La Junta quiere proteger como patrimonio los antiguos patios del cementerio

Así lo ha decidido la Comisión provincial de Patrimonio en su última reunión, donde también ha abierto expediente para declarar Bien de Interés Patrimonial al convento de San Francisco de Pastrana. 


La Comisión de Patrimonio ha aprobado en su última reunión poner en marcha el expediente de declaración de los Patios Antiguos del Cementerio de Guadalajara como Bien de Interés Patrimonial, con la categoría de construcción de interés patrimonial. Esta figura de protección se propone en los casos en los que se considera que es necesario conservar y difundir bienes que reúnan de forma relevante algunos de los valores que les hacen merecedores de formar parte del Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha, por lo tanto, según fuentes de la delegación de la Junta, le corresponde un nivel de protección inferior a los Bienes de Interés Cultural. De esta manera, se puede combinar una protección integral para los mausoleos y sepulturas que por sus valores históricos y artísticos lo requieran, con una protección ambiental que permita modificaciones y reformas en el resto de las tumbas, siempre acordes con el conjunto en el que se encuentran.  

Tras la apertura del expediente, empieza un camino burocrático que comienza en la Viceconsejería de Cultura, que abrirá un plazo de alegaciones y dará audiencia a los interesados. Analizadas las alegaciones la Viceconsejería remitirá el expediente de nuevo a la Comisión provincial de Patrimonio que, como órgano consultivo, hará una propuesta final de declaración que de nuevo pasará a Viceconsejería, que es quien deberá ratificarla.

El primer recinto del cementerio apenas si era un cuadrado de setenta metros cuadrados, lo que hoy es el Patio 1 -llamado Nuestra Señora de la Antigua- en cuyo interior se establecieron cuatro alojamientos para sepulturas y un anillo de nichos. La primera ampliación del cementerio se realizó en 1877 con el Patio 2 -llamado Virgen de la Soledad-, donde se empezaron a construir panteones. En las primeras ampliaciones se descubrieron en su subsuelo restos de necrópolis medievales de las comunidades judía y hebrea.

A partir de 1890 se realizó el tercer Patio -llamado Santa Ana, en homenaje a la marquesa de Villamejor, que había ayudado a su construcción a cambio de terreno para realizar el panteón familiar-, que concluyó en 1898.

BIC el Convento de San Francisco en Pastrana

Además la Comisión de Patrimonio ha abierto el expediente también para declarar Bien de Interés Cultural, con categoría de monumento, del Convento de San Francisco de Pastrana. Se trata de un conjunto conventual que data de la segunda mitad del siglo XV, con importantes reformas y ampliaciones ejecutadas entre los siglos XVI y XVIII. Fue el primer convento situado en el casco urbano de Pastrana y en su estructura destaca la iglesia, especialmente su cabecera de estilo tardogótico, en cuyo diseño pudo participar el arquitecto y escultor del Alto Renacimiento español, Alonso de Covarrubias. Tiene también especial valor el claustro, situado en su planta baja y destinado en la actualidad a uso hostelero.

Junto a estas dos nuevas propuestas, la Comisión ha avanzado los trámites de los expedientes iniciados el pasado diciembre. En este sentido, se han emitido informes favorables a la propuesta de modificación del Conjunto Histórico de Sigüenza, a favor de la declaración del entorno del Castillo y de la Catedral de Sigüenza. Además, la Comisión ha aprobado emitir también informe a favor de la declaración como Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento del Refugio Antiaéreo de Alcohete, en el término municipal de Yebes. El expediente se inició el pasado 27 de diciembre. 

La Comisión provincial de Patrimonio Cultural es un órgano consultivo que está presidido por el director provincial de Educación, Cultura y Deportes, Faustino Lozano y en el que también están representados el Colegio de Arquitectos, la Consejería de Fomento y asociaciones culturales. En este sentido, Lozano ha destacado la importancia de “contar con órganos participativos que velen por salvaguardar nuestro patrimonio arquitectónico, como una seña más de nuestra identidad cultural y de nuestra historia” y el hecho de quesea la Administración quien "impulse el mantenimiento y la protección de elementos arquitectónicos representativos que tienen un valor histórico y patrimonial incuestionable para nuestra provincia”.