“Felicidades a quien cree que un mundo mejor es posible”

El padre Ángel, fundador y presidente de Mensajeros dela Paz, ha dado el pregón de Navidad en un acto emotivo y crítico. • Ha enviado un mensaje de amor apegado a la tierra y ha pedido “amar y dejarse amar”. • “Somos un pueblo solidario”, ha defendido el religioso, que considera que “nunca en la historia ha habido tanta solidaridad”.


Ya es oficialmente Navidad en Guadalajara. El pregón tradicional en la iglesia del Carmen, a cargo este año del padre Ángel, ha dado inicio a las celebraciones tradicionales entre mensajes de amor y alusiones a los estragos sociales que ocasiona la crisis económica.

En un templo abarrotado, y con unos minutos de retraso, hizo aparición la amplia comitiva encabezada por el pregonero; el alcalde Antonio Román; el presidente del Siglo Futuro, Juan Garrido; la presidenta de la Diputación, Ana Guarinos; el subdelegado del Gobierno de España, Juan Pablo Sánchez Sánchez-Seco; y el obispo Atilano Rodríguez, acompañados de muchas otras autoridades.

Pero era el fundador y presidente de  Mensajeros de la Paz, una organización que ha cumplido medio siglo de vida de asistencia a los más necesitados en España y todo el mundo, ha expresado en su discurso un mensaje de amor fraterno entre las personas, resumido en su habitual máxima de “amar y dejarse amar”.

“Emocionado, feliz y asustado”

El padre Ángel se ha mostrado “emocionado y feliz”, aunque también “asustado” por tener que pregonar la Navidad ante tanto público. Ha comenzado mostrando su habitual máxima, “merece la pena amar y dejarse amar y seguir creyendo en ese niño Jesús que nació en Belén”.

En un discurso emotivo y comprometido con la realidad social, el religioso asturiano, Príncipe de Asturias de la Concordia, ha defendido la figura más humana de Jesús y los valores tradicionales del cristianismo de base, sobre todo la solidaridad. “No todo en España es Sodoma y Gomorra; hay solidaridad, cariño y amor”.

El padre Ángel ha negado que exista una crisis de valores, porque “somos un pueblo solidario”, como demuestran prácticas arraigadas (caso de “sentar a un pobre a cenar”) y porque “nunca en la historia ha habido tanta solidaridad” como para que representantes de más de cine países se reúnan para alumbrar los Ojetivos del Milenio, a pesar de que no se hayan cumplido todavía.

El padre Ángel más crítico

“Felicidades a quienes pensáis que un mundo mejor es posible, si lo hacemos entre todos”, ha dicho en su habitual tono crítico con el orden establecido, entroncando con el mensaje antiglobalización. En el mismo sentido ha instado a los asistentes a que tengan más empatía con la realidad existente en el tercer mundo: “Que nos duela en el corazón” sus padecimientos, como los 300.000 niños que mueren al año en Níger, más de mil al día, “a sólo cuatro horas en avión de Madrid”.

Frente a quienes creen en un mundo mejor y quienes “trabajan por la paz”, el padre Ángel ha maldicho a “los hombres que fortalecen el enfrentamiento y que ponen trabas para que los niños enfermos se alimenten” o “desprecian a quienes no son de su raza o ideología”.

El religioso también ha deslizado su disconformidad con algunas políticas españolas, como las que menguan la cobertura social: “No podemos estar contentos con los recortes que se anuncian cada viernes, pero si lo dice un cura parece un poco raro”, ha ironizado.

Su mensaje navideño ha sido claro: “Aprovechemos para dar lo mejor de nosotros mismos”, es decir, para ser solidarios. “Solidaridad no es dar lo que nos sobra, sino compartir lo que tenemos, por ejemplo dar una caricia”. En el mismo sentido, ha deslizado dos emotivas anécdotas para reivindicar el valor de estos gestos de amor entre las personas.

El padre Ángel se acordado, además, de un médico de Guadalajara: “Me dio el mayor susto”, en una referencia fugaz al diagnóstico de cáncer de colón que padeció en 2003.

Román recuerda a quienes lo pasan peor

Antes del pregón, organizado por Siglo Futuro con las religiosas concepcionistas y los padres franciscanos, las autoridades reunidas han emitido algunos discursos no demasiado extensos. El alcalde, Antonio Román, se ha centrado en reivindicar “el verdadero significado de la Navidad” y ha tenido un recuerdo para los que peor lo están pasando con la crisis económica.

Así, ha animado a quienes no atraviesan tantas dificultades a “esforzarnos para que nos sientan cerca aquellos para quienes la ilusión se ha apagado” en estas fechas, ya que ha recordado que “la Navidad tiene la particularidad de aumentar la felicidad de quienes están alegres, pero también aumenta la nostalgia en quienes atraviesan malos momentos”. El regidor ha aprovechado también para felicitar a todos los guadalajareños y confiar en que “esta situación [de crisis] no va a durar demasiado”.

Garrido, una utopía y un sueño

El presidente de la Fundación Siglo Futuro, Juan Garrido, ha reivindicado también la tradición de estas fechas, ha recordado también a quienes están preocupados “en cómo sacar adelante a sus familias” y ha juzgado que existe “una crisis de valores, de fondo”, paralela a la económica.

Luego ha entrado en el mundo de los sueños, los que suponen unos ideales de mejora y los que se tienen durmiendo. “La utopía me parece hermosa”, ha dicho, y se ha preguntado cómo no aspirar a “un mundo sin guerras ni armas donde el objetivo sea el progreso”. Y, de paso, ha considerado la cultura “algo por lo que vivir”, punto en el que ha dejado un mensaje para navegantes: “En Siglo Futuro vamos a seguir, si nos lo permiten, transmitiendo y difundiendo la cultura”.

Para acabar, Garrido ha contado un sueño reciente en el que se veía en Belén, donde nació Jesús, rodeado de pastores y sus rebaños. Al llegar hasta la morada de la familia de José y María habría visto, ha confesado, un portal “con mula y con buey”. Una anécdota que ha suscitado la sonrisa de los asistentes.

Los discursos, incluido el pregón, se han prolongado hasta el filo de las nueve de la noche, en que el alcalde Román ha entregado una placa con el escudo de la ciudad al religioso asturiano. A continuación, el solemne acto ha finalizado con la actuación de la Orquesta Sinfónica Madrid Sinfonietta Orchestra, dirigida por Manuel Tevar, interpretando ‘El Mesías’ de G. F. Handel, una representación muy ligada a las fechas. 


Galería de imágenes:

 Fotos: A.Sanz    

Artículos relacionados: