Cervantes & Shakespeare, genios eternos en 'aTempora'

Hasta el 16 de octubre la Catedral de Sigüenza es el marco de esta exposición del IV Centenario, que recorre a partir de la bandera del pirata Francis Drake la época de Cervantes y Shakespeare. • Más de 16.000 personas han visitado la muestra, desde su inauguración, el pasado junio.


Una bandera tiene la culpa. La arrebatada en 1589 al pirata sir Francis Drake por Sancho Bravo, el sobrino-nieto del Doncel de Sigüenza, en aguas de la costa portuguesa de Cascais, y que luce restaurada en la Catedral seguntina. La única bandera inglesa que se conserva en todo el mundo de aquella época justifica la exposición aTempora, inaugurada el pasado miércoles dentro de los actos diseñados por el gobierno regional para conmemorar el IV Centenario de la muerte de Cervantes. Abierta hasta el próximo 16 de octubre, la muestra incluye 325 piezas, distribuidas en catorce salas a lo largo de 4.000 metros cuadrados. Se suman a los ocho tapices flamencos barrocos de 'Las alegorías de Palas Atenea' y al cuadro de La Anunciación del Greco, que encajan en este relato expositivo que recrea la segunda mitad del siglo XVI hasta 1616, es decir, la época y el mundo de Cervantes y Shakespeare, que comparten la fecha de muerte. 

"Sus obras, sus creaciones literarias no tienen tiempo, trascienden, son intemporales, de ahí el título de la exposición", ha explicado el comisario de la muestra, Alfonso Caballero Klink, exdirector del Museo Santa Cruz de Toledo. Klink ha remarcado el "marco incomparable" donde se ha ubicado este itinerario expositivo y que "no es baladí". En realidad, la Catedral seguntina ofrece "el hilo conductor del discurso narrativo", con una temática mixta -primero civil y luego, religiosa-.

El visitante recorre el templo de la Catedral, sus capillas, su claustro, la magnífica Sacristía de las Cabezas, el Coro, la Puerta del Jaspe, el Museo de Tapices y se va nutriendo de los patrones políticos y culturales, de los hechos históricos que marcaron "la cotidianidad y personalidad de estos autores universales, configurando su contexto y la creatividad de la obra literaria que nos han legado", ha añadido Klink.

Medio centenar de piezas han sido restauradas especialmente para 'aTempora'. Proceden de Sigüenza y su Museo Diocesano, de las parroquias y museos de Atienza, Pastrana, Tomellosa, Tendilla y Puebla de Valles, del Ayuntamiento de Pastrana y el Museo Provincial de Guadalajara. Toledo aporta piezas procedentes del Museo de Santa Cruz, del Museo del Ejército, del Convento de las Comendadoras de Santiago, el Archivo Provincial, el Archivo Municipal, la sección Nobleza del Archivo Histórico, la Biblioteca de Castilla-La Mancha, iglesia de San Román, Diputación Provincial y Ayuntamiento. Igualmente hay objetos del Museo de Dulcinea, en El Toboso; Talavera de la Reina y la Casa-Museo de Cervantes en Esquivias.

Han colaborado, además, el Museo Nacional del Prado -que presta los cuadros del Apostolado de El Greco-, el Museo de la Farmacia Hispana de la Universidad Complutense Museo de Artes Decorativas, Museo Arqueológico, Archivo Histórico Nacional, Senado, Biblioteca Histórica de la UCM, Colección Carmen y Justo Fernández, Museo de Escultura de Valladolid y el Museo Naval de Madrid y del Viso del Marqués, que han cedido un brasero de bronce y latón, vasijas, armas y un anda procesional en forma de galeón.

Ocho salas: aTempora civil 

El recorrido por la historia, la literatura y la religiosidad de la época arranca con ocho salas, situadas en el claustro, dedicadas al mundo civil. El poder y su imagen están representados en óleos, esculturas de regentes y monedas con su rostro acuñado. Nos referimos a los últimos años del reinado de Carlos I, el reinado completo de Felipe II y gran parte del reinado de Felipe III; en 'Negro sobre blanco' hay decenas de libros, entre ellos, un ejemplar de 'El ingenioso hildalgo Don Quijote de La Mancha, en una edición de la imprenta de Pedro Crasbeech que data de 1605 y que pertenece a una colección particular. También hay un espacio reservado a la botica de San Mateo, una auténtica farmacia de la época; una parada en la sala de los tapices flamencos y otra, en la de El Greco -con el cuadro de la Anunciación y cuatro cuadros de la serie original del Apostolado de Almadrones que el Museo del Prado tiene entre sus fondos: El Salvador, Santiago, Santo Tomás y San Pablo.

Después, se llega al lugar donde se refleja a 'Cervantes, soldado de España'. Hay, además, balas, cañones, espadas y la bandera de seda que se arrebató a Francis Drake, sometida a un proceso de restauración con tratamiento especial que garantiza su perdurabilidad. "Hemos tenido la suerte de encontrar unas poquitas piezas, de la parte del orillo perteneciente a la banda morada, que había desaparecido por completo y eso nos ha permitido recrear estéticamente la bandera", ha explicado la restauradora. Así, han intentado dar "uniformidad" al estandarte. La restauración ha sido complicada por estar tejida en seda y manufacturada con muchas piezas pequeñas, algo que, sin embargo ha facilitado el deterioro. Había, de hecho, bandas que "ni siquiera tenían ya la consistencia de tejido".

"Esta bandera tiene un valor incaculable", ha advertido en la visita el escritor Luis Gorrochegui, autor del libro 'La ContraArmada, la mayor catástrofe naval de la historia de Inglaterra', que explica por qué ha llegado hasta Sigüenza la bandera pirata. "Toda la historia de la Armada Invencible es una contrucción romántica del siglo XIX", ha afirmado. Según el historiador, los objetivos del ataque eran hacer desaparecer la flota española del Atlántico, tomar Lisboa, secesionar Portugal de España, y entronizar al pretendiente bastardo portugués, primo de Felipe II, Don Antonio prior de Crato, a quien los nobles de su país no querían, pero sí una buena parte del pueblo. Así se colapsaría el imperio español y penetrarían en Sudamérica. Pero los planes de la regente no salieron como esperaba. 

Dejando el episodio pirata, los pasos conducen hasta la sala de La Batalla de Lepanto; y finalmente el recorrido civil se detiene en la vida cotidiana en la España de Cervantes y en una pequeña sala se recrea el gabinete del escritor. 

Seis salas: aTempora religiosa 

aTempora religiosa arranca nada más pasar por la puerta del Jaspe, ya en la catedral. En esta parte, dividida en seis salas, se ha pretendido mostrar la historia y el arte de la diócesis a través de la orfebrería religiosa, relicarios y fondos de la propia Catedral, el Museo Diocesano y parroquias de la provincia, como las de Atienza y Pastrana, que ha cedido, entre otros objetos, un busto de Santa Teresa de Jesús y el catafalco funenario de la princesa de Éboli.

Completan el recorrido decenas de pinturas de autores de la talla de Luis Tristán, Juan Correa de Vivar, Luis de Carvajal o Jorge Manuel Theotocópuli, entre otros. Nombres ilustres que se suman además de a los de Miguel de Cervantes y William Shakespeare, a otros de la talla de Garcilaso, Lope de Vega, Góngora, El Greco, Frans Franken II, Rómulo Cincinato, Giraldo de Merlo y Sánchez Cotán. Destacable es también el origen de algunas de las piezas de la exposición, ya que las hay inglesas, flamencas, portuguesas, chinas, hindúes o italianas. Además, más de una veintena de las obras no han figurado anteriormente en ninguna exposición.

Fotos: E.C.

En el turno de intervenciones, el presidente regional, Emiliano García-Page, ha recalcado por su parte que la elección de Sigüenza para mostrar 'aTempora' "no es casual sino un acto de apuesta por Sigüenza, para que vengan a visitarla, que merece la pena". El presidente también ha hecho un paralelismo entre el Quijote y la Biblia, "los dos libros más leídos", destacando que "ambos reflejan valores universales y han demostrado que traspasan generaciones y fronteras". 

'aTempora', ha afirmado García-Page, "es una apuesta por una seña de identidad incluyente" y "el acontecimiento cultural más importante de cuantos integran el IV Centenario de Cervantes". Además, ha lamentado que este país, “que es el segundo museo más grande del mundo al aire libre”, solo invierta un 4 por ciento en cultura. En este sentido, ha explicado que países con “enorme tradición cultural” están en el 12 por ciento de su PIB y, por ello, el desarrollo de importantes eventos culturales como ‘aTempora’ “no son un derroche, sino una inversión".

Finalmente, ha reivindicado la obligación, “quizá más que nadie en España”, que los castellano-manchegos tenemos de celebrar el Centenario de Cervantes, una efeméride que se ha tenido que preparar “en muy pocos meses y casi de la nada”, pero que tiene en 'aTempora’  “su obra por excelencia”. El alcalde de Sigüenza, José Manuel Latre, por su parte, ha asegurado que la ciudad “va a estar a la altura de este gran hito cultural” que sumará atractivos al que ya es el segundo destino turístico de Castilla-La Mancha, después de Toledo. “Sin duda, 'aTempora' pondrá de su parte para ayudarnos a sobrepasar los 105.000 turistas que acreditaron su visita a la ciudad en 2015". 

En el acto de apertura han participado además, el deán de la Catedral, Jesús de las Heras y el obispo de Sigüenza, Atilano Vicente Rodríguez, así como más de un centenar de invitados. aTempora permanecerá abierta hasta el 16 de octubre. Se podrá visitar de martes a domingos de 10 a 14 horas y de 17 a 20 horas. Se pueden concertar visitas guiadas, en el teléfono 648 224 530.


Datos actualizados del reportaje publicado el 8-06-2016 

Artículos Relacionados