Juan Carlos Pajares, la firma que revoluciona la moda

Las creaciones de este joven diseñador marchamalero se han paseado por algunas de las pasarelas más prestigiosas del mundo, como la Mercedes Fashion Week de Madrid, en la que repetirá el próximo año. • El reconocimiento mediático a su talento es solo parte de un sueño mucho más grande: llegar a ser el director creativo de una firma internacional, una meta a la que ya ha puesto rumbo con la apertura de su nuevo atelier de Guadalajara. • Las actrices españolas Dafne Fernández y Berta Vázquez, la modelo Nieves Álvarez o la cantante Conchita Wurst son algunas de las 'celebrities' que le admiran.


Escoge e hila sus palabras con la misma delicadeza y sentimiento que lo hace con la elección de sus tejidos, diseño y confección de sus prendas. A sus 22 años, este joven marchamalero ha conseguido en tan sólo año y medio lo que muy pocos diseñadores han logrado: estar en lo más alto de la moda, un sector difícil y competitivo en el que Juan Carlos Pajares ha sabido hacerse su hueco, no sin gran esfuerzo.

Reconoce que nunca pensó estar donde hoy se encuentra, y menos con tan solo tres colecciones a sus espaldas. Pese a la vorágine mediática, con la que cualquier mortal podría sentirse abrumado, el diseñador se muestra tranquilo, con los pies en la tierra. Confiesa que vive este momento con mucha ilusión, “porque poder trabajar en lo que siempre he querido, y de mi propia mano, es estupendo”; también con mucho trabajo, porque “no sólo soy diseñador, también soy mi propio comercial, mi propio vendedor y llevo la imagen de mi marca”, responsabilidades y tareas que compagina y extiende a lo largo de jornadas maratonianas que dan comienzo a las nueve de la mañana y concluyen bien entrada la madrugada. Días dedicados en cuerpo y alma a lo que considera su trabajo, pero también su principal afición, la costura; el secreto de su verdadero éxito.

Un tándem magistral

Ya desde muy joven Juan Carlos Pajares tenía claro que quería ser diseñador, aunque también bailarín de competición, dos mundos aparentemente opuestos que, sin embargo, supo complementarlos al encargarse de la creación de los trajes que lucirían sus parejas de baile. Estos primeros pasos como diseñador autodidacta derivarían poco después en una dedicación ya en exclusiva a la moda. Apostó para ello por una formación reglada que le llevó, en primer lugar, a la Escuela Superior de Diseño de Madrid, donde asentó las bases de la más rigurosa técnica y se quitó “las malas manías” que le permitirían seguir evolucionando. Su lado más experimental provendría de su paso por la prestigiosa Saint Martins de Londres, donde se empaparía de innovación. Conseguiría así un tándem formativo perfecto y un estilo para su firma con una indiscutible seña de identidad: prendas comerciales pero experimentales al mismo tiempo.

Precisamente es esa mezcolanza la que marca la diferencia de Juan Carlos Pajares con el resto de firmas, y la responsable de que algunas celebrities hayan elegido algunas de sus prendas para acudir a algunos de los más importantes eventos. La cantante Conchita Wurst, la modelo Nieves Álvarez o la actriz Dafne Fernández son algunas de las famosas que han vestido algunas de sus prendas, un pequeño sueño para el diseñador, aunque no comparable con el de que personas anónimas compren y esbocen por ello una sonrisa. “Esto me emociona más, porque los personajes famosos tienen todo a su alcance, pero que una persona no conocida deposite en ti su ilusión, confíe en tu trabajo y se ponga en mis manos para lucir un vestido especial para una ocasión especial me emociona mucho más”.

Una nueva experiencia de compra

El volumen de trabajo para la firma ha crecido tanto en los últimos meses que Juan Carlos Pajares ha abierto hace apenas unas semanas su propio atelier para dar respuesta a los numerosos encargos que recibe a través de su tienda on-line y fomentar su línea de Costura a medida. Y lo ha hecho en Guadalajara, lugar estratégico con el que precisamente reivindica que el buen hacer y la innovación no son solo cosa de las grandes capitales. “Nos equivocamos si creemos que Guadalajara no tiene sensibilidad con el arte y el diseño”, apostilla.

En este pequeño espacio, los patrones, las telas y máquinas de coser conviven con sus últimas y aún secretas creaciones. También lo hace con un lugar reservado a aquellos clientes que no se atreven aún a finalizar sus compras a través de Internet, a los que se les ofrece la oportunidad de comprobar in situ cómo le sientan las prendas de la firma (siempre bajo cita previa en el correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. ). Pero no sólo eso. Se les brinda una nueva experiencia que les permite conocer al diseñador, saber de su mano las prendas que más le favorecen y obtener consejos de cómo sacar rentabilidad a las prendas que adquieran. “Nosotros hacemos un trabajo muy grande para que el cliente tenga esa prenda y queremos que se la ponga y que la disfrute al máximo”, explica el diseñador. 

Este estudio, establecido en la capital alcarreña, vendrá a terminar de complementar la venta on-line de la firma, cimientos sobre los que se asienta la promoción y comercialización de su ropa y accesorios. También vendrá a reforzar su presencia en las redes sociales, una herramienta con la que ha que ha revolucionado la red de redes con sus diseños.

Moda para todos  

Desde 50 euros pueden encontrarse prendas de la firma Juan Carlos Pajares en su tienda on-line. Precios razonables con los que se desmitifica el hecho de que llevar ropa de grandes diseñadores es inalcanzable, como también lo es que la moda está solo destinada a personas con medidas perfectas. Su línea de Costura a medida da fe de ello, adaptando cada una de sus prendas a la fisionomía del cliente, sea cual sea su talla, así como a las características del evento en el que se desea lucir el “vestido soñado”.

Junto a su línea de Ready to wear, Juan Carlos Pajares lleva a cabo una “producción ética”, un servicio de creación en exclusiva de prendas que hace precisamente que el producto sea único y especial, diferenciando los diseños de autor de las grandes producciones, a las que intenta siempre que puede no alimentar de su bolsillo. “Hay que apostar por las marcas made in Spain, porque sólo así estaremos invirtiendo en España”. Esta reivindicación se une a su tajante oposición ante la denominada pronto moda, que está abocando a las marcas a trabajar sin descanso, a sacar colecciones de manera prácticamente incesante. “Tenemos que luchar por el buen hacer, realizar un número de prendas limitado, que es precisamente lo que hace que sean especiales”.

Proyectos actuales

En estos momentos Juan Carlos Pajares se encuentra inmerso en la preparación de su cuarta y quinta colección. Con esta última, volverá a subirse a la Mercedes Benz Fashion Week Madrid para presentar lo que se llevará en el verano de 2017. Prendas que, pese a evidenciar una clara evolución en sus diseños, seguirá un patrón común a todas ellas, que no es otro que la búsqueda de la feminidad, y en el que la arquitectura, el arte, las siluetas y los nuevos tejidos tendrán mucho que decir en su tendencia, adelanta el diseñador. Como avance, los mikados de seda volverán a compartir protagonismo con aquellos de perfil más tecnológico. El resultado: una mezcla de prendas más funcionales con otras donde lo realmente importante son los acabados.

Los jóvenes diseñadores no nos podemos acomodar en lo que vendemos. Si nosotros tenemos que tomar el relevo de la moda, tendremos que tener un diálogo mucho más potente y diferente a lo que se está haciendo y lo que vas haciendo”. Con esta filosofía el joven de Marchamalo afronta con espíritu de autosuperación la creación de estas nuevas colecciones, consciente de que el precoz reconocimiento viene parejo a un nivel de responsabilidad mucho mayor para con sus potenciales clientes.

¿Un sueño inalcanzable?

Aunque desfilar en la Mercedes Fashion Week Madrid fue para Juan Carlos Pajares todo un sueño, el diseñador confiesa que éste aún tiene que hacerse mucho más grande, tanto como llegar algún día a la dirección creativa de una marca internacional, una meta nada fácil pero no imposible para este joven. Mientras llega ese momento, seguirá dando rienda suelta a su creatividad, esa que ya han querido acaparar algunas firmas de moda sin éxito. Su talento vuela libre, sin ataduras, sin ayudas ni subvenciones… sin nada que deber a nadie, más a que a sus clientes, esos que no tienen un rostro conocido. Son ellos los verdaderos sustentadores de su negocio, los verdaderos pilares de un sueño que nada tiene que ver con la fama, sino con el trabajo diario y constante. 


 
Reportaje publicado en la útima edición impresa de Cultura EnGuada (Primavera)