Multa de 78.000 euros para el dueño del castillo de Galve

La Junta ha fijado esta sanción para el propietario de la fortaleza, actualmente en estado ruinoso. • Así se lo ha trasladado a la asociación que defiende el castillo en una reunión ayer miércoles. • La asociación exige "mayor contundencia" y "celeridad".


Sanción de 78.000 euros para el propietario del castillo de Galve. Es la multa que estima imponer la consejería de Cultura, que abrió el expediente sancionador el pasado 20 de abril. La sanción será firme el próximo octubre, cuando concluyan los seis meses que marca la ley. La Junta califica de “grave” la infracción al patrimonio cometida por los propietarios del castillo, aunque la asociación Castillo de Galve, que fue recibida este miércoles por el consejero de Cultura, Ángel Felpeto, ha exigido "mayor contundencia", ya que siempre ha solicitado que se tipificara de "muy grave" la actuación del dueño de este edificio.

En la entrevista, mantenida en la sede de la consejería en Toledo con la asistencia del presidente de la asociación, Raúl Conde, y otros miembros de la junta directiva, el consejero Felpeto señaló que se descarta “por completo” la expropiación del castillo y que la actuación de la Junta "se va a limitar a ejecutar la sanción al dueño".

El máximo responsable de Cultura reveló que el dueño, para librarse de la sanción, está tratando de cambiar la titularidad de la sociedad del castillo. Se repetiría así "la artimaña con la que esquivó el anterior expediente sancionador", asegura el colectivo galvito. En todo caso, la Junta dispone ahora de una nota del Registro de la Propiedad que confirma la titularidad del castillo, a nombre de una sociedad cuyo máximo responsable es Enrique Calle Pinker, hijo del antiguo dueño del edificio.

Una multa mayor "para evitar el pasotismo y la negligencia"

La Asociación Castillo de Galve trasladó al consejero "su disgusto por la tardanza y la dilación en la toma de decisiones" y manifestó su rechazo a la sanción que en principio podría imponer la Junta: “Pedimos que se tipifique como muy grave la actuación del dueño, para fijar una multa mayor, y no por una cuestión económica, sino para que pueda tener un efecto disuasorio sobre el pasotismo y la negligencia de la propiedad, que es lo que ha conducido al edificio a la semirruina en los últimos 30 años”, subraya el presidente de la asociación, Raúl Conde.

La asociación valora positivamente el encuentro "por lo que supone de toma de contacto institucional" y porque se trata "de la primera entrevista con un consejero de Cultura desde hace siete años, ya que el anterior Gobierno regional se negó a recibirnos y siempre delegó en los técnicos". Pero asegura que el resultado de la reunión es "escaso” y exige “mayor contundencia” al Gobierno regional: "sobre todo, que adopte las decisiones con más celeridad teniendo en cuenta el avanzado estado de degradación del monumento". 

Pese a las dificultades del proceso, la asociación afirma que Felpeto se ha comprometido a mediar en una reunión con todas las partes implicadas en los próximos meses, al tiempo que trasladará a la persona que tome el relevo en la Dirección Provincial de Cultura que el castillo de Galve sea "asunto prioritario". 

El Ayuntamiento de Galve de Sorbe, cuyo alcalde no pudo sumarse a la reunión por un imprevisto de última hora, ha mostrado reiteradamente su apoyo para la rehabilitación del castillo y su preocupación por el hecho de que actualmente el edificio se encuentre abierto después de haber sido derribada la puerta de entrada principal. Tanto el ayuntamiento como la asociación galvita solicitarán a la propiedad del inmueble que vuelva a cerrar el paso al edificio, ya que "su pésimo estado de conservación podría provocar daños materiales y humanos".