Vidas al límite en la inauguración del Fescigu

Una presentación original, en whatsApp, con un fabuloso videomapping de Ana Castellano y una coreografía inspirada en 'Thriller' de Michael Jackson, a cargo de los bailarines de Jumping Gym, conformaron la gala introductoria del Fescigu, que siguieron 200 personas. • Entre los siete cortos proyectados en la sección oficial, brilló 'La masa de los hombres', una película francesa, de 17 minutos, rodada en Londres, dirigida por Gabriel Gauchet e interpretada magistralmente por Peter Faulkner y Jane McDowell. • Consulta la programación del Fescigu para hoy al final del artículo.


En pleno siglo XIX el filósofo anarquista estadounidense Henry David Thoreau, autor del tratado 'La desobediencia civil', pensaba que casi todas las personas vivían la vida en una silenciosa desesperación. El joven realizador Gabriel Gauchet toma prestada la frase para dar sentido a 'La masa de los hombres' ('The mass of men'), el mejor corto -a nuestro juicio- de la sección oficial que sirvió en su inauguración el Festival de Cine Solidario de Guadalajara, ante 200 espectadores. Este film, premiado en 2012 en el Festival suizo de Locarno y en San Sebastian, es una cinta que narra de manera poderosa, dura, cruel y nada fantasiosa cómo el ser humano puede ser el más despiadado de los hombres cuando se encuentra al límite, cuando el sistema le está matando.

Richard, un desempleado de 55 años, al que da vida -magistralmente- el actor australiano Peter Faulkner, acude a su oficina de empleo pero lo hace tres minutos tarde. La funcionaria -magistral, también, la actriz Jane McDowell- ni siquiera se da cuenta pero él, honesto, pide disculpas y revela su falta. La tardanza le ocasiona una suspensión de dos semanas de prestación. Incrédulo, Richard intenta hacer ver a la funcionaria que esa suspensión supone su agonía pero la asesora laboral -que encarna al sistema- es rígida e inflexible. Y cuando el sistema es inflexible, hay algunos hombres, capaces de ser ilimitados en su respuesta.

Duro y cruel relato, inspirado en los disturbios de Londres de 2011, con unas magníficas interpretaciones, que no deja indiferente.

El resto de la sección oficial estuvo sembrado de luces y sombras. Notable estuvo 'El nacimiento', que abrió boca, con un relato de un basurero que no puede tener hijos -buena interpretación de Manolo Solo- y en su ronda nocturna se encontrará con una joven que está en pleno parto. Tendrá que ayudarla a dar a luz a un bebé que no desea, en una escena cargada de un absoluto realismo. Las paradojas de la vida, donde uno no siempre tiene lo que desea pero donde todavía hay atisbo para la esperanza.

El realizador Edu Cardoso presentó en persona su cortometraje 'El paraguas de colores'. Lo dedicó "a mis amigos de Guadalajara" y reconoció que le hacía "mucha ilusión" participar en este festival. En ese momento, aludió a José Antonio Bayona, reciente Premio Nacional de Cinematografía, que en su discurso de agradecimiento aludió "al dinero" como "inversión", nunca como gasto. "El gasto es un coche oficial, un cuadro para un despacho o una cena", dijo Cardoso. Por eso, "hay que apoyar a los festivales de cine".

La cinta que dirige, protagonizada por la conocida actriz Natalia Millán, no cosechó demasiados aplausos. De helador final, cuenta el momento en que una mujer decide perseguir a su marido porque cree que le engaña. Ocho minutos, eso sí, intensos, donde Millán actúa sólo con sus gestos y que conducen al espectador hasta el escalofriante desenlace.

Presente estuvo también el director Juan Antonio Delicado, que presentó su corto 'En mal estado', un film donde se tarda demasiado en resolver la situación y que se pierde en diálogos sosos. Quizás porque lo que pretenden los hermanos Delicado es que el espectador no vislumbre el final. Lo consiguen pero después de una introducción aburrida sin fundamento. "Estamos influenciados por el tema de la crisis y hemos intentado plasmar cómo vemos a la gente que pasa dificultades", explicó minutos antes de la proyección Juan Antonio Delicado.

Otro relato de la crisis, pero mejor realizado, fue el que ofreció el guipuzcoano Kote Camacho en 'La sociedad', donde dirige a un grupo de viejos amigos que se reúnen para cenar en el restaurante de uno de ellos. No a todos les ha ido tan bien durante los años que han pasado sin verse y la nueva condición de uno de los invitados marcará la velada.

Camacho, que en 2011 trajo al Fescigu 'La carrera', el Mejor Corto en Begibistán, el Festival de Cine de Euskadi, ha querido esta vez filmar un retrato, un mosaico social que refleja distintos tipos de espíritu o de compromiso, bien interpretado -estupendo reparto de actores, de reconocida trayectoria en el Pais Vasco- aunque lleno de tópicos.

Como 'El hombre equivocado', que interpretan dos rostros conocidos como Alfonso Lara ('La casa de los líos') y Alejandra Lorente ('Gran Reserva'). El pamplonés Roberto Goñi traza una historia que pretende ser un thriller y una comedia romántica y en realidad, es más lo segundo que lo primero. La protagonista, quizás está ante el hombre equivocado para su primer plan pero ante el hombre acertado para su plan b. Lástima que la historia no sea creíble.

La única comedia pura de la tarde fue 'No hair, no paranoia', basada en la estúpida estadística de que quedarse calvos es la mayor obsesión de los hombres tras la impotencia. Con un recuerdo absoluto a las series americanas, el guión bien podría servir para un anuncio de un champú anticaida aunque en realidad se basa en una terapia grupal a la que asisten tres individuos con obsesiones y miedos.

El corto es ameno pero poco más. La moraleja es que hay que superar las paranoias y escuchar más al que tenemos al lado, que nos quiere no por el aspecto sino por lo que somos.

El documental 'La bahía del pirata', de Simon Klose, sobre el proceso judicial a los fundadores del mayor intercambio de archivos P2P del mundo, cerró la jornada cerca de la medianoche.

Las Divinas, diálogos vía whatsApp

La tecnología y la Red de redes, Internet, marcó la gala de apertura que fue original en su propuesta con un videomapping de Ana Castellano, que ha sido cinco años auxiliar de producción en Cinefilia, organizadora del Fescigu. Sobre una estructura de cubos blancos que servían de pantalla, Castellano vertió un espectáculo escénico basado en imágenes, líneas, rostros y cortometrajes, un prólogo eléctrico e idóneo para una edición donde se invita a reflexionar sobre las nuevas tecnologías, capaces de ofrecer nuevos canales en el plano artístico y en el de la comunicación.

Vídeo: Isra Calzado/Fescigu

Prueba de ello fueron tanto la exposición artística de códigos QR -en el hall solidario- como la presentación de la gala a cargo de Comando Teatral, Montse de la Cal y Olga Mata, esto es, Las Divinas, que dialogaron vía whatsApp. Desde un gigante iphone, los espectadores pudieron seguir este sketch donde predominaron emoticonos, lenguaje sms, 3G, tablets, facebook y vídeos -divertidísima, por cierto, la versión de 'Libertad sin ira', de Jarcha, en versión 'Sin WhatsApp, sin WhatsApp', una parodia del programa Oregon TV de la cadena autonómica Aragón TV-.

El punto musical, antes de las Divinas, lo ofrecieron el grupo Jumping Gym, que regaló una coreografía de decoracion gótica ambientada en el famoso 'Thriller', de Michael Jackson. Damas, piratas y criadas de siglos pasados salieron de sus tumbas para bailar, robóticos, a ritmo de funky y pop.

Vídeo: Isra Calzado/Fescigu

La jornada del miércoles

La sección oficial reserva para este miércoles siete cortometrajes -entre ellos, el primer documental a concurso-, siete historias de personajes que buscan un lugar mejor, que dudan y que han de tomar decisiones que marcarán su vida.

Esta es la programación de la jornada del miércoles 25 de septiembre:

19,30 horas: Sección 'Sin desintegrar' con la proyección de los cortos 'Y ahora, ¿qué hacemos?', de J.C. Gurrutxaga; 'Vergüenza y gafas', de Alessandro Riconda; 'Ironías de la vida...', de Ignacio Sepúlveda; 'Una mirada entre mil', de David Corroto (documental) y 'Quiero', de Bernat Gual.

20,30 horas: Sección oficial, con la proyección de los cortometrajes 'Hibernación', de Jon Mikel Caballero; 'La alfombra roja', de M. Fernández/I. López (documental); 'Matilde', de Vito Palmieri; 'Río silencioso', de Anca Lazarescu; 'Besos no', Manuel Arija; 'Prólogo', de Lucas Figueroa y 'Maldito lunes', de Eva Lesmes.

A las 22,30 horas: Sección 'Crisis crítica', con la proyección de 'El camino de Raffael', de Alessandro Falco; 'Okupa Paula', de Konchi Rodríguez; 'Sociedad limitada', de Mariví Carrillo Navero; 'Squash', de J. Plazaola y J. Cirujeda; 'Cultura', de Cristina Cardín y 'Gigante', de I. Rodríguez de Soto (documental).

Actividades paralelas: Hall solidario, concierto con Orfeón Turina y exposición QR Art.