Los moldes rotos de la mujer anuncio

El colectivo de Mujeres Artistas de Guadalajara inaugura su tercera exposición, una reflexión sobre el sexismo en el mundo de la publicidad. • 32 creadoras proponen un discurso coral de denuncia a través de formatos y miradas muy diversas.


Hay muñecas rotas y despatarradas, pintalabios con tono de rubor, diosas del consumismo, redes que atrapan mujeres vendidas como naranjas en oferta, mechones de pelo rizado por los que son juzgadas muchas de ellas o espejos que devuelven un mensaje contundente: “no se vende”. Todas son moldes rotos de la mujer anuncio en la exposición que el Colectivo de Mujeres Artistas de Guadalajara inauguraba este jueves en la Sala Azul del Palacio del Infantado, con una colección de obras plásticas de 32 creadoras profesionales y aficionadas realizadas expresamente para esta cita y que conforman una reflexión poliédrica en torno a la figura de la mujer en el mundo de la publicidad.

Con formatos, miradas y técnicas muy diversas, el resultado de ‘Mujer anuncio, mujer denuncia’ es un interesante ‘collage’ de reflexiones que tienen en común la denuncia del modelo femenino que la publicidad ha canonizado en anuncios de televisión, prensa, carteles o catálogos de revistas. Del vómito que abomina de la publicidad sexista de juguetes hasta las presuntuosas portadas que dictan los pasos a seguir para ser una mujer perfecta, el recorrido hace trizas el discurso imperante en la publicidad.

Estos mensajes directos, sexistas y jerarquizados nos imponen un canon de belleza distorsionado, con modelos de esclavitud asumida desde la infancia y la adolescencia, relegadas a patrones de trabajos reproductivos, potencialmente sexualizadas o  apartadas de la sociedad simplemente por el hecho de cumplir años, es decir, usadas o desechadas”, denuncian las artistas Inma Haro y Maite Marina en un panel que recibe al visitante.

En la espiral del consumismo, la mujer ha acabado devorándose a sí misma. La publicidad no sólo se ha dirigido fundamentalmente a ellas, sino que ellas mismas han sido objeto de mercantilización, consumidas como objetos de deseo. De la mujer esposa de finales del siglo XIX y principios del XX a la mujer más liberal y carnal de nuestros tiempos, el concepto de belleza ha sido distorsionado hasta límites que en esta exposición guadalajareña son materia de reinterpretación por unas artistas que a menudo utilizan las mismas herramientas de la publicidad para suscitar esta vez el rechazo necesario. A veces exponiendo la crudeza y el patetismo del mensaje imperante; casi siempre recurriendo a la sátira. Y con un mérito añadido: poniendo a dialogar a las artistas sin que cada una de ellas pierda su particularidad.

Inma Haro, una de las artistas que tomó la palabra en la inauguración, destaca la importancia de combatir la “hiperritualización” de la que es víctima la mujer en el mundo de la publicidad, que la presenta en segundo plano, a menudo desembrada según que parte de la anatomía convenga a la venta, que la relega a funciones meramente asistenciales de la labor principal masculina o que incluso las presenta “más pequeñas, más bajitas”.  Frente a estas prácticas, Haro defiende la “mirada crítica” que aporta esta exposición.

Su compañera María de Lucas -comisaria de la exposición junto a Teresa Chicharro y Maite Marina- destacó además la importancia que ha tenido “el proceso” creativo en conjunto, mediante el diálogo entre las artistas para buscar ideas, coordinar el discurso e intercambiar visiones sobre el tema de referencia de la muestra.  Por su parte, el director del Museo, Fernando Aguado, recordó que “no es sencillo montar una exposición de 23 personas y que quede tan lucida”, mientras que la directora provincial de Sanidad, Margarita Gascueña, que acudió en representación de la Junta, saludó “la capacidad de sorprendernos increíble” de este grupo de creadoras.

Mujer anuncio, mujer denuncia’ es la tercera muestra del colectivo que nació en 2014 con una primera propuesta a iniciativa del técnico cultural azudense Alberto Centenera. Su primer trabajo coral, ‘Asombras’, pasó ya por el Museo de Guadalajara. Le siguió ‘Un pecho y una teta' –que se estrenó en Albalate y pudo verse también en el Centro Cultural de Ibercaja–. En esta ocasión participan con obras Ana López, Ángela Carrasco, Elvira Ongil, Elena Rubio, Inma Haro, Isabel Plaza, Johana Roldán, Maite Marina, María de Lucas, María José Sánchez, Marian Calvorrey, Milagros Caja, Mirian Herráez, Noelia Palafox, Nuria Tornero, Patri Dubre, Pilar Prieto, Pilar V. de Foronda, Pimpilipausa, Sol Casas, Soledad García, Sra. Naranja y Teresa Chicharro, todas nacidas o residentes en Guadalajara.

La exposición, que abarrotó la Sala Azul en su jornada inaugural en el Museo de Guadalajara, puede visitarse hasta el 23 de diciembre, de martes a viernes, de 16:00 a 19:00 horas; los sábados de 10:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 19:00 horas; y los domingos y festivos de 10:00 a 14:00 horas. Además hay visitas guiadas los jueves a las 19:00 horas (previa inscripción en Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. o 949 21 13 33 01. El 29 de noviembre está previsto además un encuentro con la directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Araceli Martínez.

 

Fotos: R.M.