Solís: “Mi próximo corto se me ocurrió en la ruta del colesterol”

Acaba de terminar ‘Las aventuras de Tadeo Jones’, en la que trabaja como director de producción y que se estrena el 31 de agosto. • Su próximo proyecto personal, 'Cuerdas', es una historia de amistad entre dos niños y prevé que esté listo en marzo de 2013. • El director alcarreño cree que el futuro del sector cinematográfico pasa por las plataformas on line, en las que el usuario paga por ver estrenos y "nada puede acabar con la cultura". 


Cuando ganó el Goya al Mejor Corto de Animación con ‘La Bruxa’, sintió exactamente lo mismo que cuando le comunicaron que su hijo Nicolás tenía parálisis cerebral. “Pensé que mi vida había cambiado. Sería un meandro y, por supuesto, así ha sido”.

Desayunamos con Pedro Solís (Barcelona, 1968) en una cafetería en pleno centro de la ciudad, en la plaza del Jardinillo. Un año y medio después del premio, sigue habiendo proyectos. El Goya, reconoce, “te abre las puertas y te permite seguir trabajando en este camino. Es más fácil levantar otro proyecto. La gente confía en tí...”.

Cuenta que está con la pre-producción de una nueva película y acabando la de 'Las aventuras de Tadeo Jones', la criatura con la que se inició en el mundo de la animación y con la que se topó mientras trabajaba en una empresa de videojuegos. El es Project Manager de este largometraje (90 minutos) que se estrena el próximo 31 de agosto -en 2D y 3D- y que distribuye Paramount.

En sus ratos libres, en casa, Solís ya cuece su segundo cortometraje como director y guionista. Sin poder desvelar demasiados secretos de su nueva cinta, admite que es “una historia entrañable” entre dos niños y que ya tiene título: 'Cuerdas'.

       Fotos: Abraham Sanz    

En un mes, Tadeo Jones llega a los cines. ¿Será el mismo héroe que el público ha disfrutado en los dos cortos anteriores?

No, no tiene nada que ver con los cortometrajes. De hecho, ha habido un rediseño de personajes. Parece que Tadeo Jones ha perdido 20 años. Ha habido un trabajo brutal de guión, de diseño... la parte que he hecho yo, de dirección de producción creo que ha salido bastante bien.

¿Ve a 'La Bruxa' dando el salto al largometraje?

La verdad es que no me apetece. La dirección de una película de animación es un trabajo brutal. Lo he comprobado con Enrique Gato, el director de Tadeo Jones. Ser el primero que llega y el último que se va es duro durante cuatro años... y con un equipo de 91 personas. De todas formas, no es algo que me plantee. Cuando terminé 'La Bruxa' terminé tan cansado, sobre todo mi familia, que no me planteé hacer otro cortometraje.

Hasta que llegó 'Cuerdas'.

Lo que pasa es que un día corriendo pasó por delante de mí una historia... la ví entera... la visioné, es como si hubiera ido al cine a verla. Sólo tuve que llegar a casa y escribirla. Tardé diez minutos, en vez de los dos meses que me llevó el guión de 'La Bruxa'. Ahí tenía claro el principio y el final y lo que ocurrió entremedias estaba por
desarrollar. Aquí no, aquí es una historia que me ha pasado por la mente. Lo curioso es que llegué a casa y le dije a mi pareja: se me ha ocurrido una historia... y me dijo: "¡ay, no, por favor, otra vez no!". Y le dije: "Espera que te la cuente". Se la conté y me dijo: "tienes que hacerla". Con el apoyo de la familia, que es el primero que necesitas para embarcarte en una cosa de estas, me he lanzado.

Cuéntenos...

La historia no la puedo contar, pero es un palo completamente distinto. Es entrañable, es una historia de amistad entre unos niños y hay parte de mi vida. Los personajes los ha modelado mi hermano Juan Solís. Tenía previsto tener el corto para octubre de este año pero llegó un momento en el que me dí cuenta de que el cariño que le tenía que dar a este cortometraje exigía que se alargara unos meses.

¿'La Bruxa' se fraguó en un restaurante del centro de Guadalajara. 'Cuerdas' tuvo una gestación también tan espontánea?

Surgió mientras hacía la famosa ruta del colesterol. Como mucha gente, corro por allí. Sé el punto exacto donde se me pasó la historia por la cabeza. Nunca me había pasado antes, que pudiera escribirla y que quedara tan Solís, en un momento de la entrevista / Foto: Abraham Sanzcuadrada. La historia final es el 90% de lo que escribí el día 1. Con 'La Bruxa'... yo ya había modelado en 3D una bruja hace cinco o seis años. Vi un diseño de un compañero que me gustó, que era una bruja clásica, la de la verruga, la de la nariz ganchuda... y entonces nació mi hijo y … ya tenía una idea de historia que quería contar, con una moraleja: ten cuidado con lo que deseas porque se te puede cumplir. Hablando con mi hermano, me dijo: Pedro, yo es que la bruja no la veo así, creo que tendría que ser una bruja más estilosa, más tal, más cual... y ahí empezó a fraguarse la bruja tal y como es hoy en día.

"Ten cuidado con lo que deseas"… ¿qué sueña ahora?

Que la película de Tadeo Jones sea un gran éxito y que mi cortometraje ‘Cuerdas’ llegue más lejos de lo que llegó ‘La Bruxa’. Sé que estoy pidiendo demasiado, pero si no se cumple no pasa nada. Es un proyecto en el que estoy poniendo muchísima fe.

¿Qué le parece el fenómeno de Bob Esponja, dónde cree que radica su éxito?

Bob Esponja no me atraía nada hasta que un día un amigo me dijo: "¿no te has parado a verlo? Tienes que ver un capítulo". Y empecé a verlo: son dibujos que no son tan infantiles como pueda ser Pocoyó, que es un producto cuyo éxito viene dado precisamente por la simplicidad de escenarios e historias. El éxito de Bob Esponja es que trata como adultos a los niños. Por cierto, las voces de mi nuevo cortometraje las he grabado en casa de Álex (Saudinós), el doblador español de Bob Esponja.

Muchas voces del cine ya han criticado la espectacular subida del IVA, que, según algunas voces, supondrá una gran estocada a la cultura. ¿Lo comparte?

No creo que haya nada que pueda acabar con la cultura. Puede complicar más la existencia, que haya menos gente que pueda vivir de esto. Yo vivo de la película que estoy haciendo, si la gente no va a verla está claro que no podré vivir del cine, es así de simple. Subir el IVA no es algo positivo pero… la verdad, intento no preocuparme en exceso, he llegado a un punto de la vida en que digo: "Dios proveerá, pero estamos en un momento un tanto complejo, no sólo en la cultura".

¿Qué hace falta para que los cortos sean más competitivos? ¿Dinero, talento, promoción?

Si competitivos son. Los cortometrajes siempre han sido la forma en que los directores noveles se dan a conocer, pero lo que hay que hacer es apoyar los festivales. Tampoco ha sido el corto un artículo de consumo masivo. Yo no me puedo quejar: lo seleccionó la Unesco, lo compró La2 para emitirlo, lo proyectaba Iberia en sus viajes internacionales… que no llegue a todo el público entra también dentro de lo normal.

¿Entiende a quien se baja las películas y no paga la entrada para ir al cine?

Soy consumidor y trabajo en una empresa que hace películas. Si a alguien le pueden dar algo gratis, es normal que lo coja gratis, pero eso está claro que no es un negocio viable. No puedes vivir de la caridad de las personas. Al final, sí se hace daño. Hay que poner los medios para que eso no se pueda hacer y a la vez, crear unos cauces en los que la cultura sea un bien barato y todo el mundo pueda llegar a ello. Para mí, es muy complicado ir a ver ciertos estrenos y si los puedo tener en casa en pocos meses, estoy dispuesto a pagar lo que sea. Hay iniciativas como Filming, a la que estoy suscrito, que considero que son el futuro.

Desvele quién es su personaje/actor favorito y el director de cine que más le gusta.

Sherlock Holmes es un personaje que me atrae muchísimo. No soy gran fetichista, quizás Totoro, de Ghibli. Como actriz, Belén Rueda, creo que tiene mucha carrera por delante. Hay un director español que me encanta, Fernando León de Aranoa. Me parece una persona con una sensibilidad brutal. De cortometrajes, uno de los que más me ha gustado en mi vida es 'Alumbramiento', de Eduardo Chapero-Jackson. 


Galería de imágenes de 'Las aventuras de Tadeo Jones'.

Artículos Relacionados