El vandalismo se ceba con el arte urbano

De las cinco obras que componían esta iniciativa del Consistorio azudense, ya no se puede contemplar ninguna en la localidad. • ‘Black sheep’ permaneció más de una semana a ojos de los vecinos, pero la vida de ‘La vida es sueño’ fue de apenas horas. • Vecinos y Ayuntamiento reprueban el vandalismo que ha terminado con estas creaciones.


El vandalismo urbano ha acabado con los proyectos de los participantes en el concurso de intervenciones artísticas en la calle convocado por el Ayuntamiento de Azuqueca de Henares para este mes de noviembre. Lamentablemente, la  actuación de unos cuantos ha motivado que las obras participantes, destrozadas de mala manera en su mayoría, hayan desaparecido de las plazas y calles azudenses. Salvo ‘Imágenes para un escenario urbano’, que consistió en la proyección de instantáneas en el suelo y fachada de la Casa de la Cultura, el resto de los cinco proyectos finalistas ha desaparecido del mapa artístico de la localidad, concebido para acercar el teatro a los vecinos, con motivo de la celebración de una nueva edición de ‘La Espiga de Oro’.

Las obras ‘Mensaje en una botella’, ‘Escenarios efímeros’ apenas si permanecieron expuestas en las calles azudenses, aunque peor suerte corrió ‘La vida es sueño’, cuya montaje culminó una mañana y esta misma tarde había sido ya presa de los vándalos. ‘Black sheep’, realizada por el artista Juan Manuel Pereira, y protagonizada por un rebaño de ovejas negras, fue la que más permaneció a la vista del público ya que pudo contemplarse durante más de una semana, pero ya ha desaparecido también.

El bulevar de las Acacias, el parque de La Constitución y la plaza del General Vives habían sido algunos de los enclaves elegidos para mostrar las creaciones artísticas de sus autores. Sin embargo, la “falta de civismo de algunas personas”, tal y como indicaron fuentes cercanas al Ayuntamiento azudense, han provocado su retirada, a consecuencia de los destrozos efectuados en ellas.

En concreto, la concejal de Educación, Elisa Cansado, no ha dudado en afirmar que “es una pena que las actitudes tan poco cívicas de algunas personas nos hayan privado de ver algunas de las muestras de artistas que han expuesto recientemente en nuestro municipio”. La falta de justificación de tales actuaciones ha llevado a la edil a recordar a quienes no dudan en comportarse con semejante falta de civismo que, “igual que cuidamos los objetos que tenemos en nuestra casa debemos de cuidar los que tenemos en la casa común de todos”.

Descontento ciudadano

Únicamente ha sido ‘Black Sheep’ –complementada con un panel en el que se mostraba la fábula del escritor guatemalteco Augusto Monterroso- la que ha permanecido durante más tiempo a la vista de los ciudadanos. El rebaño de ovejas negras salpicaba el parque de La Constitución, ha suscitado una inevitable atención ante los ojos de los transeúntes, sobre todo de los más pequeños. Cámaras en mano, no fueron pocos los que quisieron inmortalizar una simpática e insólita instantánea del parque. No ocurrió así con la curiosa obra ‘La vida es sueño’, de Alberto Martínez, que tan sólo ‘aguantó’ en pie unas horas en la plaza General Vives, para tristeza y desconcierto de su creador. “La coloqué al mediodía, me fui a trabajar y antes de las diez de la noche ya no había nada”, se lamenta el artista. Como si de un dormitorio se tratara, Martínez buscaba plasmar “no el sueño de dormir, sino el referido a los deseos”, a través de la conocida frase de Calderón de la Barca “que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son”, elegida por el autor para decorar la pared que había construido con cajas de cartón.

Pese al disgusto, Martínez considera que “no hay que dejarse llevar por el desánimo” y apuesta por continuar desarrollando este tipo de iniciativas. “Son positivas y se ofrece algo diferente”, asegura. Piensa, además, que este tipo de comportamiento vandálico puede tener lugar en cualquier sitio y apuesta por educar la mente de los ciudadanos, en lugar de rendirse ante tales actuaciones.

 No sólo el descontento ha sido manifestado por los propios artistas, sino por los propios vecinos que veían con buenos ojos esta iniciativa. “Creo que no se tiene ningún respeto por nada”, se indignaba una vecina residente en las inmediaciones de la plaza General Vives, Miriam Pozuelo, quien vio con sus propios ojos cómo ‘La vida es sueño’ rompía con la imagen habitual del enclave y, sin embargo, “por la tarde ya estaba destrozada”. Pozuelo lamenta la actitud vandálica de quienes “no saben apreciar nada nuevo” y, peor aún, “ni siquiera están informados de qué va la cosa”. En la misma línea se manifestaba otro joven azudense, Saúl Cordón. “No veo bien que las destrocen”, reiteraba. De manera similar, Cordón apuesta por mantener estas iniciativas con objeto de que la gente “se acostumbre” a ellas.

Cabe recordar que las obras fueron colocadas a principios del mes de noviembre y debían ser retiradas casi un mes más tarde, en torno a la fecha de la entrega de los premios del concurso, prevista para el día 24 de este mes.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     

Artículos Relacionados