La Junta consolida Bonaval y anuncia sanción en Galve

Comienzan las obras de urgencia para la consolidación del Monasterio de Bonaval, que tendrán un coste de 15.000 euros. • Los primeros trabajos serán adecuar accesos, realizar catas y un estudio de los cimientos. • Por otra parte, la Asociación Castillo de Galve, ve "insuficiente" la multa de 70.000 euros que la Junta ha impuesto al dueño de la fortaleza medieval y consigue el respaldo de la diputada de Cultura, Marta Valdenebro: "el castillo no está para demoras burocráticas".


Las obras de intervención de urgencia que el Gobierno regional ha proyectado en el Monasterio de Bonaval ya han comenzado, anuncian en un comunicado fuentes de la delegación provincial. Un equipo de los Servicios periféricos del área de Cultura en Guadalajara, que dirige Violeta de Miguel, ha acudido hasta el monasterio cisterciense, situado en la localidad de Retiendas (Tamajón) para reunirse con los representantes de la empresa que está llevando a cabo las tareas y conocer los detalles de la intervención, cuyo coste se eleva a los 15.000 euros.

La empresa de restauración ha informado que el primer paso que se va a realizar es la adecuación de los accesos, para posteriormente realizar las catas y estudio de los cimientos del monasterio e inmediatamente empezar a consolidar los cimientos de este edificio.

El Gobierno regional ha superado los impedimentos administrativos para poder realizar esta intervención de urgencia en el Monasterio de Santa María de Bonaval y así poder frenar el deterioro de las áreas más degradadas de este edificio.

El consejero de Educación, Cultura y Deportes de Castilla-La Mancha, Marcial Marín, anunciaba en el pleno de las Cortes el pasado 9 de octubre que comenzarían las obras para consolidar el monasterio cisterciense de Santa María de Bonaval, la siguiente semana, aunque la metereología ha impedido el inicio de los trabajos hasta ahora. 

Marín señaló además que la Unidad Militar de Emergencias (UME) "va a ayudar a hacer un simulacro, que permita además de esta primera actuación, si existiera riesgo, saber qué hay que hacer para salvar Santa María de Bonaval", una vieja reivindicación de la Plataforma Salvar Bonaval, que además de diferentes actividades a favor de la rehabilitación del edificio, desde marzo de 2013 recoge firmas de apoyo a través de change.org.

Buscando apoyos para el castillo de Galve

Otro colectivo que lucha por la recuperación del patrimonio es la Asociación Castillo de Galve, que continúa recabando apoyos tras la cadena humana el pasado 12 de octubre en Galve de Sorbe en favor de la rehabilitación del castillo medieval de la localidad. Miembros del colectivo mantuvieron el pasado jueves una reunión con la diputada provincial de Cultura, Marta Valdenebro, en Guadalajara, que mostró su respaldo a la asociación y se mostró comprensiva con el retraso que acumula la solución que necesita el monumento.

Entre las medidas que la Asociación Castillo de Galve puso encima de la mesa se encuentran la necesidad de exhortar a la Junta de Castilla-La Mancha, administración que ostenta las competencias en materia de patrimonio histórico-artístico, a agilizar al máximo la incoación del expediente sancionador al propietario del castillo. Valdenebro, quien garantizó que abriría contacto con la Consejería de Cultura, admitió que "el castillo no está para demoras burocráticas" y reconoció la necesidad de "desbloquear la situación que condena a este monumento a la ruina".

La entidad galvita también solicitó a Valdenebro que desde el equipo de Gobierno de Diputación se eleve al Pleno de esta institución una moción de apoyo al castillo de Galve para solicitar su rehabilitación, con el objetivo de cuidar el patrimonio e impulsar una medida que favorecería la economía local de la sierra. La diputada se comprometió a evaluar la propuesta.

En julio de 2006, el Pleno de la Diputación rechazó una moción sobre este castillo gracias a la mayoría que entonces tenía el PSOE en esta institución. Aquella moción contó con los votos a favor de IU y PP, partido que reclamaba una “intervención urgente” en el castillo. La Asociación Castillo de Galve considera que, transcurridos ocho años, esta intervención es ahora “más urgente aún”, dado el estado de conservación del edificio.

Una fortaleza medieval, catalogada como BIC

El castillo de Galve es un edificio medieval del siglo XV, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), que se encuentra en un estado de conservación lamentable fruto del abandono progresivo sufrido durante las últimas décadas. Tras no obtener ningún resultado en las negociaciones con el dueño del inmueble, el Gobierno de Castilla-La Mancha se comprometió en febrero pasado a sancionar a éste por infracción al patrimonio. La multa ascendería a 70.000 euros, algo que el colectivo ve como "insuficiente" porque se trata de una "falta grave". 

La Asociación Castillo de Galve, que el pasado 11 de octubre reunió a casi dos centenares de personas en una cadena humana alrededor del monumento, reclama una intervención urgente ante el deterioro alarmante del castillo: "os lienzos exteriores sufren desprendimientos y el interior se ha convertido en un vertedero con todo tipo de residuos", denuncian desde la asociación".

Artículos Relacionados