La Junta sancionará al dueño del castillo de Galve

La Consejería de Cultura se compromete a cerrar el expediente sancionador al propietario en un plazo máximo de seis meses, tras una reunión mantenida con la asociación galvita. • Así lo indica el presidente de este colectivo, Raúl Conde, en un comunicado, en el que recuerda que "la degradación del castillo ya no admite más demora".


Miembros de la Asociación Castillo de Galve se reunieron ayer jueves en Guadalajara con el viceconsejero de Cultura, Jesús Carrascosa, la directora provincial de Cultura, Rocío López y dos técnicos de la delegación. Del encuentro, el colectivo se ha ido con el compromiso de la consejería que dirige Reyes Estévez, de sancionar definitivamente al propietario de este edificio, cerrar el expediente en un plazo máximo de medio año y no volver a negociar con el propietario del inmueble "ante la reiterada violación por su parte de la legislación en materia de patrimonio histórico". Así lo señala en un comunicado la asociación que lucha por la conservación y la restauración del castillo galvito.

Carrascosa, en nombre de la consejera Estévez, trasladó a la entidad el interés de la Junta en situar la rehabilitación del castillo de Galve como una de las “prioridades” de esta legislatura, no sólo por la obligación de conservar este tipo de edificios que están declarados Bien de Interés Cultural sino por las oportunidades de dinamización que representaría para la zona.

Según la asociación, el número dos de la consejería de Cultura se comprometió además a no retomar la vía negociadora con el dueño “porque ya se ha agotado después de tantas ocasiones frustradas” y a incoar el expediente sancionador en un plazo máximo de seis meses y también a reconocer a la Asociación Castillo de Galve como “parte interesada” en el proceso, lo que le permitirá tener una interlocución preferente con la Administración y también acceder a la documentación.

En nombre de la Asociación de Galve, su presidente, Raúl Conde, agradeció el trato recibido por la Junta en contraste con el “ninguneo” de los últimos cuatro años, si bien instó al Gobierno regional a “pasar de las palabras a los hechos lo antes posible porque la degradación del castillo ya no admite más demora”.

El castillo de Galve, del siglo XV, es uno de los monumentos de mayor valor histórico de la Sierra Norte de Guadalajara. Es propiedad del empresario Enrique Calle Donoso, aunque el año pasado este traspasó la titularidad del inmueble a una sociedad llamada 'Solana de Galve SL', administrada por dos de sus familiares. "Con este cambio de sociedad, el dueño consiguió lo que pretendía: librarse de la sanción que le iba a imponer el Gobierno regional", señala la asociación, que pide a la Junta que el propietario del edificio sea sancionado con contundencia y al amparo de lo que estipula la Ley de Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha. “No se trata de sancionar al dueño como castigo. Lo que buscamos es que la sanción sirva para disuadirle en su actitud negligente con relación a la conservación del edificio”, puntualiza Conde.