifras reales y saber de verdad a qué nos enfrentamos, económicamente hablando. La primera, la más evidente, pasa por subir la cuota de socio, que viene siendo treinta y cinco euros anuales desde hace por lo menos cinco o seis años. Podríamos plantearnos una subida de entre diez y quince euros. Si hubiésemos hecho una subida paulatina no se notaría tanto, y es cierto que subir esa cantidad de golpe podría ser demasiado; aun así, con una cuota de cincuenta euros, y programando entre 30-31 películas por temporada, sigue saliendo a menos de dos euros la entrada, así que es una subida muy grande pero al socio le sigue saliendo muy barato. Podemos consultar a los socios, a ver qué opinan de esto.

¿Qué más alternativas hay?

Otra opción que también se nos ocurre es imitar lo que hace el Cineclub de Alcalá de Henares, que también tiene mucha experiencia: ellos mantienen unas cuotas no muy elevadas, de 40 euros divididas en dos pagos, y además cada socio paga una entrada de un euro cada vez que acude al cine, una cantidad casi simbólica, pero que multiplicada por el número de socios y de películas pueden cuadrar mejor las cuentas. Son las dos opciones más posibles. También podría ocurrir que, de repente, tanto Diputación como Junta de Castilla-La Mancha volvieran a estar interesados en la cultura y en volver a apoyar al Cineclub Alcarreño tras treinta y cinco años de programación; entonces no haría falta ni subir la cuota, ni cobrar entrada a los socios, ni nada de lo que acabo de comentar…

Pero eso no se ve en el horizonte…

[Risas] No, eso no parece estar en el horizonte, desde luego. Por eso es más probable alguna de las dos primeras opciones o quizá alguna otra que se nos ocurra. Todavía tenemos que reunirnos la junta directiva, darle vueltas al asunto y, por supuesto, estamos abiertos a la participación de todos los socios: si alguno tiene por ahí la fórmula mágica, que nos diga qué podemos probar…

Por lo que comentas, sí está confirmado es que el Cineclub volverá la temporada que viene.

El Cineclub va a seguir la temporada que viene porque, aunque el déficit que vamos a tener este años va a ser importante, lo podremos cubrir con unos ahorros y mientras nos siga quedando un euro en las cuentas e ilusión por trabajar, el Cineclub va a continuar. Todavía tenemos que sentarnos a hablar con Multicines Guadalajara, pero por el ‘feedback’ que he tenido con ellos, lo que ya hemos podido hablar no sólo a lo largo de estas últimas semanas, sino también a lo largo de toda la temporada, ellos mismos también nos han propuesto cosas. Por eso creo no va a haber ningún problema y que ellos están encantados por cómo ha funcionado el Cineclub. Aun así tenemos que hablar, lógicamente. Pero si por lo que sea no pudiéramos continuar en Multicines y el Teatro Moderno siguiera cerrado, que tiene toda la pinta de que va a seguir así, tendríamos que buscar otra alternativa, claro.

¿Y esa alternativa es…?

Antes que nada, decir que ya no se proyecta en 35 mm porque ya casi nadie distribuye en ese soporte. Todo pasa ya por el digital (DCP). ¿Por qué digo esto? Porque todo lo que sea salir de Multicines Guadalajara, incluso volviendo al Moderno, supone olvidarnos del viejo formato de 35 que, por suerte o por desgracia, ha quedado obsoleto. Y desde luego no pasa por nuestra cabeza proyectar desde un DVD, supondría un paso atrás importante; el DVD no es cine, es un formato doméstico, y después de un año en los Multicines, no podemos perder la calidad de imagen y sonido que hemos podido disfrutar. Queda la opción de proyectar desde Blu-Ray, que sí tiene una calidad al menos muy similar a las que hemos estado haciendo esta temporada. Pero en cualquier caso, habría que buscar esas salas y acondicionarlas, lo que supone una importante inversión para comprar un equipo de imagen y sonido de calidad, ya fuese para el centro San José [una opción que se barajó el pasado verano y que finalmente no fructificó], para el Centro Cultural de Ibercaja o para el Brianda de Mendoza, que también estuvieron interesados… quizás en la Universidad… buscaríamos opciones, pero nuestra primera opción sigue siendo, a falta de Teatro Moderno, Multicines Guadalajara.

¿Les costó a los socios adaptarse al cambio?

La respuesta la tenemos en las cifras, que hablan por sí solas. Es verdad que, al principio, el comentario general era: “Esto no es lo mismo, sin el encanto del Moderno, sin un sitio donde tomarse una caña después para comentar la peli”… pero poco a poco estas carencias han ido desapareciendo, nos hemos adaptado y la tertulia la podemos tener aquí mismo o al otro lado de la pasarela o incluso acercarnos al centro, que está a quince minutos paseando. También, hay que reconocerlo, hemos ganado en calidad de imagen y sonido: ya no tenemos aquellos problemas de sonido, que si se estropeaba un altavoz, si se calentaba el objetivo de ‘scope’, si se desenfocaba o temblaba la imagen… todos estos inconvenientes de un teatro con un equipamiento obsoleto han quedado atrás.

Como le oiga el consejero Marcial Marín, dirá que le estás dando la razón y que hizo bien en cerrar el Teatro Moderno…

[Risas] Si me oyera Marcial, le daría bastantes razones para volver a abrir el Moderno y acondicionarlo como es debido. Creo que la inversión que habría que hacer sería mínima para recuperarlo y poder tener así un centro que es a la vez teatro y cine, en perfectas condiciones técnicas y de uso adaptado a las necesidades tecnológicas de 2014, en el centro de la ciudad.

Y una pregunta con trampa: ¿el presidente del Cineclub ha venido a todas las proyecciones de la temporada o ha hecho pellas?

[Risas] ¡A casi todas! Sólo me faltó una, ahora mismo no recuerdo que peli era y no pude venir por motivos médicos. ¡Así que de pellas, nada!

Artículos Relacionados