Indignación ante el cobro de entrada al Infantado

Entrar al Palacio del Infantado cuesta desde este jueves tres euros, una medida que ha generado una catarata de críticas entre profesionales del sector y ciudadanos. • La Asociación Provincial de Guías Turísticos ha remitido una carta a la Dirección General de Cultura reclamando una reunión y una entrada de un euro sólo para el Museo. • La opinión generalizada a pie de palacio y en las redes sociales coincide en que afectará negativamente al turismo de la ciudad. • El alcalde, Antonio Román, no se pronuncia al respecto: "es una decisión de la Comunidad Autónoma", pero dice que "el euro o euro y pico" que se cobra como entrada en los monumentos de Guadalajara "hace valorar más lo que se está viendo".


Desde el jueves, entrar al Palacio del Infantado tiene precio: tres euros por ver todo el edificio. Aunque quien entre sea un vecino de Guadalajara y sólo quiera admirar el Patio de los Leones. Es decir, no sólo se paga por entrar en el Museo Provincial -para el que desde abril se cobraba esa cantidad- sino también ahora para el resto de estancias.

La decisión se ha tomado en Toledo sin que haya mediado anuncio público previo. La clave del cambio radica en que a partir de ahora se entiende que todo el palacio es todo museo y que, por tanto, también hay que pagar por verlo, aunque quedan exentos de la medida los Jardines, cuya apertura y cierre corresponde al Ayuntamiento.

La noticia en realidad ha sido difundida en las redes sociales, especialmente cuando Manuel Granados, presidente de la Asociación Provincial de Guías de Turismo, dio a conocer las novedades en Facebook, generando de inmediato una ola de indignación generalizada en esta red social, donde resulta casi imposible encontrar un comentario aprobatorio al respecto.

Las novedades

Los cambios han venido precipitados por la entrada en vigor en abril de la Orden de 28/01/2014, de la Consejería de Cultura que fija un precio de tres euros para todos los los museos, archivos y bibliotecas gestionados por la Junta, con excepción del de Santa Cruz y de la Cultura Visigoda, en Toledo, cuya entrada es de 6.

Pese a todo, ha sido ahora, y a través de una indicación directa recibida por el Museo Provincial de Guadalajara, cuando esta norma se ha hecho extensible a todo el palacio, según confirma el director del Museo, Fernando Aguado.

La prohibición del paso gratuito en días laborables al Patio de los Leones se suma a otros 'mandatos' de la citada Orden de abril que fija, por ejemplo, nuevos precios para conceptos como los servicios de reprografía y copia que utilizan investigadores y las fotografías que se realizan dentro del Palacio y afecta a las sesiones para bodas. "Por cada bien cultural fotografiado o filmado (la fotografía será tomada en principio por personal asignado del museo), 100 euros". Las imágenes digitales para fines comerciales en formato de alta resolución tendrán un coste de 90 euros y la utilización de equipos de filmación con fin comercial, 150 euros por hora.

Uno de los aspectos más ilustrativos de la decisión es el cierre de la puerta de entrada al palacio, la de la fachada principal, de modo que ya tampoco se puede ver la bonita estampa con los diferentes planos que conforman desde el exterior el zaguán y el Patio de los Leones.

A partir de ahora, la entrada se efectúa por la fachada lateral, por la puerta que da acceso directo al Museo y en la que ya hay situada una máquina expendora para imprimir las entradas al Infantado, que durante todo el verano queda cerrado por las tardes y los lunes.

Las excepciones

Hay, no obstante, algunas excepciones a esta regulación: se puede entrar a la tienda de Sonia, la Tienda del Museo; tampoco habrá que pagar los fines de semana, el Día de la Región (31 mayo) y el Día de los Museos (18 de mayo); y están exentos de abonar cualquier cantidad algunos colectivos, como los miembros de Amigos de los Museos de Castilla-La Mancha, asociaciones de musicólogos, grupos escolares, investigadores y profesionales de distintos ámbitos en el ejercicio de su trabajo, pensionistas y desempleados.

Mientras, los grupos de diez o más personas en visitas programadas y previa cita con 15 días de antelación (por persona) tendrán una reducción en su entrada de un 50%, así como los titulares de carné joven. Los asistentes con carné de Familia Numerosa tanto especial como general tendrán un descuento de un 20%.

La decisión afecta antes que nada y directamente a los guadalajareños, como indican algunas voces: "En otras ciudades ocurre que al menos, para los que son de la ciudad, es gratis", se queja Tomás, vecino de la zona. "Es obvio que afectará a los que viven en Guadalajara", añade el director del Museo Provincial.

Los principales afectados

La medida no ha tardado en suscitar reacciones, entre ellas las de algunos de los más directamente afectados por ella. Es el caso de la responsable de la tienda del Museo, que renovó su presencia allí hace apenas dos meses sin que nadie entonces le avisara de que se iba a implantar esta medida que, asegura, en sólo dos días ya le está pasando factura. Por las tardes, con el Palacio-museo cerrado, hay pocos turistas y con la imposición de entrada general, los hay que después de hacer el desembolso ya no compran.

"Me parece que es matar el turismo", añade Esteban Provencio, propietario del bar Malvarrosa, situado frente al Palacio. A su juicio, la medida afectará a "la imagen que dará Guadalajara" al turista, aunque "es pronto para saber si le afectará como negocio" ya que además es verano.

Los guías piden entrada simbólica

La Asociación Provincial de Guías de Turismo ha remitido vía mail y lo hará en breve por correo postal, una carta a la Dirección General de Cultura, en la que dicen "no entender el porqué de una medida" que les ha "pillado por sorpresa" y que califican de "atropello cultural, turístico y social".

En su escrito, exigen una reunión con los gestores de la Junta, en la que participarían representantes del sector a nivel regional y nacional. Trasladan, de momento, ciertas reflexiones como si consideran lógico que se pague los tres euros entre semana por ver las exposiciones temporales, cuando el público habitual de éstas suele ser la propia población de Guadalajara.

A su modo de ver, la medida tendrá consecuencias negativas en el turismo de la ciudad porque "muchos turistas ni van a pasar o si pasan, sacrificarán otros edificios de pago" y porque otras decisiones como tener que avisar con quince días de antelación la visita de grupos evitará la afluencia de visitas guiadas que salen "de un día para otro". Consideran que el cobro de entrada es un copago porque "el edificio ya fue pagado con fondos públicos y restaurado por el Estado Español" y ven "abusivas las tarifas por publicar fotos".

Los guías consideran más oportuno que haya una tarifa simbólica de un euro para el acceso al Museo Provincial, descuentos para grupos de turistas, pensionistas, jubilados y familias numerosas al 50% y gratuidad para estudiantes, colegios, discapacitados, parados y ciudadanos de la provincia de Guadalajara (nacidos y empadronados), además de dejar acceso libre a las salas de exposiciones temporales y, por supuesto, a la de los frescos de Rómulo Cincinato.

En uno de sus comentarios en las redes sociales, Granados considera que "si el turista, al que muchas veces le cuesta venir a la ciudad porque se piensa que no hay nada, le dices que para ver el único edificio que él conoce, el Palacio del Infantado, debe abonar una entrada, más luego si quiere ver otros edificios, tiene que seguir sumando hasta casi gastarse diez euros, se va a plantear venir a la ciudad".

Opinan los turistas

"Yo pondría la entrada un poco más barata", dice una profesora haciendo un alto en su visita. "Porque hay que tener en cuenta que si viene una familia, ya no son tres euros, sino doce y ya pasas de comprar algo en la tienda y tomarte luego un café".

"No me parece bien que los niños tengan que pagar", responde a Cultura EnGuada un visitante madrileño que esta mañana visitaba el Patio de los Leones junto a su mujer y su hijo. En este sentido, podrían darse situaciones cuanto menos absurdas: que el hijo pague y el padre no, porque está en paro. O que un bebé de 2 meses tenga que pagar 3 euros por entrar cuando en realidad, acompaña a sus padres. "No parece lógico tampoco que los fines de semana sea gratis y a diario, se pague".

Entre las pocas voces a favor que se han manifestado están la del periodista local David Sierra, que asegura en facebook "no entender el por qué de esta alarma" ya que un edificio tan valorado como el Infantado es lógico que tenga un cobro de entrada "por verlo como sucede en cualquier monumento", y añade que los guadalajareños "estamos acostumbrados a pagar lo que nos piden cuando salimos fuera y no somos capaces de invertir lo que cuesta una cajetilla de tabaco en nuestras obras de arte".

En un sentido similar, Luis Miguel Pradillo Esteban afirma: "No me gusta que se tenga que pagar, pero donde vayas fuera de Guadalajara por ver "nada" te cobran y muchos pagamos por ver "nada".

Herrera Casado: "Alguien debe anular la medida"

Una de las voces que ha criticado la medida en las redes sociales y que tiene una mayor autoridad en la provincia ha sido la del historiador Antonio Herrera Casado y cronista oficial de la provincia, que en el debate mantenido con otros usuarios en Facebook considera que puede ser "comprensible una tasa" para ver el Museo, porque un recurso así tiene una serie de gastos que hay que cubrir, pero califica de "pasada" el precio de tres euros.

En su caso critica sobre todo que se impida el acceso a los lugares comunes y pide, por ello, que "alguien rectifique la medida": "es incalificable que se ponga una tasa por entrar a verlo y disfrutar del ámbito. Espero que alguien tome la decisión de anular esta medida. Hay quien puede hacerlo, y enseguida. Si no se hace, toda la cadena de autoridades autonómicas y estatales (esa larga cadena...) va a quedar en entredicho. Porque significará que les parece bien la medida, o porque demostrará que son incapaces de moverse para cambiar algo que a nivel general y amplio produce rechazo".

De no haber marcha atrás, habrá que esperar para cuantificar los efectos reales de la medida, aunque será difícil, ya que no se podrá comparar el número de visitantes al Infantado antes y después, puesto que hasta ahora no existía un registro estadístico. La medida no ha sido todavía explicada por la Consejería de Cultura, pero hay voces que, como Granados, consideran que en realidad se está poniendo en marcha "una estrategia para luego decir que no es viable su mantenimiento por falta de turistas y acabar cerrándolo o privatizándolo".

En todo caso, se trata de ir mucho más allá. La medida deja preguntas en el aire: ¿afectará a las actividades que se realizan en el propio patio y con acceso gratuito como el Maratón de los Cuentos, MirartePhoto o La Noche en Blanco? En principio, no lo cree así el director del Museo, Fernando Aguado, pero habrá que esperar. ¿Cómo controlar durante las 72 horas de cuentos quién pasa al Patio? ¿Qué relación tiene esta controvertida medida con la candidatura del Palacio del Infantado como monumento Patrimonio Mundial de la Humanidad, adelantada por Cultura EnGuada hace un año y confirmada por el Ayuntamiento?

Román cree que "un precio simbólico hace valorar los monumentos"

El alcalde Antonio Román se ha referido al asunto tras ser preguntado por los periodistas en una comparencia este lunes pero no ha valorado la medida adoptada por la Junta: "es una decisión de la Comunidad Autónoma". No obstante, ha recordado que el Ayuntamiento tomó "una decisión parecida hace algunos unos años cuando pusimos la tarjeta Guadacard y se cobró el acceso a algunos monumentos y que eso ha supuesto un incremento en el número de visitas. No sé si la medida o el conjunto de medidas que nos ha hecho atraer más personas a los monumentos de Guadalajara". El regidor ha añadido que "un precio popular, el euro o euro y pico que nosotros cobramos, no supone un rechazo sino supone a veces un mayor respeto hacia el monumento que se está visitando".

Román ha hecho referencia también al hecho de que algunos turistas que visitan Guadalajara han afirmado "después de ver la cripta de San Francisco que por qué no se cobraba antes. Está claro que con el dinero que se recauda no se mantiene un monumento pero sí hace apreciarlo por bajo que sea el precio. Me refiero con esto únicamente a los monumentos de Guadalajara. Sobre el Palacio, me remito a la Comunidad Autónoma que es quien ha tomado la decisión".

Rechazo de IU: “El PP prefiere hacer caja”

El coordinador provincial de IU en Guadalajara, José Luis Maximiliano, ha sumado su voz a la de quienes rechazan la nueva tasa de acceso al Infantado, que califica de “auténtico despropósito” y muestra “una vez más de la actitud restrictiva del Gobierno regional del PP en lo relativo al acceso a la cultura y a los bienes culturales, un Gobierno que prefiere hacer caja a fomentar su conocimiento por parte de la población”.

“La ciudadanía en general y la de Guadalajara en particular hemos podido acceder libremente a este espacio público siempre. Ahora, por unas razones que solo obedecen a criterios economicistas, se quiere limitar el acceso al patrimonio de todos, lo que va a afectar principalmente a aquellas personas con menos recursos y sin considerar los perjuicios que se ocasionan a otras personas o colectivos”, ha dicho Maximiliano.

En su comunicado, IU recuerda que el PP “ya hizo algo parecido” cuando en 2009 decidió establecer una tasa por la visita a los monumentos de titularidad municipal. “Cinco años después, sabemos que en 2013 se han recaudado 17.000 euros. El Ayuntamiento de Guadalajara tiene un presupuesto cercano a los 70 millones. No es necesario ningún comentario más”, ha sentenciado el también portavoz de IU en el Ayuntamiento capitalino.

Artículos Relacionados