Escaleras, tazas y ventanas llenas de arte

Sergio del Amo, Eugenio Baras, J.M. Lecumberri, Félix Sánchez Baranda y Valentín Romero, cinco pintores y amigos de Azuqueca, muestran en la Escuela de Arte sus puntos de vista sobre estos tres objetos cotidianos, nada disparatados, que siempre han formado parte de la historia.


Una escalera, una taza, una ventana y cinco historias. La de los pintores Sergio del Amo, Eugenio Baras, J.M. Lecumberri, Félix Sánchez Baranda y Valentín Romero, cinco amigos de Azuqueca de Henares, se exponen hasta el 8 de mayo en la sala de exposiciones de la Escuela de Arte. Son una quincena de cuadros, tres por autor, bajo el título 'El punto de vista' donde cada artista reflexiona sobre la creatividad personal a través de los tres objetos citados y se percibe el placer de pintar y la huella válida, sincera y honesta de cada obra. "Somos cinco amigos, pero todos somos muy diferentes", explicaba durante la inauguración, ayer jueves, Valentín Romero, uno de los tres pintores asistentes.

La exposición, una muestra con la que también han intentado contribuir al aspecto formativo de los alumnos de la Escuela, que es el público mayoritario que verá su obra. se ha concebido con "una temática común pero con temas elegidos al azar para que sea el protagonista la comparación del estilo de cada uno". Los cuadros, hechos a propósito de esta exposición, surgen de un proceso "rápido y sencillo", todos en papel o tabla sobre bastidor, con un tamaño de 50x65 centímetros y sin enmarcar.¿Por qué escaleras, tazas, ventanas? "Intervienen en muchas obras a lo largo de la historia y no son temas disparatados pero en la exposición se tratan de forma diferente". No sólo en estilos sino en el planteamiento, el lado narrativo de la obra.

Me he basado en autores. Cómo se geometriza una imagen, es un paisaje visto a través de unas escaleras, que van geometrizando un paisaje y juegan con la materia, el color... Otro está inspirado en Paul Klimt. Romero lo ha captado en reposo, tomándose un café en una taza, en su estudio, junto a un gato y a un cuadro suyo. "Para mí Paul Klee siempre ha sido un referente", señala. El último es 'Le repos du voyeur', donde un 'mirón' a través de una ventana disfruta mirando, mientras fuma, a un grupo de mujeres desnudas.

Sergio del Amo, ausente en la inauguración, ha pintado algo sencillo pero magnífico. La mesa que tiene en su estudio, su ventana, una estancia llena de luz y realismo que lleva por título 'Cuando me llama Bea (ventana del estudio)'. También hay quien juega con las letras y homenajea el arte tipográfico como Eugenio Baras, que no esconde su pasión por los colores tierra. Mucho más abstracto y geométrico, ha elegido una escalera con luces, sombras, con un significado onírico y simbólico donde predominan esos tintes de color. En su ventana, su obra más representativa, opta por la materia utilizando arenas, telas y otros elementos con los que juega para conformar un pequeñoo mirador dentro de un cuadro, donde admite que hay cierto guiño a Tápies -"hubo una época que me encantaba", confiesa-. Y como homenaje a la Escuela, realiza una 'cup' jugando con la tipografía, una de sus "pequeñas obsesiones". Un ejercicio de lettering (letras dibujadas) que, admite, no tuvo que pensar demasiado porque le vino como un flash.

Igual que las ventanas mallorquinas típicas de la isla se fijaron en la retina de Félix Sánchez en un reciente viaje a Mallorca. Esas ventanas típicas de la isla balear, de madera, de color azul, que recuerdan a las de la Provenza francesa, y que él ha pintado cerrada:" con un concepto de una ventana sin más... no hay nadie viendo, ni tú estás viendo lo que hay fuera", explica. En su escalera ha querido plasmar, sin embargo, algo más que el sentido ascendente o descendente y ha elegido el literario a la vez que pictórico. Al explicar su cuadro se refiere a Buero Vallejo y a 'Historia de una escalera' "que me he leído varias veces", pero también hay frases de Pedro Ruiz Alarcón o de Machado (¿quién me presta una escalera para subir al madero?...)

Cansado, por su profesión de delineante, de hacer las cosas sin salirse del guión, Félix ha querido "saltarse las normas" en su último cuadro: 'Taza técnica', una tabla donde muestra el alzado, la planta y el perfil de una de ellas, ideada en tinta china y acuarela, donde prima el azul. "Quería que sirviera de sugerencia para que los alumnos vean que al dibujo técnico también se le puede meter una cuñita de dibujo artístico. Es, en cierta forma, una venganza", finaliza entre risas.