Los apóstoles de Peralejos y los Ángeles de Tartanedo, juntos por primera vez

Hasta el 28 de agosto Molina de Aragón acoge las exposiciones ‘Los siglos del barroco en el señorío de Molina’ y ‘Entre albogues y clarines’. • Ambas han sido inauguadas por el consejero de Cultura, Ángel Felpeto. • La primera permite ver por primera vez juntos en Molina a los Ángeles de Tartanedo y al Apostolado de Peralejos. • La segunda reúne más de un centenar de instrumentos cervantinos. 


La música está muy presente en la obra de Cervantes. Esta relación, materializada en los instrumentos musicales, despertó ya desde el siglo XVII un gran interés entre compositores y musicólogos que encuentran también hoy en sus páginas temas de investigación y fuentes de inspiración para sus creaciones artísticas. Los instrumentos aparecen con un papel destacado desde La Galatea, su primera novela, hasta la última, 'Los trabajos de Persiles y Sigismunda', pasando por 'Viaje del Parnaso', sus 'Novelas ejemplares', Entremeses, Obras de teatro, y de manera muy especial en 'El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha'.  

La Casa de la Cultura de San Francisco en Molina se une a la celebración del cuarto centenario de la edición de la segunda parte del Don Quijote de la Mancha, con la exposición ‘Entre Albogues y Clarines. Instrumentos Musicales en la Obra de Cervantes’, que reúne 120 instrumentos musicales de los siglos XVIII, XIX y XX que aparecen en la obra cervantina procedentes de la colección privada del cantante y compositor Ismael Peña, comisario de la muestra.

La exposición, que ha inaugurado el consejero de Cultura, Ángel Felpeto, es un paseo sonoro que sigue la senda marcada por los diferentes ambientes descritos por Cervantes, reflejo polifónico de sus vivencias en España, Italia y Argel. En su prosa utiliza los instrumentos musicales integrados en su desarrollo narrativo, a veces como elementos precursores que anuncian el carácter de la escena o aventura que se avecina, otras ambientando el mismo desarrollo de la acción.

Conocedor de los timbres y los caracteres de los instrumentos musicales, los va distribuyendo según las personalidades de sus protagonistas, sus trabajos, sus alegrías, los escenarios donde luchan, aman, sufren, o se divierten. La muestra se estructura así de acuerdo a la tipología concreta de los objetos seleccionados en diferentes ámbitos. Por ejemplo, hay flautas y albogues en los instrumentos pastoriles; trompetas y clarines en los instrumentos bélicos y de caza; guitarras y rabeles para el teatro y la farándula; panderos y sonajas para la danza; arpas y vihuelas en instrumentos cultos y civiles; cornetas y silbatos en los oficios; cencerros y bandurrias de pícaros y de gente del hampa; o el cayado dentro de los instrumentos rústicos. 

Barroco inédito en Molina

El consejero también ha inaugurado una segunda exposición ‘Los siglos del Barroco en el Señorío de Molina’, una muestra que ofrece la posibilidad de ver reunidos dos grupos de obras relevantes del patrimonio comarcal y que nunca se han podido ver en Molina. 

Por un lado, los doce cuadros que integran el Apostolado de Peralejos de las Truchas, localidad situada a 36 kilómetros al sur de Molina e integrante de la llamada 'Sexma de la Sierra'. Se trata de un conjunto procedente de la iglesia parroquial de San Mateo de esta localidad, sin que se haya podido averiguar cómo ni cuándo llegó allí. Presentaban un lamentable estado de conservación y, durante su proceso de restauración, se llegó a la conclusión de que se trata de copias directas de originales de José de Ribera, realizados por el pintor valenciano Miguel March (c. 1633–c. 1670).  

Este notable conjunto de obras ofrece nuevas claves para el conocimiento de este artista y su indudable relación con el taller napolitano de José de Ribera en los inicios de la segunda mitad del siglo XVII. Junto a estas obras encontramos otro grupo de piezas que, también en número de doce, forman parte de dos retablos, ubicados en la capilla de los Montesoro de la iglesia parroquial de San Bartolomé, en el municipio de Tartanedo, a 17 kilómetros al norte de Molina e integrante en este caso de la 'Sexma del Campo' molinesa. Se trata de las representaciones de doce ángeles inmaculistas de mediados del siglo XVIII.

Felpeto: "La cultura jamás se deslocaliza y fija población" 

El consejero de Educación, Cultura y Deportes, Ángel Felpeto, ha reclamado en su visita a Molina el compromiso de todas las instituciones para apostar decididamente por la cultura, y ha subrayado que “es un sector económico que, vinculado al turismo, ofrece grandes oportunidades para Castilla-La Mancha, jamás se deslocaliza y contribuye a fijar la población al territorio”.   

Asimismo, ha puesto en valor el trabajo realizado por el Centro de Restauración de Castilla-La Mancha, encargado de la reparación de las obras contenidas en la muestra ‘Los siglos del Barroco en el Señorío de Molina’, y ha agradecido la aportación hecha por Ismael Peña, músico, cantante, investigador y folklorista "que, comprometido con su tierra y con el proyecto cívico que supone el centenario cervantino, ha cedido una muestra de su nutrida colección de instrumentos para que esta exposición pueda ser una realidad”.

Esta iniciativa expositiva, ha señalado el consejero, "nos permite cruzar una celebración, la del IV Centenario, que tiene un alcance universal con tesoros de nuestro patrimonio regional y local. Esos tesoros compartidos constituyen nuestra identidad, que concilia el orgullo de lo nuestro con la complacencia de compartirlo con el resto del mundo”, ha concluido.