Los sillares encontrados en Cabanillas se expondrán en el Museo Provincial

La media docena de piezas labradas fue encontrada en un camino rural. • Expertos de la Consejería de Cultura refuerzan la impresión inicial de otros consultados por el Ayuntamiento de que podrían ser restos de una casona con más de dos siglos de antigüedad.


Las siete piedras de sillería que la pasada semana aparecieron abandonadas en una calle de Cabanillas del Campo van a ser trasladadas temporalmente al Museo Provincial de Guadalajara, en el Palacio del Infantado. Dos técnicos de Patrimonio de la Consejería de Educación y Cultura de la Junta de Comunidades en Guadalajara han estado este miércoles valorando in situ estos restos, en la nave municipal donde han sido resguardados. Los técnicos también se han acercado al lugar donde aparecieron.

Los agentes localizaron el martes de la semana pasada un conjunto de media docena de grandes piedras sillares, labradas, que según la indagaciones policiales llevaban más de un mes ocultas tras una maleza, al final de la calle Albarda Gallega, en la urbanización que se interna en el campo de golf del municipio, hasta que "alguien decidió acercarlas a la acera, saliendo así a la luz".

El jefe de la Policía Local puso entonces en conocimiento del alcalde la aparición de los restos, y el primer edil dio orden de actuar con celeridad para evitar su deterioro, por si tuvieran una importancia patrimonial. Uno de los expertos consultados afirma que pueden tratarse de “sillares de una embocadura o jambas de un hueco, puerta o balcón de un edificio del siglo XVII”. Otro apunta a que se trata de “dovelas y posiblemente arquitrabes” los data “entre los siglos XVI y XVIII”. Una de las piedras tiene incluso perfectamente visible una de las “marcas de cantero” propias de la época.

Estas primeras impresiones se han visto confirmadas por los análisis iniciales del personal de la Consejería de Cultura.

En una primera impresión, los profesionales de Cultura de la Junta han coincidido con los expertos que ya fueron consultados por el propio Ayuntamiento de Cabanillas en que se trata de sillares con valor histórico y que pueden haber pertenecido a un edificio de finales del XVI o principios del XVII.

Según han comentado durante la visita estos técnicos en Patrimonio, el estado de conservación de las piedras hace pensar que llevaban siglos desmontados, fuera de su edificio primigenio. Así mismo, por el estado de las piedras, se hace evidente que estas estuvieron semienterradas durante décadas.

Los técnicos de la Junta de Comunidades, que han estado acompañados en su visita por la teniente de alcalde de Cabanillas Mª Carmen Martínez, han solicitado al Ayuntamiento que traslade todos los sillares hasta el Museo Provincial, en el Palacio del Infantado de la capital, lo que ocurrirá en los próximos días. Allí podrán ser estudiados con más detenimiento, y los expertos tratarán de datarlos con exactitud. También intentarán determinar de qué edificio pudieran provenir las piedras, algo que en este momento es una gran incógnita.

En el futuro, si el Ayuntamiento de Cabanillas lo desea, los sillares podrán regresar al municipio para ser expuestos en alguna dependencia adecuada.

Tras el hallazgo de los restos, el Ayuntamiento había dado aviso de la aparición de estas piedras, tanto a la Guardia Civil (para que alertase a su grupo especializado en Patrimonio), como a la Consejería de Cultura de la Junta de Comunidades. No obstante, y ante el temor de que los restos pudieran ser sustraídos o dañados, el Ayuntamiento decidió recoger y depositar todas las piedras en una nave municipal, a la espera de que los expertos confirmen su importancia, y dictaminen qué hacer con ellas.


Actualizado a partir de la noticia publicada el 30-07-15 a las 12:20 horas.

Artículos Relacionados