Moreno: “Sin el Patronato, el Fescigu habría sido inviable"

El jurado del Fescigu remarca la calidad “increíble” de los cortos de esta edición, que cumple seis años en el teatro Buero Vallejo como sede estable. •  El director del Fescigu, Luis Moreno, ha lamentado la caída de la Diputación y la Junta como patrocinadores institucionales y ha remarcado el apoyo del Patronato, que aporta 15.600 euros: "sin él, el festival no habría sido viable".


Soñar, amar, perder lo que uno más quiere, conocer al hombre equivocado, tener un mal día, sobrevivir en mitad de la guerra, los cambios radicales de vida, la tecnología… diferentes temáticas abordarán este año los cortometrajes seleccionados para dar forma a la XI edición del Fescigu, que se ha presentado oficialmente esta mañana en la sala Tragaluz y que como novedad presenta un festival de arte QR en vivo y una mirada más abierta hacia Europa. Habrá, por eso, más cintas en lengua extranjera y subtítulos. Es una forma no sólo de crecer en contenido sino también económicamente –ya que abre la posibilidad de solicitar subvenciones de la Unión Europea-. 

Con una cosecha de documentales particularmente escasa -la prueba es que sólo dos forman parte de la sección oficial-, la cosecha de este año se resume en 86 cintas, 27 cortos y 15 requetecortos a concurso, nueve secciones y actividades paralelas. Y todo ello, con menos presupuesto que otros años pero una calidad que este año es más si cabe, una de las señas de identidad: “El nivel medio de las películas es increíble y ha sido muy difícil elegir ganador, el veredicto ha sido muy subjetivo”, ha dicho el actor Enrique Martínez, miembro del jurado de esta edición. 

“Habrá más cortometrajes extranjeros, subtitulados, temáticas más variadas, que parten de culturas mucho más diversas y que nos traen temáticas que hasta ahora el festival no había tratado”, ha explicado Luis Moreno, director del festival, que ha querido destacar también “el carácter solidario del festival, que comenzó en 2003 llamándose Festival Nacional de Cine de Guadalajara y que cambió el nombre para acercarse más a lo que era nuestra filosofía y nuestra forma de entender el cine. Entendemos que el cine puede ser una herramienta que ayude a concienciar a la gente, a reflexionar y a que ponga su granito de arena para construir un mundo mejor. Cada año llegan obras que nos dejan muy pensativos y que vale la pena compartirlas con el público”. 

El Fescigu, la ambición de ser un gran festival 

El tema central de esta edición es Internet: “nos preguntamos si está al servicio de la Humanidad, queremos reflexionar sobre ello. Creo que es un tema sobre el que merece la pena reflexionar más allá de la tecnofobia o tecnofilia, lo cierto es que Internet ha cambiado nuestras vidas, incluso los que no usan Internet no lo saben pero Internet ha cambiado sus vidas”. 

El festival cumple once años y “estamos muy satisfechos de haber llegado a la cifra de ‘dos unos’, este número capicúa, que nos ha costado mucho”, se ha sincerado Moreno. “Siempre ha tenido la ambición de ser un gran festival y siempre lo ha hecho con muy por encima de los medios con los que contaba. Ahora son más reducidos y hemos tenido que ajustarnos a la realidad, pero creemos que tiene solera, un hueco y ha llegado al público, a Guadalajara, y a la gente que hace cortometrajes y empieza a hacerlo en Europa, se ha abierto al continente y hemos recibido muchísimas obras de esta parte del mundo”. En concreto, se han recibido 650 cortos, lo que convierte a esta edición en la más participativa. “Sobre todo de Rusia”, algo que les ha llamado la atención de manera especial, aunque también de Italia, y por encima de todo, de España,” el país donde hay mayor número de festivales de cortometrajes y donde se producen muchos cortos”, ha añadido. 

Apoyo de los actores Abigail Tomey y Enrique Martínez

Martínez, profesor de voz y armónicos; actor con 26 años de experiencia que tras trabajar en teatro por toda la geografía nacional, dio el salto al mundo audiovisual, debutando en ‘Cámara Café’ y participando en otras series como la que dirigió Alex de la Iglesia para la 2 ‘Plutón BRB Nero’, es uno de los miembros del jurado de este año. 

Su rostro se hizo conocido, sin embargo, por su papel en la serie ‘Los hombres de Paco’. Asegura que ha accedido a ser miembro del jurado para “apoyar al festival”. El cine, añade, “nunca va a desaparecer igual que el teatro nunca desaparecerá y siempre estuvo en crisis. Ahora existen los nuevos formatos, los nuevos medios y es muy oportuno que el festival hable sobre Internet y la capacidad de esta Red para acercarnos a todos un poco más. Lo que antes era inconmensurable y dificilísimo, ahora se ha convertido en algo realmente al alcance de la mano”. 

Su compañera en el jurado, la actriz guadalajareña Abigail Tomey, ha destacado que “el corto requiere otra forma de contar, es lo que puede ser el cuento a la novela y cada vez más gente sabe contar de esa manera”. De los cortometrajes a concurso, ha resaltado que “nos hablan del hombre, de la mujer, del ser humano y sus problemas, de alegrías más íntimas. Esto ha hecho que muchos de esos cortometrajes impacten en el corazón de cada miembro del jurado de una manera distinta. Es lo bueno del cortometraje, que es una píldora que condensa en pocos minutos grandes bombas emocionales. Algunos de los cortos son escalofriantes, otros te ponen los pelos de punta, otros te hacen sonreir en cuestión de 10 minutos”. 

Tomey resaltó la calidad general de las películas y la manera en cómo “se reflejan las inquietudes humanas que, al fin y al cabo, es lo que son el arte y la cultura”, ha dicho. 

Un festival con mecenas y apoyos particulares 

El Fescigu ha contado este año como gran patrocinador el Patronato de Cultura de Guadalajara, que ha concedido 15.600 euros además de la cesión durante cuatro días del Buero Vallejo para la celebración del festival. Moreno ha lamentado la caída de la nómina de patrocinadores de la Junta de Comunidades y de la Diputación y ha subrayado la colaboración que han prestado diferentes empresas y entidades. Desde hoteles, a restaurantes o medios de comunicación, como CulturaEnGuada, que por segundo año consecutivo realizará una cobertura especial del festival.

Además de estos apoyos, el festival ha conseguido superar el reto que se puso a sí mismo a través del lanzamiento de una campaña de crowfunding que se ha saldado con 4.000 euros recaudados y 80 mecenas, que aportaron ese dinero, además de más de 20 asociaciones que también han ingresado diferentes cantidades como muestra del apoyo al Fescigu. El Festival de Cine Solidario, esta vez, ha sido él quien ha “tirado de la solidaridad de la gente”, ha dicho Moreno.