La Junta y la Iglesia rehabilitan la iglesia de San Felipe en Molina

Las obras, que ya han comenzado, consisten en la mejora de la cubierta y acabados interiores y la consolidación de la fachada. • La Consejería de Cultura se hace cargo del 70% del coste de los trabajos, que asciende en total a 217.000 euros, y la Iglesia Católica pagará el 30% restante. 


La Consejería de Educación, Cultura y Deportes finaciará el 70% del coste de las obras de restauración de la iglesia de San Felipe, en Molina de Aragón, acordadas en la Comisión Mixta Junta de Castilla-La Mancha-Iglesia Católica. La rehabilitación, que ya ha comenzado, cuesta 217.000 euros, de los que el Gobierno regional aportará 151.900 euros. La Iglesia Católica asume el 30% restante, aunque podrá acogerse a subvenciones o ayudas de otras administraciones para hacer frente al pago. Por su parte, la Consejería abonará el importe en dos anualidades: 90.000 euros este año y los 61.900 restantes, en el próximo ejercicio.

Las obras consisten en la rehabilitación de la cubierta, la consolidación de la fachada y la mejora de los acabados interiores. El delicado estado de conservación de la estructura de madera de la cubierta y la situación de la espadaña, que con el paso del tiempo ha ido sufriendo una progresiva inclinación, llegando a amenazar con su caída, obligaba a realizar esta restauración.

Las partes de la cubierta que han quedado inutilizables a causa de la carcoma se sustituirán por otras nuevas y las maderas útiles se tratarán con productos específicos. Además, se eliminará una pequeña caseta que se levantó años después de la construcción del templo, situada detrás de la espadaña, que se desmontará con el fin de recuperar la sillería y la mampostería. Después, se recolocará. Finalmente, se llevarán a cabo trabajos de mejora de los acabados en los paramentos interiores de la iglesia.

El delegado de la Junta en Molina, Alfredo Barra, ha manifestado su satisfacción ante la aprobación de la financiación por parte del Gobierno regional de estos trabajos, “que permitirá mantener nuestro rico patrimonio y que demuestra el interés del Gobierno que preside Emiliano García-Page por cuidar la riqueza de nuestros pueblos”.

La iglesia de San Felipe es una obra barroca, de finales del siglo XVII y principios del XVIII, concretamente fue levantada entre 1680 y 1703. En la fachada, organizada en dos cuerpos, se sitúa el acceso al templo, formado por un arco de medio punto con pilastras adosadas en los laterales. Remata el conjunto un relieve en su parte superior con la escena de la aparición de la Virgen con el Niño a San Felipe.

Sobre el cuerpo superior, se levanta la espadaña, apoyada en un entablamento liso y adornada con laterales a base de formas cóncavo-convexas, enmarcada con sendos florones. En la parte inferior del cuerpo de la espadaña se abren dos huecos alargados rematados con arco de medio punto para albergar las campanas. En la parte superior, de forma semicircular, se abre otro pequeño hueco para alojar el campanil. Se remata con cruz decorada de forja con veleta.