Casi 3.000 visitas en Molina a las exposiciones del Año Cervantes

La Junta destaca la afluencia, sobre todo en fin de semana, a las dos muestras del IV Centenario, que llevan un mes abiertas. • En toda la región las actividades programadas por esta efeméride han alcanzado ya los 200.000 visitantes.


Casi 3.000 personas han visitado en un mes las exposiciones organizadas desde el Gobierno de Castilla-La Mancha en Molina de Aragón para conmemorar el IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes. Es el dato que transmite este lunes la Junta en un día en el que ha decidido hacer balance de las actividades de este Año Cervantes, por las que asegura que ya han pasado 200.000 personas en toda la región.

Según un comunicado de la Delegación de la Junta en Guadalajara, los fines de semana están constituyendo las puntas para visitar las exposiciones molineses, que se inauguraron el 8 de julio y que permanecerán abiertas al público en la iglesia del antiguo convento de San Francisco, en Molina de Aragón, hasta el próximo 28 de agosto. Se trata de una exposición doble: “Los siglos del Barroco en el Señorío de Molina” y “Entre albogues y clarines. Instrumentos musicales en la obra de Cervantes”. Ambas cuentan con la colaboración del Ayuntamiento de Molina de Aragón y del Obispado de Sigüenza-Guadalajara y pueden visitarse de manera individual, aunque existe también la posibilidad de solicitar visita guiada en grupo.

Desde el Gobierno regional consideran que "las buenas cifras de visitantes hablan por sí solas de la buena acogida de esta actividad en una comarca con el índice poblacional de Molina de Aragón". Las notas de balance de este lunes llegan a renglón seguido de las críticas que planteaba Podemos el viernes al gasto en Cultura en una carta al director.

Dos conjuntos únicos en una misma muestra

Los siglos del Barroco en el Señorío de Molina” agrupa dos conjuntos pictóricos de otros tantos pueblos de la comarca molinesa: el apostolado riberesco de Peralejos de las Truchas y los ángeles inmaculistas de Tartanedo. Veinticuatro piezas en total que configuran un grupo de obras que ejemplifican la importancia de las manifestaciones artísticas del Señorío molinés durante los siglos del Barroco. Las imágenes de El Salvador y los apóstoles que le acompañan, que proceden de la iglesia parroquial de San Mateo de Peralejos de las Truchas, se sitúan en la órbita del taller de José de Ribera y se fechan a inicios de la segunda mitad del siglo XVII.

Justo un siglo más tarde están datados los ángeles que, también en número de doce, forman parte de dos retablos fingidos en trampantojo, ubicados en la capilla de los Montesoro de la iglesia parroquial de San Bartolomé del municipio de Tartanedo. En este caso se trata de las representaciones de doce ángeles, y fueron realizadas por un pintor anónimo en exaltación del Dogma de la Inmaculada, de ahí que se les conozca como “ángeles inmaculistas”. Representan a los arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael, y a otros nueve ángeles que sostienen cartelas con los emblemas marianos, que expresan las metáforas bíblicas y las advocaciones de la Letanía Lauretana en honor de la Virgen, de la que también se expone una talla de la Inmaculada Concepción.

Los instrumentos del Quijote

Por otro lado, la exposición titulada “Entre albogues y clarines. Instrumentos musicales en la obra de Cervantes” expone un conjunto de 120 instrumentos musicales seleccionados de entre los más de 900 que componen la colección de Ismael Peña, conocido cantante segoviano, también destacado folklorista, compositor, investigador y coleccionista.

En la exposición se pueden contemplar todos los instrumentos musicales que nombra Cervantes en El Quijote y en su teatro, novelas y entremeses, estructurándose el recorrido en ocho ámbitos diferentes de acuerdo a la tipología concreta de los objetos seleccionados. Así, tenemos a las flautas y los albogues dentro de los instrumentos pastoriles; las trompetas y los clarines como instrumentos bélicos y de caza; guitarras y rabeles para el teatro y la farándula; panderos y sonajas para la danza; las arpas y vihuelas en instrumentos cultos y civiles; las cornetas y los silbatos de los oficios; cencerros y bandurrias de pícaros y de gente del hampa; o los humildes cayados dentro de los instrumentos rústicos.

Más de 200.000 visitas en toda la región

Mientras, desde Vicepresidencia del gobierno regional también trasladan que ya hay más de 200.000 personas que han pasado por alguna de las actividades diseñadas por el Gobierno de Castilla-La Mancha con motivo del IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes. Una programación que “está teniendo una repercusión importante desde el punto de vista turístico”, según ha destacado el vicepresidente José Luis Martínez Guijarro.

De hecho, Castilla-La Mancha fue el pasado mes de junio la segunda región española en la que más crecieron las pernoctaciones (un 9%), logrando reposicionar a nuestra región como destino de interior. A ello, ha insistido, están contribuyendo eventos culturales de primera magnitud como la exposición ‘Atempora’, en Sigüenza (Guadalajara); o ‘La poética de la libertad’, en la capital conquense. Por esta última, en poco más de diez días han pasado ya unas 5.000 personas y hay 20.000 entradas comprometidas.