Fescigu: entre el humor y el drama

Cerca de 250 espectadores asistieron a la tercera jornada del Festival de Cine, donde ayer se proyectó un puñado de cintas que reflexionaron sobre la guerra, la vejez y pusieron una buena dosis de humor. • Se sumaron las secciones 'EnReDada' y 'Juventud Acumulada', donde se pudo ver a las actrices Charo López o Asunción Balaguer, en sendos papeles de viudas. • Hoy viernes, el Fescigu inaugura una muestra de arte QR en vivo con varios artistas guadalajareños que mostrarán sus trabajos en el hall solidario.


Niseema Theillaud, madre de la actriz Marion Cotillard (La vie en rose), da vida a Nicole, una viuda de 60 años en La Salamandra, uno de los mejores cortos, a nuestro juicio, de la tercera sección oficial, que se movió ayer entre el humor y el drama. Historias con menos brillo que el miércoles y que probablemente pasen de largo por el palmarés de premios de este sábado. Reconfortante fue, sin embargo, el viaje hacia esa casa de campo a la que hacíamos referencia, reconvertida en un acogedor hotel, al que alguna vez nos gustaría ir de vacaciones.

Acostumbrada a disfrutar del sol, de los árboles de su bonito jardin, la tranquila vida de Nicole se ve alterada por la llegada de Bruce, un cliente habituado a hacer lo que quiere, sin importarle las normas. Es un 'maleducado' pero ciertamente encantador -estupendo François Chabert- y terminará despertando en ella un deseo irrefrenable, regenerador, que durará (para siempre). La dulzura y calidez de este film contrastó con uno de los platos fuertes de la noche: 'Eres un terrorista'. Una cinta dirigida por el barcelonés Antoni Solé, que reflexiona sobre lo absurdo de la guerra.

El corto es una crítica abierta e inteligente que se ríe, incluso, de las incoherencias y el juego sucio, que se practica desde los gobiernos, en este caso el norteamericano. No importa quién es el enemigo -se busca, se inventa-, importa que la guerra siga, que siempre haya un malo de la película, aunque ese malo termine siendo uno de los nuestros. Sólo hace falta convencer a la población y a los soldados, claro, verdaderos payasos en todo este circo.

Para contarlo, Solé elige una protagonista: un capitán del ejército de los Estados Unidos -a la que da vida la actriz Nikol Kollars-, que rapta a un asesor en política antiterrorista del presidente norteamericano. Sólo quiere que confiese que él fue quien ordenó matar a la unidad que ella dirigía y que no fue un accidente. El corto destaca por su gran producción y, sobre todo, por la inteligente manera a la hora de contar la historia.

De la brutalidad a la sonrisa que regaló la joven realizadora Maryna Artemenko, con su corto 'No menos de 50 kg.' que narra las peripecias de Lesya, una delgada y joven recepcionista que debe subir todos los días hasta la planta 20, donde se ubica su empresa. Con cierto regusto a 'Amelie' -sobre todo, en el plano musical-, en realidad, es una versión cómica de la lucha por los estereotipos sociales y el esfuerzo en balde que se hace muchas veces para conseguir encajar en el sistema.

Floja fue, sin embargo, la rumana 'Hogar', tediosa cinta de Ruslan Magomadov, que narra sin diálogos, la supervivencia de un checheno en un ambiente devastado por la guerra. Los 26 minutos se hacen larguísimos, se echan en falta diálogos, aunque hay que aplaudir la minuciosidad con que Magomadov cuenta el rescate esmerado de cada artilugio -una madera, un viejo televisor- que devuelve un poco más a la vida al único protagonista de la cinta.

La comedia ligera 'Potasio' arrancó bastantes risas entre el público. Una pareja va a la boda de la hermana de ella y de repente, él para el coche en mitad de la autopista y comienza a reflexionar sobre la pérdida del Estado del Bienestar para evitar decirle lo que realmente quiere decirle. Buenas interpretaciones de Elisa Lledó y Rodrigo Sáenz de Heredia para una cinta de escasa efectividad y bastante ligera.

La primera y única cinta de animación de la sección oficial llegó ayer. Cuatro minutos, sin diálogos, que dirige el ucraniano Dmitri Voloshin y que es una comedia moldava de humor negro, donde la muerte -una dama ágil, con guadaña y todo- visita un hospital para llevarse el alma de un conductor que ha sufrido una accidente. Divertida.

Cerró la cinta alcarreña 'Sun, Sand, Survival', rodada en La Muela. Uno de sus directores, Álvaro Moro, reconocía antes de la proyección, que le hacía "mucha ilusión" que se hubiera seleccionado su corto para la sección oficial. Es el único guadalajareño que entra a concurso. El corto, que se proyectó en la Muestra Alcarreña de Cortometrajes el año pasado, destaca por su fotografía cegadora y preciosista, por un buen arranque y unas buenas interpretaciones -aunque en esta batalla gane Ramón Esquinas a Fernando Ramallo-, pero se echa en falta más historia y un escenario más creíble. En la cinta, hay sol, arena y supervivencia. Se trata de hacerlo en el desierto, tras un negocio en el que algo falla inesperadamente.

Vídeo: Isra Calzado/Fescigu

Secciones paralelas

El Fescigu acogió ayer el estreno del corto 'Palabritas', de un José M. Dahoui francamente nervioso ante el debut. ¿Qué hubiera pasado si Romeo y Julieta se hubieran enviado mensajes de amor a través del móvil?¿y si hubieran jugado a una versión de 'Apalabrados'? son algunas de las preguntas a las que responde esta cinta, una de las seis que anoche se proyectaron dentro de la sección 'Enredada'. Además se proyectaron los documentales 'La neutralidad en la Red' y 'El futuro de Internet', más enfocados al tema central de esta edición del Fescigu.

La apertura, sin embargo, abordó historias con la vejez como protagonista. Verdaderamente un placer ver en pantalla grande a grandes actrices como Charo López o Asunción Balaguer en sus papeles de viudas que lo único que quieren es pasión y compañía. Aunque en la sección brilló especialmente 'Zombi', del albaceteño David Moreno. Fundamentalmente, por las notables interpretaciones de, entre otros, Marta Belenguer y Carlos Álvarez-Novoa y por el humor negro, no exento de herir susceptibilidades, con que están impregnados los 13 minutos de esta historia: un abuelo que se quiere morir para no terminar siendo un zombi, un estorbo.

Hoy, en el Fescigu

19,30 horas: Sección 'Enredada' con la proyección de los cortos 'Internet, desde Internet', una recopilación de vídeos de Internet de varios autores; 'Digital', un documental de León Siminiani; 'Amor dospuntocero', de Diego Pérez González; 'Historia de Internet', un documental de Simón Herguetay y 'Tight', de Coté Soler.

20,30 horas: Sección oficial, con la proyección de los cortometrajes 'Indocumentado', de Thomas Kruithof; 'Doghouse', de Morgan Bushe; 'Primerísimo primer plano genital', de David Planell; 'Lo indecible', un documental de Carolina D. Astudillo; 'La acróbata', de Gerardo Herrero; 'Voz en off', de Martín Rosete y 'Los monstruos no existen', de Paul Urkijo.

A las 22,30 horas: Sección 'Sexión Sesual', con la proyección de 'Acaso no me quieres', de Julio de la Fuente', 'Excel', de José Enrique Sánchez; 'Jornada de puertas abiertas', de Vicente Bonet'; 'Las heridas lilas', de María Lorente; 'Sexo explícito', de José Manuel Carrasco; 'Tres en un cuarto', de Federico Calabuig y 'Bésame', de Aitor Elorriaga.

Actividades paralelas: Hall solidario, danza con Carpe Diem, Arte QR Vivo con los artistas Lorenzo Durán (tallado de hojas), Ioan (graffiti), Chechu Díaz (tatuaje), Patricia Dubreuil (ilustración), Gema Cormano (arte plástico) y Eva Pérez (diseño gráfico), y exposición QR Art.


Entrevista con el director del corto 'Palabritas', José Dahoui:

Vídeo: Isra Calzado/Fescigu