El escultor José de Creft retorna a su ciudad natal

El Palacio de La Cotilla abre un espacio consagrado al internacional artista nacido en la ciudad, donde pueden verse algunas de sus obras. • Es un paso más hacia la reconversión del edificio en Museo de la Ciudad.


El escultor José de Creft es ya el segundo artista ilustre de la ciudad que abre un espacio en el palacio de La Cotilla. Un año después de que el Ayuntamiento estrenase esta reconversión del espacio cultural con cuadros y el despacho del dramaturgo Buero Vallejo, el alcalde inauguró este jueves el espacio de José de Creft, uno de los artistas nacidos en la ciudad que más proyección internacional ha tenido. Para la ocasión se desplazaron hasta Guadalajara la hija de De Creeft, Donna María Perkins, y la nieta, Emma.

José de Creeft es hijo predilecto de Guadalajara desde 1977 y tiene una plaza con su nombre desde 1982. Nacido en Guadalajara el 27 de noviembre de 1884, fue uno de los artistas más influyentes del siglo XX. Su obra, en cualquier tipo de soporte y técnica, es extensa, aunque destacó de modo sobresaliente en la talla. Su obra es reflejo del entusiasmo que le acompañó durante los noventa y siete años de vida.

Barcelona, Madrid, París, Mallorca y Nueva York fueron los escenarios de su desarrollo profesional. “De hecho –ha señalado el alcalde- es paradójico que, siendo español, su obra esté presente en multitud de escenarios estadounidenses y no en los museos de su país natal”.

El Patronato Municipal de Cultura ha querido compensar esta circunstancia dedicándole una sala que muestre parte de su obra; una colección compuesta por dibujos, acuarelas, pinturas, serigrafías y esculturas. A partir de ahora, los guadalajareños y sus visitantes podrán conocer y disfrutar el trabajo de un artista cuya obra ha sido definida por los críticos como el producto de un artista universal.

 El alcalde ha agradecido a la viuda de de Creeft que haya regalado a la ciudad una escultura valorada en 50.000 dólares, que llegará a Guadalajara próximamente. Ya en 1977, Lorrie hizo entrega a Guadalajara de un autorretrato de bronce que se ha incorporado a la nueva sala.

Se trata de un paso más hacia la reconversión del Palacio de la Cotilla en Museo de la Ciudad, un proyecto en el que previsiblemente se seguirá contando con más espacios consgrados a artistas, aunque el Consistoro lleva este proeceso con absoluto mutismo y no ha informado hasta ahora a la opinión pública del nombre del grupo de 'ilustres' que albergaría este edificio en el futuro.