Así se monta el belén (los años impares)

Con casi medio siglo a sus espaldas, la Asociación de Belenistas de Guadalajara es la encargada de dar vida al Belén Monumental de la Plaza Mayor cada dos Navidades desde principios de los 2000. • Un escenario que visitaron en la última edición unas 38.000 personas y que guarda tras de sí diez meses de intenso trabajo.  Este es el relato, publicado originalmente en el número 18 de papel de Cultura EnGuada, sobre todo lo que ocurre en las ‘entrañas’ de un lugar donde todo el año es Navidad.


La zona antigua del barrio del Fuerte de San Francisco se ha convertido en una máquina del tiempo. En los últimos años, el cine y la televisión han llevado a sus calles rodajes que transportan a décadas, incluso siglos atrás, al curioso que se acerque a accionar sus resortes. Desde la Cripta de los Duques del Infantado del siglo XVII hasta el moderno Espacio Tyce, el paseante en pleno mes de febrero, que viene de superar los escaparates que anuncian los próximos Carnavales, salta de golpe un mes adelante para escuchar los tambores y las trompetas que sonarán en la próxima Semana Santa. Quizá también encuentre unos portones abiertos en cuyo interior observe algunos operarios afanados en colocar las luces que adornaron las calles en las últimas Ferias y Fiestas de la capital. Y si continúa explorando, tras maravillarse con la portada gótica de la imponente Iglesia de San Francisco, es posible que halle a su lado un pequeño local, abierto martes y jueves durante casi todo el año, en el que siempre es Navidad.

Concretamente en la calle Irlanda, donde se ubica el antiguo Taller de Ingenieros, tiene su centro de operaciones la Asociación de Belenistas de Guadalajara, agrupación que en los años impares, como este 2017, se encarga de la construcción del Belén Monumental de la capital alcarreña. Creada en 1971, tiene como objetivo “el mantenimiento y difusión del Belenismo”, propósito que tiene muy arraigado casi el centenar de personas que forma la asociación. “Aunque es la Navidad cuando se expone nuestro trabajo, no paramos nunca”, remarca Miguel Ángel Martínez, su presidente desde 2003, que entró en la directiva justo un año después de que el Ayuntamiento les encargase de lo que su propia web califica como “sueño de toda una vida”: dotar a la ciudad de un Belén Monumental.

Es febrero de 2017 y el taller respira una mayor tranquilidad que el pasado curso. “La otra asociación no pudo ocuparse el año pasado, y el Ayuntamiento nos pidió en mayo, que es tardísimo, que nos hiciéramos cargo. Para que te hagas una idea, nosotros a finales de enero ya tenemos que tener planteados los proyectos que vamos a llevar a cabo en la siguiente Navidad”, explica el presidente de la Asociación de Belenistas, que detalla que, además del Belén Monumental, la asociación se encarga del montaje de San Nicolás, así como de otros particulares o empresas privadas que quieran contar con sus servicios.

El trabajo que se pone a la vista del público en la Plaza Mayor comenzó el pasado 7 de enero. Ese mismo día, los belenistas se dedicaron a destruir decorados, guardar lo que se podía reutilizar y reparar a los protagonistas que habían podido sufrir algún desperfecto durante el mes que se exhibió el anterior montaje en la carpa del Ayuntamiento. “Mientras, se idean los planos para ponernos a trabajar en los siguientes belenes, y en marzo ya estamos otra vez a pleno rendimiento”.

Maestros belenistas

En la asociación cuentan con cuatro maestros belenistas, el rango más alto de estos artesanos al que se llega por grado de experiencia y buen hacer. Nombrados por la agrupación, cada una de las decenas de asociaciones de belenistas que hay en España impone sus requisitos para conseguir este nivel. En el caso de la de Guadalajara, se pide además que haya formado parte de esta organización durante al menos cinco años y que haya impartido clases enseñando sus destrezas. De su cabeza sale el que será el futuro Belén Monumental y son quienes plasman sobre papel lo que verán los ciudadanos, que las pasadas Navidades sumaron un total de 38.000 visitantes.

Una vez claro el esquema, sobre el mes de marzo se pasa a la acción, donde entran en juego los artesanos belenistas como Pilar Ruza, socia, tesorera y encargada, entre otras cosas, de la pintura de los decorados. “La primera fase es montar una base sobre la que vas a construir. En belenes tan grandes como este, que mide diez metros de largo por algo más de seis de ancho, tenemos que dividir en varios módulos, como si fuera un puzzle”, explica mientras mide uno de estos bloques, que suman un total de veinte repartidos en más de sesenta metros cuadrados.

A partir de aquí se monta “en bruto”, con los trozos rectangulares de corcho blanco (poliestireno expandido) ubicados en las zonas en las que luego irán montañas, ríos y valles, ya dando cuenta del volumen del decorado, que parte de cero cada año. En este proceso trabajan alrededor de 10 personas que dan forma, cada uno aportando sus conocimientos (ya sea viselando, cortando o pintando), al escenario que contendrá el Belén Monumental. Este montaje sigue una norma básica: tiene que reflejar los tres episodios narrados por los Evangelios; esto es, la escena del Misterio o Nacimiento, la Anunciación a los pastores y la Cabalgata de los Reyes Magos de Oriente. “Luego ya si quieres poner un mercado, unos señores jugando, un río, un alfarero, una parada de caravanas… pues puedes ponerlo también, pero esas tres escenas tienen que estar sí o sí”, explica Pilar. En el taller del Fuerte se desperdigan cada uno de los módulos en los que se van recreando estos pasajes bíblicos, que no conformarán un ‘todo’ hasta que se traslada a la carpa habilitada por el Ayuntamiento. Por delante, primavera, verano y otoño en los que se va conformando el escenario ocurrido en apenas quince días de invierno, según nuestro calendario festivo.

¿Y las ‘figuritas’?

Con el Tenorio Mendocino finalizado, le toca el turno a la planificación de la Navidad (aquí, como en los anuncios de la televisión, la anticipación marca la pauta). “A principios de noviembre, el Ayuntamiento habilita la carpa a la que transportamos los módulos del belén”. Es la primera vez que la asociación puede contemplar la vista preliminar real de cómo quedará su trabajo, por lo que ahora prima que se evalúe el conjunto. “Por ahí no se ve bien el fondo”, dice uno de los tres artesanos que supervisa desde el frontal del belén, por donde pasearán los visitantes que se acerquen a partir del día 7 de diciembre y hasta el 6 de enero. Por encima y entre los módulos, recorriendo un foso que les permite acceder a la parte más alejada del montaje, otros tres o cuatro socios ultiman los detalles del paisaje.

Pero, ¿y las famosas ‘figuritas’? “Las figuras son el patrimonio más importante de la asociación y lo último que se pone”, remarca Pilar, que cuenta que la agrupación posee unos dos centenares entre pastores, romanos, ovejas o perros. Aunque el esquema fundamental está marcado por el proyecto del maestro belenista, son los socios quienes debaten acerca de cómo se colocarán todas las figuras, atendiendo siempre a su expresión, mirada, gesto e incluso indumentaria. Nada queda relegado a la arbitrariedad. “¿Ves ese hombre? Está mirando para adelante mientras camina. Eso ya te está diciendo que no es una figura estática. Además, lleva un zurrón, por lo que eso te da dos posibilidades: o se dirige al mercado o a adorar al Niño Jesús”, afirma Pilar señalando una figura en la parte central de la recreación.

La mayoría de estos personajes han salido del taller madrileño de Jesús Mayo, uno de los profesionales más importantes a nivel mundial de este arte. Cada año, se adquieren nuevas figuras, como el pastor embozado en un pañuelo que se sitúa al principio del recorrido, en la escena de la Anunciación. A su lado, ‘el guapo’, la estrella en Instagram de la Asociación de Belenistas (que se afana por llegar a cuanta más gente mejor y no duda en utilizar las redes sociales con este propósito), es uno de los personajes que más llaman la atención. “También tenemos a ‘la embarazada’ o ‘la niña de las coletas’, porque la mayoría de estas figuras tienen el nombre numérico que se le da en el catálogo, y así nos entendemos entre nosotros”, dice Pilar, aunque recalca inmediatamente que estas nomenclaturas se hacen “siempre desde el respeto”.

Fotos: E.C.

El Belén Monumental contará con cerca de un centenar de piezas de este tipo, entre las que también se encuentran trabajos hechos a mano por una socia propia y un Nacimiento un tanto particular: “Lo normal es ver al niño en el pesebre o en manos de la Virgen María, pero en el nuestro lo sujeta San José, cosa no muy común”.

En noviembre se aceleran los trabajos: todas las tardes e incluso algunas mañanas, los artesanos belenistas se afanan en el que todo quede listo para la gran presentación, incluidas luces, elementos con agua, vegetación. Así pasan jornadas intensas de trabajo y frío, que este año combaten con dos calefactores cedidos por el Ayuntamiento. “Justo cuando lo terminas, cuando lo ves todo montado, es el momento de mayor satisfacción, y date cuenta que eso no ocurre hasta poco antes de su inauguración, porque en el Fuerte no hay espacio. Cuando das un paso atrás y ves que todo el trabajo de un año ha servido para conformar algo muy hermoso. Y a partir de ahí solo te queda ver la reacción de la gente”, afirma el cabeza de la asociación. Este momento señala el pistoletazo de salida para que decenas de miles de personas -“incluso gente que viene aposta a ver este Belén de otras ciudades”, asegura Pilar- contemplen durante apenas 30 días el trabajo que ha costado realizar casi un año entero. Y así llega otra vez el día 7 de enero. Y mientras para el resto de los mortales comienza una cuesta que debe ser remontada con la resaca de las últimas celebraciones, en esta asociación ya están con la vista puesta en las próximas Navidades.


 

El Belén Monumental de la Plaza Mayor fue inaugurado el jueves 7 de diciembre. Se puede visitar hasta el sábado 6 de enero (incluido), en el siguiente horario: todos los días de 11:00 a 14:00 y de 18:00 a 21:00 horas; los días 25 de diciembre y 1 y 6 de enero, de 18:30 a 21:00 horas.

 

 

Artículos Relacionados