El escultor José de Creeft, nuevo inquilino para el Museo de la Ciudad

El Ayuntamiento inaugura el 20 de diciembre una exposición permanente con obra pictórica y escultórica de este artista, nacido en Guadalajara en 1884 y considerado uno de los artistas más influyentes del siglo XX. 


El dramaturgo Antonio Buero Vallejo tendrá el próximo 20 de diciembre su primer 'vecino' en el Museo de la Ciudad. El Ayuntamiento inaugurará ese día en el Palacio de La Cotilla una exposición permanente dedicada al escultor José de Creeft, tal y como adelantó Cultura EnGuada el pasado verano. 

La sala, cuyo coste ha rondado los 60.000 euros, exhibirá esculturas pero sobre todo, obra pictórica que el Ayuntamiento ha comprado a la familia del artista y a una casa de subastas madrileña. Dibujos, acuarelas, pinturas y serigrafías que, según el Ayuntamiento "permiten visualizar el itinerario creativo recorrido por José de Creeft a lo largo de toda su vida y valorar la influencia decisiva que tuvo en el arte del siglo XX".

De Creeft, escultor aficionado a la talla sin molde, nació en Guadalajara un 27 de noviembre de 1884 aunque se mudó pronto -con cuatro años- a Barcelona. Su padre, Mariano de Creeft y Masdeu, era militar. En Guadalajara da nombre a una plaza, a un párking subterráneo y el Ayuntamiento tiene en propiedad una escultura de su busto -un autorretrato- que la familia cedió al Consistorio. Además, en 1981, la antigua Caja Provincial reunió parte de su obra en la exposición ‘La Aventura humana de José de Creeft’.

Se nacionalizó estadounidense en 1940 y fue miembro de la Academia Norteamericana de Artes y Letras. Murió en Nueva York en 1982, casi centenario y dio clases hasta los 94 años en la ciudad de los rascacielos, donde está enterrado. Entre su obra, para la que utilizó un sinfín de materiales -chatarra, incluso- destaca el grupo escultórico de Alicia en el País de las Maravillas que hay en Central Park.

Considerado uno de los artistas más influyentes del siglo XX, De Creeft es autor de una extensa producción en cualquier tipo de soportes y técnicas, aunque su principal contribución a la expresión artística se concentra en su especialización en la talla directa.

Además de la variedad de materiales con los que trabajó -mármol, granito, caliza, madera, plomo, marfil, etc.-, destacó por la extraordinaria vitalidad que demostró durante sus 97 años de vida.

Su itinerario vital y artístico se desarrolló sucesivamente en Barcelona, Madrid, París, Mallorca y Nueva York. Su persona y obra estuvieron ligadas a las instituciones, centros docentes y culturales norteamericanos y alejadas de los españoles hasta 1981, año en que una muestra retrospectiva recorrió parte de España. 

En la actualidad, apenas hay obra suya en los museos españoles y sí está muy presente en los americanos, entre ellos, el National Museum of American Arts, Hirshorn Museum, Smithsonian American Art Museum y Seattle Art Museum en Washington; el MOMA, Whitney Museum, Brooklyn Museum y New York City Museum; Pennsylvania Academy of the Fine Arts y Wichita State University.