Muere Santiesteban, el pintor alcarreño más internacional

A sus 87 años, el artista ha muerto en su casa de la calle Teniente Figueroa, por causas naturales. • Su obra se ha podido ver en el MOMA de Nueva York y actualmente se exhibe en rincones de la ciudad como el Casino o en el Convento del Carmen. Tras su fallecimiento, su casa será museo, en virtud de un convenio que suscribió con el Ayuntamiento en 2002.


“El fundamento de un artista va cambiando con la vida y la mía no es avanzada, es avanzadísima”. Así se expresaba Carlos Santiesteban (Guadalajara, 1927) hace seis meses, en la última antología de su pintura que se inauguraba en el Palacio del Infantado. Estaba rodeado de muchos amigos, los mismos que hoy lamentan su muerte por causas naturales, a los 88 años de edad.

El artista ha sido encontrado sin vida en la tarde de este miércoles en su floreada casa de la calle Teniente Figueroa, frente a la sede del Colegio de Arquitectos de Guadalajara, donde pintaba, descansaba y disfrutaba en su jardín querido: se había traído Andalucía al centro de Guadalajara, la ciudad donde decidió quedarse, una vivienda de dos plantas en la que destaca el patio central que tenía lleno de plantas y pequeñas fuentes con un constante fluir de agua donde el artista solía ensimismarse.

El cuerpo ya sin vida del pintor era trasladado al Tanatorio de Guadalajara al filo de las nueve de la noche; a las nueve de la mañana de este jueves se instalaba la capilla ardiente, mientras que el funeral se celebrará este viernes a las 9:30 horas en la iglesia de Santiago, a la que acudía como fiel. Posteriormente será enterrado en el panteón familiar del Cementerio Municipal, según ha precisado el Ayuntamiento en una nota de prensa. 

Las concejalas de Cultura y Bienestar Social, Isabel Nogueroles y Carmen Heredia, han acudido a la casa del pintor a última hora de la tarde, interrumpiendo la preparación del Pleno del viernes. También estaba entre un grupo de allegados el exalcalde de la ciudad, José María Bris, que ha recordado con cariño a "un pintor que quería mucho Guadalajara y que era muy desprendido", pues a menudo se prestó a colaborar con su arte en diversos asuntos de la ciudad y ha dejado muestras de su pintura en diversos edificios como el Casino o el Convento del Carmen.

El pintor se ha marchado pero ha dejado sus obras de colores personalísimos, sus retratos de mujeres, sus paisajes. Santiesteban era Hijo Predilecto de Guadalajara y de Castilla-La Mancha, premio que se colgó en el corazón. Fue miembro de la Academia de Ciencias, Letras y las Artes de Italia y tenía también la Medalla de la Legión de Honor Franco-británica, la Encomienda de Oro de la hidalga cortesía española y el título de Caballero de la Real Orden de Malta. Su nombre está en el callejero de Guadalajara y Sevilla.

Del joven autodidacta al reconocimiento internacional

Fue el empeño de su madre, Francisca Moreno, natural de Alocén, y las cualidades que mostraba el pequeño Carlos, lo que terminaron de hacerle artista. En principio, autodidacta, aunque años después iría perfilando su estilo como alumno libre de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. La ciudad le permitió establecer contacto con artistas relacionados con el mundo de la danza y de la escena. Por eso, sus primeros pasos los dio en el mundo del espectáculo donde fue figurinista de vestuario y escenógrafo para obras de teatro y ballet. Trabajó, por ejemplo, con la compañía de danza del bailarín Antonio Ruiz Soler para quien diseñó los trajes de 'El Amor Brujo', el poema de Federico García Lorca 'Cerca del Guadalquivir' y 'El Sombrero de Tres Picos'.

Gracias a la 'farándula' recorrió Europa, Estados Unidos e, incluso fijó su residencia en Nueva York, París o Sevilla, entre otras ciudades.

Una de sus primeras muestras fue en el Hotel Hilton de Madrid con una veintena de obras coloristas con fuerte inspiración andaluza. Regresó a Guadalajara en 1973, después de cosechar éxito internacional. Y lo hizo para inaugurar el Palacio del Infantado con una exposición de 20 óleos, que se vendieron en su totalidad.

La obra de Carlos Santiesteban se ha podido ver en el MOMA de Nueva York y actualmente se puede admirar en el Convento del Carmen, además de la Diputación, el Casino y el Ayuntamiento, para el que dibujó varios carteles. Su casa –en la calle Teniente Figueroa- ahora que ha fallecido será museo, tal y como consta en un convenio que Santiesteban firmó con el Ayuntamiento en 2003. El artista presta el nombre a una callejuela en el entorno de la plaza del Carmen.



Actualizado a partir de la información publicada inicialmente el 25/03/2015 a las 20:57 horas.