Brihuega restaurará el Castillo de Peña Bermeja

El Ayuntamiento rehabilitará primero los paños Noreste y Sureste, que son los que presentan un peor grado de conservación, pero pretende su rehabilitación integral. • Fadeta aportará 149.560 € del coste de esta primera restauración, que ascenderá a 261.370 €.


El Ayuntamiento de Brihuega, con la colaboración de Fadeta, emprenderá obras de restauración en dos de los cinco lienzos del Castillo de Piedra Bermeja –en el noreste y sureste de la edificiación-. El consistorio briocense se ha propuesto restaurar completamente el monumento por lo que ha puesto en marcha otras acciones.

El proyecto, que cuesta 261.370 euros de los que Fadeta aporta 149.560, lleva la firma del arquitecto Juan de Dios de la Hoz, de Lavila Arquitectos, empresa especializada en restauración del patrimonio, que ha restaurado la catedral de Sigüenza, entre otros edificios. Los trabajos deberán finalizar antes de octubre de 2015.

Las obras, que se adjudicarán en próximas fechas, evitarán más desprendimientos de material en los lienzos, rellenos y construcciones de cualquier otro tipo o en las tierras contenidas. Se afianzarán también las zonas altas y, sobre todo, la parte del cementerio que ocupa la coronación, asegurando su estabilidad y permitiendo la correcta evacuación de las aguas de lluvia. 

La restauración limpiará además la vegetación de manera previa a la reparación de los muros, eliminando los procesos de falta de evacuación pluvial, principales responsables del deterioro de la edificación.

Se comenzará por el desescombro de las zonas colapsadas y la consolidación de aquellas que permanecen en pie y se continuará con la ejecución de los nuevos elementos capaces de conferirle seguridad frente a los agentes atmosféricos y frente al riesgo de caídas, sobre todo en sus coronaciones. Para ello se empleará cal (hidráulica o aérea) y cantería o mampostería de piedra, se coserán grietas y anclajes y se estabilizarán los taludes con inyecciones de mortero.

Casi medio siglo sin restauraciones en el castillo

Hace más de 40 años que no se intervenía en el castillo briocense, de manera que “con las obras que vamos a acometer, no sólo queremos mantenerlo, sino también reivindicarlo como uno de los castillos más importantes de la provincia de Guadalajara”, dice Adela De La Torre, alcaldesa de Brihuega.

El gerente de Fadeta, Jesús Ortega, cree que “apostar por la regeneración del pasado, además de ser una obligación presente, también equivale a oportunidades de negocio futuras”.

El castillo, localizado en el interior de la villa amurallada de Brihuega declarada Conjunto Histórico-Artístico de Carácter Nacional en 1973, es conocido desde el siglo XVIII como de ‘La Piedra Bermeja’, por asentarse sobre una roca de color más o menos rojizo. El que fuera a partir del siglo XII Palacio-Fortaleza de los Arzobispos toledanos, es también hoy cementerio.  

Sobre un primitivo fortín árabe, se añadieron estancias en el siglo XII, de estilo románico. Posteriormente, en el XIII, se construyó la capilla, de transición al gótico. El acceso se encuentra junto a la Iglesia de Santa María. El monumento presenta dos zonas diferenciadas: el núcleo del castillo en la parte más alta, con los restos que aún perviven y que pertenecieron a la capilla y a los salones más nobles del edificio; y el albacar inferior, de forma poligonal y con cubos semicirculares.

De todo el conjunto, destacan tanto la que fue capilla del castillo como el antiguo salón noble, del que persisten sus trazas y, en consecuencia, sus referencias históricas y constructivas para una futura recuperación. 

 

 

Artículos Relacionados