El Goya más GTV (de Guadalajara de toda la vida)

Pedro Solís pasea por toda la ciudad el ‘cabezón’ ganado como Mejor Corto de Animación. • El cineasta reivindica su procedencia con orgullo: “No es que me sienta alcarreño, es que soy alcarreño”. • El público, ansioso por ver la cinta, tendrá que esperar a que pase por los festivales. •  En Palencia o en Stuttgart se verá en los colegios.


Cualquiera que tenga una cuenta de Facebook habrá visto estos días rondar el Goya de Solís de mano en mano. Es sólo un reflejo del itinerario arriacense que ha tenido el ‘cabezón’ por diferentes puntos de la ciudad: desde que el lunes a las nueve de la mañana el cineasta recién premiado fue a renovarse el DNI y muchos le reconocieron, aunque el premio estaba custodiado muy cerca por sus padres, en las Casas del Rey, hasta que en la tarde de este jueves ha pasado por el Salón de Plenos de Diputación para firmar en el Libro de Honor, ha pasado por redacciones de medios de comunicación, por bares, por los colegios de sus dos hijos, se ha fotografiado con amigos y con políticos… Por la procedencia de Solís, pero también por cuanto se deja ver por la ciudad, probablemente se trate del Goya más alcarreño.

Sin duda ha contribuido a esta identificación que una de las dedicatorias en plena recepción del Goya fuese para la gente que estaría en su ciudad dando gritos de alegría. Un detalle que nadie ha dejado pasar y que el propio Solís ha reconocido que tenía clavado como “una espinita” desde ‘La Bruxa’, cuando se olvidó de hacer lo propio “por los nervios”.

Pero a este director de cine le parece lo más lógico que el Goya tenga esta remarcada denominación de origen alcarreña: “Me gusta mucho cómo es esta ciudad, lo llevo a gala y no puede ser de otra manera”. 

No puede ser de otra manera, porque su propia biografía así lo declara. Aunque nacido en Barcelona, “algo que algunos todavía no me perdonan”, bromea, ha pasado toda una vida vinculado a Guadalajara: escolarizado en el San Pedro Apóstol, vivió en los barrios humildes de Eras del Canario y los Pisos del Rey, estudió en el instituto Luis de Lucena, trabajó en empresas de tanta solera provincial como Vicasa en Azuqueca y la central nuclear de Trillo, vivió en Marchamalo y ahora está afincado en Adoratrices. Incluso, ha recordado con humor, que de joven “tomaba copas en el Parador”. La conclusión es obvia: “No es que me sienta de Guadalajara, es que soy de Guadalajara”.

¿Dónde se verá ‘Cuerdas’?

Al Goya de Solís se le ha visto por el callejero arriacense, pero a sus tiernos protagonistas habrá que esperar algo más para volver a tenerlos en la gran (o pequeña) pantalla en Guadalajara. Aunque a “algún capullo”, ha bromeado Solís este jueves, le dio por subir ilícitamente el vídeo a Youtube, lo cierto es que esta vez, y a diferencia de ‘La Bruxa’, su exhibición gratuita y doméstica deberá esperar: “Es una historia muy especial y no quiero que se manosee mucho antes de que se vea en los festivales”.

En todo caso, hay algunos “proyectos simpáticos” para seguir exhibiendo este trabajo, que todavía no es posible revelar, y “una avalancha de iniciativas” para exhibir ‘Cuerdas’. De momento, hay dos proyectos que permitirán que la cinta se muestre a los más pequeños en los colegios de Palencia y de Stuttgart, en Alemania, a uno de cuyos festivales tendrá que ir el propio director en las próximas semanas. “Esperemos que salgan más iniciativas de este tipo”, asegura el también director de producción de ‘Las aventuras de Tadeo Jones’.

Son nada menos que diez los festivales en los que está ya seleccionado el corto, entre ellos un festival infantil en Verona, a los que se irán sumando otros para los que ya está preseleccionado. Solís también asegura que lo presentará a la convocatoria del Festival Solidario de Guadalajara (Fescigu), que se celebra en septiembre y del que él mismo, de hecho, fue jurado hace dos ediciones. Casi no puede ni exponer toda la relación: “El corto es como un hijo, tiene vida propia”. 

Catarata de elogios

De momento no hay, pues, fecha para verlo. Quienes sí lo han hecho, durante las horas en que estuvo corriendo como la pólvora el vídeo en Youtube, en el estreno nacional organizado por Baidefeis o en la Muestra Alcarreña de Cortometrajes (MAC), se han deshecho en alabanzas: “Preciosa” (Nuria Navarrete); “una preciosidad” (Esther Álvarez);  “Estoy muy emocionada, la película es una maravilla” (Agueda Irueste); “Maravilloso” (Patricia Dubreuil); “es sentida, dulce, alcarreñísima, tierna, fugaz, emocionante y triste”, describe Óscar Cuevas. “Algo que debe ver todo el mundo”, opina Susana Jiménez. María Pérez confiesae que se ha quedado “sin palabras” y expresa el deseo de que “ojalá el mundo estuviese plagado de marías”.

“Estremecedor y más con estos tiempos en que la ley de dependencia y los niños parece que no cuentan en este país”, añade @Alka1965 desde su cuenta de Twitter.

Todos remarcan el componente sentimental. Una de las más evidentes, la diputada provincial Eloísa Rodríguez: “Lo he visto hoy tres veces y no paro de llorar”. También la diputada provincial de Cultura, Marta Valdenebro, ha mostrado en varias ocasiones su debilidad por esta historia que conoció de primera mano en los Multicines de Guadalajara: fue la única autoridad que asistió al acto aquel día. Por su parte, la presidenta de Diputación, Ana Guarinos, ha remarcado algunos de los aspectos del corto, como “su sensibilidad”, ha recomendado “verlo muchas veces” y ha recordado la escena del baile como una de las más emotivas. También ella ha remarcado el alcarreñismo del director: “Has demostrado que llevas siempre a Guadalajara en el corazón”.

En el libro de Honor de Diputación

La presidenta ha elogiado el trabajo y la categoría personal del cineasta alcarreño durante un acto público en el que ha tenido lugar la firma de Pedro Solís en el Libro de Honor de Diputación.

Como anécdota, Solís ha identificado en la bancada, junto a los periodistas, a la diputada marchamalera Eloísa Rodríguez. Así ha acabado el cineasta alcarreño su intervención, recordando al hermano de Eloísa, Manuel Cristóbal, productor, entre otros, del largometraje de animación ‘Arrugas’: “Esa película me enseñó que se puede llegar más allá de la risa y entrar en otros registros como es el emocional”.

“Sólo puedo estar agradecido”, ha dicho Solís, que sigue pensando que su trabajo no resulta realmente ‘importante’, al menos comparado con lo que hacen, por ejemplo, los médicos. En cualquier caso, el impacto de la noticia de la ciudad es indudable y él lo juzga con su teoría de “la pirámide de felicidad”: en lo alto, tocando las nubes, está el propio director con su inmensa alegría por el máximo galardón del cine español. Pero junto a él, si bajamos escalón a escalón, encontramos también los buenos sentimientos que el premio ha generado entre familiares, el equipo, los amigos, los conocidos que se alegran y, en la base, prácticamente toda una ciudad, Guadalajara, rendida ante el genio y figura de Solís, que además tiene una energía inagotable para irradiar simpatía. 

¿Y ahora qué? ¿Tiene ya planos de una futura pirámide de la felicidad alcarreña? “Para eso tengo que tener alguna buena idea”, asegura. Y el consentimiento de su esposa, Lola, que es la que aguanta gran parte del peso de la construcción de cada pirámide. Como director de producción tiene a la vista dos películas, entre ellas la segunda parte de Tadeo Jones. Como director, de momento, los planes son más primarios: “Intentaré dormir de vez en cuando”. El sueño, al menos, ya lo tiene cogido.

Artículos Relacionados