Arte en vivo y en pantalla grande en el Fescigu

El Festival QR de Arte en Vivo convirtió el hall solidario del Buero, en el marco del Festival de Cine, en una exposición de artistas multidisciplinares que crearon sobre cuerpo, hojas, ordenador, papel y lienzo, códigos QR con enlaces solidarios. • Dentro, en la última jornada de la sección oficial, se proyectaron grandes cintas, entre las que destacó 'Voz en off', de los hermanos Rosete. • El festival se clausura hoy, con la entrega de premios y las últimas secciones.


La mitad de los hermanos Rosete -José, director de fotografía- subió al escenario del Fescigu para presentar 'Voz en off', uno de los cortos más destacados de la última jornada de la sección oficial, que destacó por la buena factura general de las propuestas. No quiso desvelar nada porque de haberlo hecho habría destripado una cinta que realmente es difícil describir y que te enternece con un final inesperado. El narrador conduce al espectador a escenarios diferentes, siempre en una situación límite, donde apenas quedan minutos para vivir, o porque crees morir, o porque te quedas sin aire, o porque te hundes en el más profundo de los océanos. No diremos más. Redonda historia.

Como la que cuenta el irlandés Morgan Bushe en 'Doghouse'. Retrato divertido pero también agridulce de las peripecias de un papá desastre, con problemas económicos, que debe cuidar de su hijo y, al mismo tiempo, entregar en un refugio canino, al perro de la familia, que es el mejor amigo del chaval. Flojo fue 'Primerísimo primer plano genital', de David Planell. Perseguía, quizás, la risa, pero el guión -quizás demasido íntimo, quizás escabroso- no consigue el efecto esperado.

Para reflexionar, tres de las cintas de la noche: 'Indocumentado', 'Lo indecible' y 'Los monstruos no existen'. En la primera, el francés Thomas Kruithof traslada al espectador hasta un Centro de Detención de inmigrantes ilegales en París, donde por error ha llegado un ciudadano ucraniano con trabajo estable. Buen retrato de lo absurdo de la burocracia, que puede llegar a complicar la existencia de quien sólo busca un lugar mejor en el mundo para vivir y ser feliz.

Los testimonios de mujeres torturadas durante la dictadura de Pinochet en Chile a mediados de los años 70 se hacen públicos a través de las voces de varios hombres en 'Lo incedible', una cinta impactante donde sobresale el testimonio de Gabriela, que en aquella época dirigía un colegio desde donde ayudó a muchas familias extranjeras que corrían peligro y que vivió su propio episodio trágico. Otro drama: el de los abusos de cientos de niños camboyanos a manos de extranjeros es el que refleja la cinta 'Los monstruos no existen'. Notable propuesta del realizador vizcaíno Paul Urkijo, que traza una radiografía de parte del paisaje de la ciudad de Phnom Penh y cuenta la historia del protagonista, el pequeño Nal, a través de sus pesadillas con el Yeak, un monstruo que según la tradición camboyana se come a los niños.

Capítulo aparte merece 'La acróbata', de Gerardo Herrero. Cuando nada tiene sentido, cuando no puedes ser la mejor, puedes hacer dos cosas: olvidar y seguir otro camino o terminar de una vez con tus sueños rotos. Saltar o no saltar, he ahí la cuestión que a todos más tarde o temprano nos persigue. Es la reflexión que realiza el director zamorano para hablar, de forma maravillosamente poética aunque dura, del suicidio. Una buena cinta, aunque se abuse de algunos planos.

El festival registró ayer la mejor entrada de la semana -medio millar de espectadores aproximadamente, con muchos jóvenes entre ellos- y hoy se espera más público con la entrega de premios y la gala de clausura (más información al final del artículo). Si ayer el intermedio musical corrió a cargo de unos jovencísimos bailarines de 10 y 12 años, dirigidos por la coreógrafa Marta Gómez -Carpe Diem- que rindieron tributo a 'Batman', convertidos en hombres murciélagos y Jokers a ritmo de break dance; hoy le toca el turno a Carpe Diem, habitual en la clausura del festival.

Arte sobre piel, papel, hojas y ordenador

Con precisión de cirujano, bisturí en mano, Lorenzo Durán disecciona, crea, un código QR, sobre una hoja gigante de color marrón oscuro. Es su hábitat natural. Con su proyecto Naturayarte, se dedica a esculpir verdaderas obras de arte sobre estos peculiares lienzos a los que, para endurecer, aplica "una emulsión parecida a la cera... y aún así, a veces, se rompen". Lo dice mientras muestra la obra que prepara en el Festival de Arte QR en Vivo, que ha incluido como novedad el Festival de Cine Solidario, convertido ayer en un espacio artístico, donde se cruzaban público, creadores, cámaras que grababan los trabajos en directo y plasmas de televisión que retransmitían para todos la intimidad de la realización de cada trabajo. El festival también invitó a tatuadores, como Chechu Díaz, que plasmaba otro código en el muslo de una de las voluntarias del festival; a Ángela García, que maquilló mediante body painting otro código QR en la espalda de una modelo o a la diseñadora gráfica Eva Pérez, que eligió un modelo de Frida Khalo y una mandala. Iohan, graffitero, finalmente no participó en el festival.

Recibían en el hall, compartiendo espacio la artista plástica Gema Cormano, que ideó un ojo futurista, donde en lugar de iris había un código QR con moraleja: "ojo por ojo y el mundo quedará ciego". A su lado, la ilustradora Patricia Dubré coloreaba con rotuladores a los habitantes de una ciudad-laberinto, todos conectados -con móviles, tablets, ordenadores...- pero a la vez incomunicados, una bonita paradoja digital de la vida en la gran urbe que, al ser capturada en dispositivo móvil, te trasladaba a la página de DiDeSur, ONG defensora de un comercio justo y la redistribución equitativa de la riqueza.

La jornada de hoy

El festival clausura hoy su undécima edición, con la entrega de premios y la tradicional sesión de Requetecortos. Este es el programa:

18,30 horas: Sección 'Brotes verdes', con la proyección de los cortos 'Mi bosque', de Pins Sébastien; 'Creamen' (animación), de Esther Casas; 'Segundo aliento', de Sergey Tsyss; 'Los animales', un documental de Pola Buontempo; 'Monstruo', un documental de Mónica Sagrera y 'Roots', de Julio del Álamo.

19,30 horas: Sección 'Agencia de viajes' con la proyección de los cortos 'Consuelo', de Paul Johnson; 'Mee', de Letty Felgendreher (animación); 'La boda', de marina Seresesky y 'Acerca de Ndugu', de David Muñoz.

21,00 horas: Sección 'Requetecortos', con la proyección de 'Es un buen chaval', de J Andrés y E. Roel; 'Eideann' (animación), de Álvaro Granados; 'Exit', de Pepe Botías; 'Gajes del oficio', de Rosa Márquez; 'Hand´s life', un documental de R. Lázaro y A. Manzanares; 'Lovearthcam', de Aitor Marín Correcher; 'Náufragos' (animación), de Mario Rico; 'Sinceridad', de Andrea Casaseca; 'Push up', de David Galán Galindo; 'Love Wars', de Vicente Bonet; 'Un lugar mejor', de M. Romera y M. Crespo; 'Beerbug' (animación), de Ander Mendia y 'Un dia de estos...', de Fali Álvarez.

A las 22,30 horas: Gala de clausura con las actuaciones de Carpe Diem (danza) y de Pakiteit (beat box y percusión vocal). Video Mapping de Ana Castellano. Entrega de premios y proyección de los cortometrajes ganadores.

Actividades paralelas: Hall solidario y exposición QR Art.


La Plataforma de Afectados por la Hipoteca se 'baja' del hall solidario

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca abandonaba ayer el Buero Vallejo. Acusaba a la organización del festival de "haberles echado" del hall solidario, como se podía leer en un cartel de cartón que dejaron sobre la mesa que se les había cedido. "Fue un momento duro", señalaron fuentes de la organización a CulturaEnGuada, que afirman que "no se les ha echado" sino que ellos se "han marchado. Nosotros no tenemos la última palabra".

La historia arrancó el martes, según indica la organización del Fescigu, cuando algunos concejales del equipo de Gobierno vieron que la PAH tenía una pancarta crítica en la que aparece una fotografía del alcalde Antonio Román y ya comentaron que no aprobaban esta acción. La organización se lo comunicó a la PAH y esta, decidió debatir el asunto en asamblea, pero ayer viernes la plataforma regresó al hall solidario sin cambiar la fotografía.

La PAH dejaba en manos del Fescigu la decisión de dejarles continuar o no en su espacio del hall solidario, pero "la situación era la misma que el martes", dicen desde la organización del festival. "El Ayuntamiento es el gestor de este espacio, nosotros sólo organizamos un evento", haciendo alusión a las dificultades que ya de por sí, tienen cada año para sacar adelante esta propuesta cultural.

Hay que recordar que el Patronato de Cultura es el único patrocinador del Fescigu, que les cede el Teatro Buero Vallejo y ha concedido una subvención de 15.000 euros a la asociación Cinefilia, organizadora del festival.