Roban y destrozan la sede de Cinefilia en el Cívico

La asociación que organiza cada año el Fescigu asegura que ha perdido material por valor de 6.000 euros. • Se queja de que fuese Ecologistas en Acción quien avisó de lo sucedido el lunes por la tarde, cuando por la mañana habían estado allí agentes locales.  Aseguran que este es uno de los más graves actos vandálicos de un serial que ha tenido numerosos antecedentes. • El alcalde ha señalado esta mañana que "se están estudiando varias posibilidades: desde reformar el Cívico hasta su cierre absoluto". • La Federación de Asociaciones Culturales cree que el Consistorio quiere que se marchen de ese edificio y no se conforma con la solución más próxima, poner una verja.


Cinefilia, la asociación de cine guadalajareña que organiza cada año el Festival de Cine Solidario (Fescigu), ha denunciado un “ataque” y robo en su sede del edificio negro, el Centro Cívico, de la plaza del Concejo, suceso del que tuvieron noticia el lunes y que ya está denunciado ante la Policía Nacional. Según explican a través de un comunicado, fue el coordinador de Ecologistas en Acción de Guadalajara, Alberto Mayor, quien el lunes por la tarde telefoneó directamente a miembros de Cinefilia para ponerles al corriente de lo que había ocurrido, que “alguien había entrado en la oficina que Cinefilia tiene en el Centro Cívico y nos había robado”.

Cinefilia asegura que ha perdido equipamiento por un valor estimado de casi 6.000 euros. Al menos otras diez asociaciones que comparten el Centro Cívico han resultado también afectadas, aunque afortunadamente no a esta escala, siempre según la descripción que hacen los afectados, que hablan de "un allanamiento intolerable, y un ataque a unas maltrechas asociaciones culturales que nos deja en una situación muy complicada".

Los hechos, según Cinefilia

Según relata esta asociación, al recibir el aviso varios miembros se acercaron hasta allí para “comprobar que estaba todo totalmente revuelto y había desaparecido buena parte del equipamiento que allí teníamos”. Agentes de la Policía Nacional tomaron huellas e iniciaron los trámites oportunos para abrir una investigación, de la que la asociación no espera demasiados resultados según su comunicado.

Al parecer, la Policía Local ya había visitado el Centro Cívico esa misma mañana, alertada de los hechos, y había contactado con el concejal de Servicios Públicos Municipales, Mariano del Castillo, quien, según la versión que ofrece Cinefilia, “eludió personarse” en el Centro Cívico esa tarde, cuando la Policía Nacional quiso hablar con él, prefiriendo instar a los agentes a que acudiesen a su despacho en el Ayuntamiento.

“Tras el primer shock que nos produjo asistir a un escenario lleno de cajas abiertas, papeles tirados, material revuelto, con todo nuestro trabajo y esfuerzo de años tirado, revuelto y arruinado, nos empezamos a preguntar por qué la policía local no había contactado con nosotros de inmediato tras conocer que nuestra sede había sido asaltada, por qué el concejal responsable del edificio no nos ha llamado desde entonces para conocer a fondo nuestra situación, por qué ningún responsable político parece estar interesado en lo que allí ha pasado”, se preguntan.

Un serial de actos vandálicos

Aunque Cinefilia acusa en primer lugar al “responsable” del robo, “de quien queda claro su bajeza ética y humana”, también sacan a la luz el malestar que ya denunciaban varias asociaciones en un reportaje que publicaba la semana pasada Cultura EnGuada. Así, recuerdan que “en este desaguisado” toman parte decisiones criticables, a su juicio, del Ayuntamiento, por prolongar nueve años la cesión “de forma provisional” de estos locales en el Centro Cívico, tiempo en el que “el edificio ha ido sufriendo cada día más y más deficiencias” que han sido “atendidas siempre con desidia, lentitud y falta de interés”.

También censuran la falta seguridad reiterada, porque “el edificio ha sido objeto de numerosos ataques vandálicos, con botellones masivos que dejaban una alfombra de orines, botellas, tetrabriks, vómitos y otros residuos similares, con pintadas de dudoso talento, con extintores vaciados en su interior, botones del portero automático hechos trizas, cerraduras atascadas, puertas de acceso y cristaleras reventadas…”, se queja Cinefilia.

Esta asociación indica que ya en otras ocasiones han mostrado su “desazón” por los ataques vandálicos en el interior del edificio, con su “clímax el pasado 23 de diciembre, cuando varios locales aparecieron con las puertas reventadas y sufrieron importantes robos, al igual que le sucedió a RNE, alojada en la segunda planta”. Según recuerdan, apenas unas semanas después la sede de una asociación alojada en la tercera planta también fue asaltada. “Y ha pasado poco más de un mes y volvemos a tener un ataque, aún de mayor envergadura”.

Demandan "atención" para este edificio

Cinefilia recuerda que las asociaciones de forma autónoma y la Federación Provincial de Asociaciones Culturales como aglutinadora de varias de ellas vienen demandando al Ayuntamiento “una mayor atención para este centro, con soluciones más rápidas a los problemas que va teniendo”, sin que hasta el momento los reclamos hayan surtido efecto ante “la indiferencia institucional”.

Además, desde esta organización critican que el coste de los desperfectos y robos está siendo mayor que el que se habría tenido que emplear en solucionar algunos de los problemas apuntados: “Todos salimos perdiendo con la actitud irresponsable del Ayuntamiento: el propio consistorio, que ha tenido que ir parcheando una y otra vez los desperfectos ocasionados durante todos estos años, y las asociaciones que tenemos allí nuestra sede, que vemos cómo cada día se complica más nuestra labor al dejarnos en una situación muy vulnerable y con la sensación de que lo mejor sería recoger todos nuestros bártulos y largarnos de allí”, relatan. “El Ayuntamiento puede optar por frotarse las manos ante la alternativa a la que parece dejarnos abocados, o por ponerse manos a la obra para que esto no vuelva a suceder”.


Román: "Estudiamos cerrar el Cívico o reparar sus deficiencias"

El alcalde de Guadalajara, Antonio Román, ha hablado este jueves sobre el estado del edificio: "se están estudiando varias propuestas" sobre el Cívico, propuestas que irían desde "reparar todas las deficiencias, que tienen un coste importante, a su cierre absoluto", ha dicho el regidor, según declaraciones recogidas por Ser Guadalajara.

Román ha admitido también que "es un edificio complejo, viejo y con problemas, porque no cumple las medidas que debería cumplir de ser construido ahora" y que se "ha intentado vender el edificio, que había personas interesadas" pero que la venta no se llegó a producir. En cualquier caso, ha dicho Román, "no se ha decidido qué se va a hacer con el edificio". Respecto al robo, ha señalado:
"hay que tratar de prevenir el robo y vandalismo, pero a veces se produce lamentablemente.

El alcalde ha respondido tras ser preguntado por los periodistas que acudían a la rueda de prensa que ha convocado el Ayuntamiento para explicar el remanente de Tesorería. Cultura En Guada trató de obtener la versión del Ayuntamiento sobre este tema a propósito del reportaje 'Encerrados en el edificio negro', donde se mostraba la situación de las 20 asociaciones que tienen sede en el Cívico, pero no obtuvo respuesta.


Lázaro: "Quieren que nos marchemos de allí"

Tras el robo y el destrozo de la sede de la asociación Cinefilia, las asociaciones culturales que tienen sede en el Centro Cívico, en la plaza del Concejo, reunidas el jueves por la tarde en asamblea han decidido “ejercer una presión continua para ver si el Ayuntamiento decide hacer o decir” y para conseguir su objetivo que no es otro que la salida del edificio negro y que el Ayuntamiento les ceda “espacios más dignos” y “más habitables”.

El presidente de la federación provincial de asociaciones culturales, Juan Antonio Lázaro, ha asegurado a Cultura En Guada que “nos han dicho que nos van a poner la verja en la entrada, pero sólo delante de la puerta, con lo cual, con que cualquiera rompa los cristales laterales, van a volver a entrar…y a ver cuándo la ponen”. Esta decisión no la conocen de manera directa: “… he hablado con Mariano del Castillo [concejal de Servicios Públicos], pero porque me lo encontré en la calle”. El edil le ha confirmado que “ha pedido un presupuesto para poner la verja y que en cuanto lo tenga, que la pone”.

Salvo este encuentro, ningún responsable del Gobierno municipal se ha puesto en contacto con la federación para comunicarles las posibilidades que se barajan desde el Consistorio y que el jueves por la mañana Román confirmó que se estaban “estudiando”. Estas posibilidades pasarían por la reforma o por el cierre total del inmueble. En cualquier caso, el alcalde no habló del traslado de las asociaciones a otros espacios, como desean las asociaciones: “Si no se plantean nada…tal y como está el edificio, lo mejor sería irnos a otro sitio”, señala Lázaro. “Sería lo mejor y lo que nos gustaría, pero eso ya depende de ellos, claro”.  

Las asociaciones no se sorprenden de los robos porque “esto no es nuevo, esto ha pasado ahora, sí, ha sido más grave, pero ha pasado hace un mes y dos meses… lo llevamos diciendo desde hace tiempo”. Lázaro finaliza: “Creo que lo que quieren es que nos vayamos nosotros, está tan inhabitable, que quieren que cojamos y nos larguemos pero eso no lo vamos a hacer, aunque esté apuntalado, nos quedamos allí”.