Diez belenes imprescindibles

Proponemos un recorrido por diez belenes, y uno más viviente en Galápagos, siguiendo una tradición cristiana que hunde sus raíces en el Renacimiento. En Guadalajara los hay monumentales, de juguete y con escenarios costumbristas o que recrean paisajes de la provincia.


Las culturas cristianas vienen representando el Nacimiento de Jesús de Nazaret en diversas artes plásticas (pintura, tallas, esculturas, relieves en piedra...) casi desde el inicio mismo del Cristianismo como religión dominante en Europa. Pero si queremos encontrar dónde está el origen de los belenes navideños que hoy todavía disfrutamos, nos tenemos que remontar a la Italia del Renacimiento, cuando órdenes franciscanas impulsaron (a partir del siglo XIV) este tipo de representaciones. Era un mecanismo sencillo y popular de divulgar un mensaje básico: Dios se hizo hombre para salvar a la humanidad, y lo hizo encarnándose en un niño nacido en Belén de Judea, e hijo de una mujer virgen, María.

La dominación del sur de Italia por el reino de Aragón fue la causa principal de la llegada a España de la tradición belenista, sobre todo a raíz de la proclamación de Carlos III como Rey de España y también de Nápoles. El ilustrado monarca promovió la tradición en la Corte, y de aquí se extendió a todo el mundo hispanohablante, donde la costumbre ha permanecido viva hasta nuestros días, con mucha mayor pujanza que en otras zonas del ámbito cristiano.

En Guadalajara, la Navidad tiene una importantísima tradición belenista, fundamentalmente arraigada en dos pilares: el trabajo parroquial, y la labor desarrollada por la Asociación Belenista de la provincia, desde su fundación en 1971. Cada año son decenas las representaciones del Nacimiento de Cristo que podemos admirar en diferentes iglesias, instituciones, salones parroquiales, colegios, o hasta en los escaparates de algunos comercios.

Dentro de los belenes que vemos en Guadalajara, cabría hacer una división en tres tipos: Los historicistas, cuya iconografía y ambientación tratan de ser lo más fieles posible al paisaje hebreo; los costumbristas, que adaptan la representación del Nacimiento a escenas, tipos, atuendos y rincones de la propia provincia; y los más alternativos o innovadores, que buscan jugar con la imaginación, y que nos presentan desde belenes realizados con materiales de reciclaje, hasta divertidas composiciones con juguetes infantiles.

Vamos a recorrer por tanto algunos de los mejores exponentes de estas tres categorías, en un breve paseo por los Belenes de Guadalajara, en el que no están todos los que son, pero seguro que sí son todos los que están.

» Belén Monumental. Es el más grande e imponente de cuantos Nacimientos se instalan cada año en la provincia, y lo financia el propio Ayuntamiento de la capital. Dos agrupaciones se turnan en su elaboración, la Asociación de Belenistas de Guadalajara, y la Asociación "Nació en Belén" (escisión de la primera), que es la que lo ha elaborado este año. Se ubica en el interior de una carpa en la Plaza Mayor, y ocupa una superficie de 80 metros cuadrados, donde se alojan más de un centenar de espléndidas figuras, entre animales y personas, además de construcciones y paisajes, en una representación puramente bíblica. Es un Nacimiento detallista y cuidado, en cuya elaboración trabajan los belenistas durante meses. Puede visitarse hasta el 6 de enero, en horario de 11 a 14 y de 18 a 21 h. (salvo festivos y vísperas de fiesta, cuando se reduce el horario: Sólo por la mañana los días 24, 31 y 5; y sólo por la tarde los días 25, 1 y 6)

» Belén Provincial del Centro San José. Está elaborado por los trabajadores de la Diputación, y se encuadra dentro de los belenes de tipo costumbrista. Debido a la institución que lo patrocina, este belén, cada año, busca representar el Nacimiento y las escenas bíblicas utilizando paisajes o rincones de la provincia de Guadalajara. Este año el visitante reconocerá rincones como el Puente Romano sobre el Gallo de Molina, las Tetas de Viana, el Castillo de Torija, casas típicas de los pueblos de la Arquitectura Negra, calles de Tendilla, la Puerta de Hita, gancheros en el Alto Tajo, o el Hayedo de la Tejera Negra, entre otros lugares. Tiene también unas enormes dimensiones, y una ventaja fundamental: Puede rodearse por completo, aprovechando la amplitud del vestíbulo del centro San José, donde se ubica. El Belén Provincial puede visitarse hasta el 10 de enero, de lunes a viernes de 10 a 14 y de 18 a 21 h., y los fines de semana en horario de actividad del centro.

» Belén de la Iglesia de Santiago. La Parroquia de Santiago, en la calle Teniente Figueroa, es una de las iglesias de mayor tradición belenista de Guadalajara. Tiene una representación de corte historicista, puramente hebrea, en la que destaca la enorme profundidad de la representación. Al contrario de otros años, donde esta iglesia había apostado por pequeñas representaciones temáticas, en esta ocasión se nos ofrece un gran Belén que nadie debe perderse.

» Belén de Cuadrado Duque. Es posiblemente el Belén favorito de los niños de Guadalajara. La empresa constructora lo coloca en el escaparate de su sede, en la calle Miguel Fluiters, y puede contemplarse desde dos perspectivas, ya que hace esquina con dos grandes ventanales. Está elaborado con los famosos "clics" (que antes eran de Famóbil y ahora son de Playmóbil) y tiene la virtud de que cada año cambia de disposición.

Uno de los juegos más divertidos consiste en localizar, como si "buscáramos a Wally", dónde se esconde el "intruso" Papa Nöel. Unos años lo enjaulan, otros lo disfrazan de ladrón... Este año lo podéis encontrar haciendo... ¡surf! La visita es libre, dado que el Belén queda iluminado por las noches, y puede verse en cualquier momento.

» Exposición de dioaramas en el Ferial Plaza. Los dioramas navideños no son estrictamente belenes, sino representaciones de distintos pasajes bíblicos, en torno a toda la infancia de Jesús. Esta colección es un clásico de la Navidad guadalajareña (lleva 33 ediciones), y desde hace unos años puede visitarse en la segunda planta del Centro Comercial Ferial Plaza. Los dioramas suelen ser los mismos de un año para otro, aunque a los belenistas les gusta siempre retocarlos y hacer nuevas composiciones en sus creaciones. Podemos ver una escena del Nacimiento, otra de la Anunciación a los Pastores; otra con un soldado romano leyendo el edicto de los Santos Inocentes; otra con Jesús, ya mayorcito, hablando con los sabios del Templo... y así hasta una veintena de cajas de bellísima factura, y puramente historicistas. El horario de visitas es el mismo que la apertura del propio Centro Comercial.

» Nacimiento del Casino Provincial. Al igual que los anteriores, no es un Belén completo (se considera Belén toda representación que incluye Nacimiento, Anunciación y escena de Reyes Magos) sino tan sólo un diorama con el Nacimiento. Pero de dimensiones bastante mayores a las cajas del Ferial Plaza. Está ejecutado por la belenista Pilar Ruza, y se ubica en el interior del edificio del Casino, en la calle Mayor de Guadalajara (esquina con la plaza del Jardinillo). Su particularidad más destacable es que integra al pesebre en una típica edificación hebrea, y en un ambiente en el que también aparecen pastores y otros oficios de la época. También destaca la factura de las figuras, hechas por el reputado ceramista belenista madrileño José Luis Mayo, muy cotizado por los aficionados a este arte. Puede visitarse hasta el 6 de enero, en horario vespertino.

» Belén de San Nicolás. Otro de los grandes belenes de Guadalajara capital, de una belleza y un cuidado siempre destacados, y posiblemente el más tradicional de cuantos componen esta relación. Junto al de Santiago, es el gran Nacimiento parroquial de la ciudad, y como tal aparece reseñado en la Guía Provincial de Belenes que este año ha editado la Diputación. Desde una sola perspectiva se admira el Misterio a la izquierda, la Anunciación a los pastores en lo alto de una colina a la derecha, un espléndido Castillo de Herodes al fondo, y detrás del todo, una montaña que bien podría ser el Ocejón, lo que da el toque costumbrista y provincial a la composición. Las figuras son de una relamida manofactura, obra de José Luis Mayo. Imprescindible. Puede visitarse en la Iglesia de San Nicolás (plaza del Jardinillo) en horario fuera de culto.

» Belén del Colegio Diocesano. Otro de los belenes imprescindibles de la Navidad arriacense es el que realizan bajo la dirección de Ramón Molina los profesores, sacerdotes y alumnos del Colegio Diocesano de Guadalajara, ubicado a la entrada de la ciudad por la carretera de Cuenca, en la calle Donantes de Sangre. Es un Nacimiento de primer nivel (no en vano en 2013 ganó el Primero Premio del Concurso Provincial que se convoca anualmente, en la categoría de colegios, comercios y asociaciones), y con tal motivo ha pasado a formar parte de la Guía que edita la Diputación. La representación en un terreno escarpado y rocoso dota al conjunto de una estética muy particular y mágica, aunque quizá algo alejada de los cánones más "hebreos".

» Belén Parroquial de Horche. Es el orgullo de los horchanos que colaboran cada año en su elaboración, se ubica en la Parroquia de la Asunción de la vecina localidad. Aunque sus figuras y edificaciones son de menor porte y clasicismo que las de los grandes ceramistas, o las de otros belenes de esta misma guía, el cariño que se pone en su elaboración por todo el pueblo de Horche compensa la pobreza de materiales, hasta fijar un conjunto de gran belleza, quizá también por su sencillez. Puede visitarse hasta el 6 de enero, de lunes a viernes y de 19 a 21 h., los sábados desde las 17 h., y los domingos por la mañana.

» Belén de Trillo. El Belén del Ayuntamiento de Trillo tiene dos particularidades, su instalación al aire libre y que siempre realiza guiños a oficios tradicionales de la provincia que va incorporando de edición en edición. En esta ocasión participa por vez primera desde su estreno, en 2007, en el concurso provincial de belenes. Sus figuras de gran tamaño (unos 90 centímetros de alto) utilizan como escenario las orillas del río cifuentes a su paso por la localidad, con sus bonitas cascadas en la caída hacia el Tajo.


EL BELÉN VIVIENTE DE GALÁPAGOS, DE ESTRENO

Dejamos para el final una modalidad distinta de belén, pero que en los últimos tiempos ha cogido mucho brío. Se trata de la representación teatral que se realiza en Galápagos a través de un Belén Viviente, que ha ganado pujanza año a año, y que en este 2014 estrenará una recién concedida condición de Fiesta de Interés Turístico Provincial. Más de 150 vecinos del pueblo participan en esta suerte de auto sacramental, que este año se celebrará en las calles de la localidad el sábado 27 de diciembre, desde las 18:30 h. Se representarán un total de 15 escenas por las calles y lugares más emblemáticos del pueblo. Además, los visitantes pueden colaborar, llevando a la organización alimentos no perecederos que la "Asociación Cultural Belén Viviente de Galápagos" entregará a Cáritas.


En este enlace a la web de la Asociación Provincial de Belenistas puede encontrar más información y la Guía Provincial de Belenes en formato pdf.

Además, el Ayuntamiento de Guadalajara, a través de la Concejalía de Turismo, ha propuesto un programa de visitas guiadas a los belenes de la Plaza Mayor, la iglesia de Santiago, la concatetral de Santa María y la iglesia de San Nicolás. Se celebrarán los días 23 de diciembre y 2 de enero, a las 12 horas y a las 17 horas. Las visitas partirán desde el belén de la Plaza Mayor, junto a la fachada principal del Ayuntamiento. La participación es gratuita, pero con inscripción previa en la Oficina de Gestión Turística (949 887 099) o por correo electrónico, Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. .