La ermita de San Roque expone cuadros de premio

Inaugurada en Sigüenza una exposición permanente con las obras ganadoras del concurso de pintura Fermín Santos en sus quince ediciones y que hasta ahora estaban en depósito. • También está el retrato de don Juan Carlos I pintado por Fernández-Galiano, que ahora se ha comprometido a realizar otro del nuevo rey Felipe VI  El espacio homenajea al pintor Santos, uno de los creadores que más y mejor ha captado Sigüenza para el arte.  La cronista oficial de Sigüenza cerró el curso de arte de la Primavera Universitaria con una conferencia sobre el "trío de color", los tres pintores de la familia Santos.


El Ayuntamiento de Sigüenza ha inaugurado la exposición permanente de los cuadros adquiridos por el Ayuntamiento como ganadores de las XV ediciones convocadas hasta la fecha del concurso de pintura Fermín Santos y que ha quedado definitivamente emplazada en la Ermita de San Roque, “reivindicándola como espacio cultural a lo largo de todo el año”, en palabras de Sonsoles Arcones, la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Sigüenza.

Los fondos de esta muestra permanente los integran, inicialmente, veintiuna obras de otros tantos autores que el Consistorio tenía hasta la fecha en depósito, o bien expuestos en diferentes edificios municipales. En el transcurso del tiempo, otros cuadros premiados irán ocupando el lugar de algunos de los expuestos actualmente. La muestra se expondrá al público en el horario habitual de apertura de la sala.

A los quince ganadores, segundo y tercer premio y dos accésits del año 2013, se une el retrato del rey Don Juan Carlos, una obra original del artista Emilio Fernández-Galiano, pintor muy ligado a la localidad y que había regalado este cuadro para ser expuesto hasta ahora en el Salón de Plenos municipal, con el título “Ganarás el pan”. Generosamente, Fernández-Galiano ha adquirido con el Ayuntamiento el compromiso de pintar un cuadro del rey Felipe VI.

A la inauguración de esta sala expositiva asistían decenas de seguntinos, a quienes han acompañado el alcalde de la ciudad, José Manuel Latre, la concejala de Cultura, Sonsoles Arcones, y la cronista oficial de la ciudad, Pilar Martínez. Latre recordó la calidad pictórica y humana de Santos, mientras que la cronista oficial felicitó al Ayuntamiento de Sigüenza por su iniciativa, y también por “su trayectoria durante largos años como coleccionista de arte”.

Homenaje a Fermín Santos

“Con su reunión en un mismo espacio museístico, homenajeamos en primer lugar la figura del genio creador que fue Fermín Santos, y también por otro lado, le damos coherencia y consistencia a una colección municipal de gran valor artístico, al tiempo que generamos un nuevo atractivo turístico para nuestra localidad”, afirma Arcones.

Fermín Santos falleció en Sigüenza el 30 de noviembre de 1997. Desde el año 1998 se viene celebrando el concurso, que cumplió en 2014 su XV edición. Hablar de Don Fermín es hablar de un maestro de la pintura del siglo XX, con un estilo propio dentro de la temática del paisaje castellano, urbano y costumbrista. Su trazo personalísimo y tenebrista, entronca con la pintura negra española.

Los rincones de Madrid, de Guadalajara, de Sigüenza y La Alcarria han quedado retratados, de forma inmortal ya, a través de sus lienzos. Fermín Santos nació en Gualda (Guadalajara) y fue alumno de la Escuela Superior de Artes de San Fernando. Tuvo como maestro a Vazquez Díaz.

Ganó una beca de la Diputación para costearse sus estudios. Llamarle genio no es nuevo, pero sí es justo. Como también lo es decir que Fermín Santos fue un hombre sencillo hasta el límite y afable en extremo. Fue un artista recio en el espíritu y breve en la figura. Durante medio siglo salió a las calles de Sigüenza, cada día con papel y lápiz en la mano para poner relieve a la calleja y nervio a los arcos de Catedral.

En 1975 se le concedió la distinción de cronista artístico oficial de Sigüenza. Un año más tarde fue nombrado hijo adoptivo de la ciudad. Junto a sus dos hijos, Antonio y Raúl, formó “el trío de color”, como calificó a la familia el cronista oficial de la ciudad, recientemente fallecido, Juan Antonio Martínez Gómez-Gordo.

Clausura del curso de arte de la Primavera Universitaria

Fue de hecho a continuación de la inauguración de la exposición con los ganadores del Concurso de Pintura Fermín Santos, la directora del curso de Arte de la Primavera Universitaria 2014 y cronista oficial de Sigüenza, Pilar Martínez Taboada, dedicaba la última clase del curso al “Trío de color seguntino", apelativo con el que su padre, Juan Antonio Martínez Gómez Gordo, primer alcalde de la democracia de Sigüenza y anterior cronista oficial de la ciudad, recientemente fallecido, calificó a los tres miembros de la familia Santos: Fermín Santos y sus hijos Antonio Santos Viana y Raúl Santos.

Pilar disertó en el Salón de Actos de la Hospedería Porta Coeli acerca de una trayectoria de tres pintores que supieron plasmar en sus cuadros, de forma muy diferente, pero igualmente sentida, el alma de la ciudad de Sigüenza que latía en sus calles y plazas y en sus principales monumentos y entornos más característicos.

Como explicó con detalle en la conferencia, tanto Fermín Santos, como sus hijos, se formaron en Madrid. Dedicaron gran parte de su obra a representar sus callejuelas más castizas y sus monumentos singulares, razón por la que fueron reivindicados como "pintores de Madrid" por los críticos más afamados del momento. De hecho su taller principal estaba en la capital.

Pero desde que “por necesidad”, como contaba Antonio hace unos años, tuvieron que acercarse a Sigüenza en una ocasión, desde Gualda, el pueblo de Guadalajara en el que nació Fermín en 1909, para coger el tren a Madrid, Sigüenza se les metió en el alma. En el verano, volvían año tras año a pintar sus calles y pasajes cada uno a su estilo. Por esta razón, Martínez Gómez Gordo los consideraba "pintores seguntinos", sino de nacimiento, sí de adopción. De hecho, Fermín Santos, no solo fue nombrado cronista artístico de la ciudad en 1975, sino también hijo adoptivo en 1976.

La cronista también analizó con detalle cómo desde los años 60 del siglo XX, hasta el fallecimiento de los tres artistas, (Fermín Santos en 1997; Raúl en 2001 y Antonio en 2007) el acontecimiento artístico de los veranos seguntinos eran las exposiciones sucesivas de Fermín y sus hijos en el mes de agosto, primero en el propio Ayuntamiento, luego en la Sala de Exposiciones de la Plazuela de la Cárcel; más tarde en el Parador de Turismo y finalmente en la ermita de San Roque, donde precisamente ahora han quedado expuestos los cuadros que han ganado los concursos dedicados por la ciudad a la memoria de Fermín. 

Para ilustrar la evolución pictórica del "Trío de color", Martínez Taboada utilizó las reproducciones de sus obras publicadas en los catálogos de sus exposiciones seguntinas y de algunas otras que se celebraron en todo el mundo. Los catálogos fueron cuidadosamente coleccionados por su padre, y  se conservan en el Archivo de la Fundación Martínez Gómez-Gordo. Asimismo leyó también algún fragmento de los cientos de artículos que sobre los tres artistas conservan en ese mismo archivo.  Taboada dedicó la clase a la memoria de su padre.

La primavera universitaria es una iniciativa que aúna a varios colectivos seguntinos liderados por el Ayuntamiento de la ciudad.

Artículos Relacionados