El claustro renacentista de Jadraque, ‘olvidado’ en León

Una empresa lo reconstruyó a partir de sus restos y desde hace un lustro reclama sin éxito el pago de 60.000 euros al Ayuntamiento. • El actual equipo de Gobierno aclara que no hay documentos escritos del encargo y se desentiende por tanto del pago. • Los elementos arquitectónicos, declarados BIC, no tienen planes de vuelta a casa. • El Ayuntamiento no descarta acciones jurídicas contra el supuesto contratante de la restauración.


Los restos del claustro del Cardenal Mendoza de Jadraque siguen a la espera de volver a casa, doce años después de que saliesen del Castillo del Cid rumbo a León, donde fueron restaurados y reconstruidos con un aspecto similar al que tuvo el palacio renacentista. La historia, inaudita y enfangada en una disputa repleta de contrasentidos, ha vuelto a salir estos días de su olvido a raíz de las denuncias de la empresa leonesa en la televisión regional y de un comunicado del Ayuntamiento, que hasta ahora tampoco había dado públicamente señales de preocupación por este asunto.

La empresa que se encargó de hacer los trabajos reclama al Ayuntamiento el pago de 60.000 euros que el Consistorio, en cambio, no parece dispuesto a abonar, escudándose en que el encargo no se hizo mediante un contrato escrito. De hecho, insta a la empresa a que lo demuestre. Pero la empresa, lo ha reconocido siempre, no tiene forma de presentar documentación que respalde este “supuesto encargo”, como el Ayuntamiento lo denomina.

El conflicto, que amenaza desde hace años con judicializarse, se viene prolongando y los restos arquitectónicos de la que fuera casa de los Mendoza sigue sin plan de vuelta a casa, pese a su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC), una figura de protección que también involucra una tercera parte, la Consejería de Cultura, que también se mantiene hasta ahora al margen de la disputa.

Lo que exige la empresa

La empresa leonesa, que ha quebrado y que achaca su ruina en buena parte a este impago, ha denunciado este verano ante las cámaras de la televisión regional castellano y leonesa que tanto en Toledo como en Jadraque responden negativamente o en silencio a sus reclamaciones de pago y que “el alcalde [Alberto Domínguez] ha llegado a decir que si tuviese el dinero para pagar preferiría hacer una piscina climatizada”.

La responsable de Seoane Cantería y Restauración recuerda que el conflicto surgió en 2008 a raíz de “los problemas” en la rehabilitación integral del castillo, unos trabajos ejecutados por Geocisa (filial de ACS) en cuyo transcurso se registraon incluso episodios de desprendimientos en una de las torres, con motivo de los cuales se hizo un apuntalamiento de urgencia y se produjo la paralización del proyecto en esta primera de sus fases. Las obras fueron retomadas tras una larga negociación, la arquitectura ha sido al fin consolidada y la fortaleza ha vuelto a reabrir sus puertas a las visitas, aunque las siguientes fases del proyecto de rehabilitación integral siguen sin lanzarse. Aunque la supuesta rehabilitación formaba parte de los trabajos del proyecto, lo cierto es que Seoane sigue insistiendo en que el encargo lo hizo el Ayuntamiento, como ha vuelto a insistir en otra información publicada días atrás en el Diario de León.

La existencia del claustro en Jadraque ya había sido revelada en Guadalajara en abril de 2010, en El Día de Guadalajara. Capiteles, pilastras y restos de arcos aparecidos en las excavaciones arqueológicas de 2003 habían sido llevados a una nave leonesa donde fueron restaurados y reconstruidos. La clave de todo el conflicto radica en cómo salieron de Jadraque con destino a una nave de la provincia de León: ¿Fue un robo? ¿Fue un encargo verbal?

Ya hace tres años el Ayuntamiento admitía, como ahora, la existencia de estos restos catalogados en León, pero precisaba que no había ningún documento oficial donde quedase acreditado el encargo de los trabajos. “Me figuro que si siguieron adelante con esos trabajos fue porque alguien les dijo algo”, reconoció entonces el primer edil, que ha heredado este problema.  Más allá de que el Ayuntamiento pueda evitar el pago a través de la falta de documentación sobre el encargo, también elude otro asunto fundamental: de haberse producido el encargo por una suma de 60.00 euros debería haberse convocado un concurso para la adjudicación que, desde luego, no se produjo.

La empresa leonesa, con experiencia en trabajos similares en la Catedral Magistral de Alcalá de Henares, en la restauración de la fuente de los Cuatro Caños de Pastrana o en la Casa Parroquial de San Pedro de Sigüenza, ya reclamó formalmente el pago de esta cantidad en 2010. Ante el silencio administrativo y la falta de un acuerdo negociado, hace dos años se planteó la denuncia en los juzgados.

Contundente respuesta municipal

De momento, su denuncia sigue siendo únicamente pública y se ha encontrado con la respuesta contundente desde el Ayuntamiento de Jadraque, en un comunicado emitido este lunes, en el que recuerda que la empresa no ha sido capaz “hasta el día de la fecha” de explicar “quién o quiénes les habían hecho tal encargo”.

En cualquier caso, el Consistorio asegura que “los servicios jurídicos del Consistorio estudiarían presentar acciones legales contra las personas físicas o jurídicas supuestamente responsables de ese encargo”. Y ante la explicación que da una influyente personalidad del municipio, de la Asociación de Amigos del Castillo de Jadraque, Guillermo Rocafort, sobre que habría sido el encargado de recaudar dinero para esta restauración, el comunicado municipal lo desmiente y le recuerda además que no existe convenio para la segunda y tercera fase del proyecto de rehabilitación del castillo.


 “EL COMUNICADO MUNICIPAL ES ABSURDO”, DICE LA EMPRESA 

“En todo momento nosotros hemos demostrado que el encargo nos lo hace el ayuntamiento y la dirección facultativa, y ellos mismos envían el claustro a León con los fondos Leader y piden la autorización a la Conejería de Cultura de Castilla-La Mancha para su reconstrucción”, responde ahora la empresa al comunicado. “Tenemos también un contrato del 2004 que nos autoriza a realizar excavaciones arqueológicas y obras de cantería en el castillo del que mandamos también copia y le recordamos al señor alcalde que un contrato verbal tiene la misma validez que uno escrito y que, como no se hizo concurso público al ser más de 30.000 euros, es una irregularidad que compete a un organismo público, no una empresa privada”. 

La empresa adjunta además una entrevista del actual alcalde en el desaparecido bisemanario Guadalajara Dos Mil, fechada en el año 2007, donde el propio Domínguez reconocía que “existía en el castillo una especie de claustro que ahora está en manos de los canteros y que se montará cuando el palacio esté terminado”. 

“Le recordamos también que hay actas de obra donde se especifica como gasto por confirmar o contratar” –consta en el punto 3 y 5 del acta de obra del que envían copia– y que, cuando se demandó judicialmente, en ningún momento negaron el encargo, simplemente la jueza determinó que lo debía pagar Geocisa como contratista de la obra”, corrige la versión del Ayuntamiento.

Según la empresa, también “es mentira que hayan reclamado las piezas del claustro” y considera que desde el Ayuntamiento sólo se interesan por este asunto cuando sale en los medios de comunicación, con “comunicados absurdos  y sin sentido a los medios dando a entender que nadie hizo el encargo y que nosotros expoliamos en claustro, lo reconstruimos y restauramos y luego lo reclamamos”. 


 Vea aquí el reportaje de Castilla y León TV: "En León por falta de pago".


 Galería de imágenes de la reconstrucción del Castillo, cedidas por la empresa Seoane a Rubén Madrid:

 


Actualizado a partir de la información aparecida originalmente el 9 de septiembre.

 

Artículos Relacionados