La Junta destinará 450.000 euros a la realización de trabajos arqueológicos

Entre los yacimientos que se podrían beneficiar de ellas, destaca la ciudad romana de Caraca, en Driebes. • La Junta estima que esta orden de ayudas puede suponer medio millar de empleos, sobre todo, de investigadores y peones. • Se trata de la segunda convocatoria de subvenciones para estas investigaciones que concede el Ejecutivo de García-Page. 


El Gobierno de Castilla-La Mancha destinará 450.000 euros a la investigación del patrimonio arqueológico y paleontológico de Castilla-La Mancha tras la aprobación de la orden en Consejo de Gobierno. La convocatoria de subvenciones para este año, que se incrementa en casi un 20 por ciento respecto al año pasado, es la segunda que realiza el Ejecutivo de García-Page durante esta legislatura, con el fin de “establecer un contexto permanente de fomento de la investigación de esta materia”, ha subrayado el portavoz del gobierno regional, Nacho Hernando, quien ha precisado que estas ayudas beneficiarán directamente a cerca de 500 personas, investigadores y peones en su mayoría, y suponen un “importante medio de dinamización de la economía de los municipios, sobre todo en nuestro medio rural” por el empleo y el turismo cultural que generan. 

Estas ayudas permitirán, por ejemplo, que se inicien los trabajos en el cerro de la Virgen de la Muela, en Driebes, donde recientemente se ha localizado la ciudad romana de Caraca.

Como novedad, este año la convocatoria se realiza con mayor antelación que en anteriores ocasiones, para facilitar un mayor plazo de ejecución que permita el “asentamiento” de la investigación arqueológica y paleontológica, “favoreciendo así un mayor conocimiento de nuestro rico patrimonio cultural, y por tanto, en su difusión debido a su impacto tanto social como económico”, ha afirmado Hernando.

En 2016 se concedieron 41 subvenciones, seis más que en 2015. De ellas, cinco fueron para estudios paleontológicos y el resto para proyectos arqueológicos. Yacimientos importantes en la región como el Parque Arqueológico Recópolis, en el municipio guadalajareño de Riba de Saelices; los parques de Carranque, la ciudad romana de Segóbriga (Cuenca) y yacimientos como los del Tolmo de Minateda, Alarcos, Vascos, el Cerro de las Cabezas, Libisosa, Calatrava la Vieja, La Bienvenida o los paleontológicos de Lo Hueco y Las Hoyas tuvieron ayudas, “lo que confirma que se siguen manteniendo líneas de investigación abiertas”, ha destacado. 

Además, Los Almadenes en Hellín (Albacete), Pilar de la Legua en Almadén (Ciudad Real), la Cava en el Valle de Altomira (Cuenca), el mausoleo de Las Vegas de San Antonio en La Pueblanueva (Toledo) y el citado Cerro de la Virgen de la Muela en Driebes (Guadalajara) son, según Hernando, “ejemplos de otros trabajos más recientes que abordan sitios ya conocidos con una nueva metodología o que explorar líneas de investigación novedosas”.