El Museo Sobrino celebra su primer año comprando obra

Cerca de 8.000 visitantes ha recibido el Museo Sobrino en su primer año de apertura, acogiendo exposiciones, visitas guiadas y talleres. • El Museo celebra su primer aniversario con la compra de dos obras nuevas de Sobrino,por un valor que ronda los 4.500 euros y que lucen ya en la primera sala de este espacio cultural.


El Museo Sobrino cumple un año -se inauguró el 30 de marzo de 2015, siendo el primero de titularidad municipal- y lo hace con dos regalos, dos nuevas obras del escultor Francisco Sobrino, adquiridas en el mercado de segunda mano y en una casa de subastas. El técnico de Patrimonio ha presentado junto al concejal de Cultura, Armengol Engonga, las dos nuevas oscuras y plateadas 'criaturas' del escultor alcarreño y los números del primer aniversario de este espacio cultural, que aún se sigue retocando -ha admitido Pradillo- "porque el edificio está en garantía" y que pretende crecer y ser un lugar conocido no sólo a nivel local sino en el itinerario museístico nacional e internacional. Hasta el momento, 7.794 personas han pasado por sus salas a través de las visitas a las exposiciones, de las que 2.000 han participado en alguna de las actividades culturales y talleres complementarios programados. El presupuesto para el Museo, ha dicho Engonga, asciende a 20.000 euros. 

Además de la exposición permanente de Francisco Sobrino, se han realizado cinco exposiciones temporales -obra arquitectual de Nacho Abascal y Fernando Toquero, 'Personajes a escena. Nuevas esculturas para Guadalajara', 'Flash de artista: GRAV en acción', 'Abstracción en España' y la muestra de Luis Feito, expuesta hasta el pasado 26 de marzo-. 

Han sido 27 las visitas guiadas para adultos al museo (344 personas participantes) y se ha cumplido, a juicio de Engonga, "uno de los objetivos que nos marcamos en la inauguración, que sea un museo interactivo y dirigido a los más pequeños". En total, 800 niños (de Infantil a Bachillerato) han pasado por este espacio para disfrutar de sus talleres y campamentos.

Paralelamente, se han organizado visitas guiadas para 67 personas de diferentes colectivos de la ciudad y 215 personas han participado en el proyecto IntegrArte, dirigido a asociaciones que trabajan por la integración social y se han realizado hasta 22 talleres didácticos en los que han participado 486 personas.

Engonga ha tenido palabras de agradecimiento para los técnicos del Patronato Municipal de Cultura y para los profesores y alumnos de la Escuela Municipal de La Cotilla que han ayudado a crear y enriquecer "una programación variada" para el museo con sus proyectos, como los conciertos cinéticos.  Los datos "nos animan a trabajar de cara al futuro", ha dicho. 

Dos nuevas obras que ayudan a completar el recorrido 

Se trata de dos múltiples: "una de las obsesiones de Sobrino y del grupo GRAV, al que pertenecía era hacer obras seriadas que el público 'mass media' pudiera adquirir a precio razonable", explica Pradillo. Pese a que la cotización de Sobrino en el mercado actual es elevada, añade, "la adquisición de estas obras ha resultado asequible".

Las dos comparten título -'Transformación inestable'- y las dos conforman un número dentro de una colección seriada de 100 ejemplares que realizó Sobrino, pero difieren en su material de construcción. Una está realizada en acero inoxidable -semejante a la que se puede ver en la puerta del museo, adquirida por el Ayuntamiento, aunque en un tamaño inferior- y otra en metacrilato negro ahumado y transparente, una pieza que "fue presentada en 1971 en la exposición que hizo Sobrino primero en París y luego, en Nueva York y que es de una tremenda plasticidad. Yo pensaba que nunca la podríamos adquirir sobre todo, al precio al que hemos podido comprar las dos piezas", ha insistido.

La de acero inoxidable ha costado 2.130 euros y fue adquirida en una casa de subastas "porque nadie pujó por ella, gracias a Dios". La de metacrilato negro ha costado 2.240 euros y se compró en un portal de venta de arte, de segunda mano. "Tenemos una labor de seguimiento continuo en todos estos portales y por eso, la hemos podido comprar a este precio irrisorio, ya que su precio en el mercado rondará los 20.000 euros. En Arco, se vendían obras de Sobrino tres veces más caras". Pradillo admite que "es muy difícil hacerse con su obra porque está en manos de coleccionistas, en grandes museos, en manos privadas" y eso "nos obliga a estar atentos para poder adquirirlas a un precio razonable para la administración pública". De cara a un futuro, no se descarta comprar más: "el mercado de segunda mano es caprichoso y estaremos vigilantes", admite Pradillo. 

Con la llegada de estas dos nuevas esculturas el visitante ya sí puede ver "todo el registro de la obra creativa del escultor guadalajareño". El recorrido en el Museo Sobrino, en semicírculo, "parte de 1959 con las primeras témperas que realiza en París nada más llegar de Argentina y termina en los 90 con las que creó en su estudio de Guadalajara, con cintas de colores. Vemos la evolución, cómo parte de obras con nada de arte óptico y cinético hasta llegar a crear obras con valor visual atractivo. Para ver este museo hay que pararse ante la obra dos segundos y es entonces cuando empiezas a ver cómo cada parte tiene vida propia y empieza a moverse", explica.