Una ‘animalada’ de cuadros solidarios

Veinte artistas alcarreños inaugura una exposición para recaudar fondos a favor de la protectora La Camada. • Con un contenido muy heterogeneo, los animales como tema común, finalidad solidaria y un espíritu muy vivo, esta muestra itinerante se puede ver este mes en la librería Árbol Rojo.  La muestra tiene un doble objetivo: “dar visibilidad a La Camada, a la vez que también se muestra el trabajo de los artistas”. • Del 7 de febrero al 3 de marzo la exposición estará en A Mala Uva.


La sala de actividades de la librería Árbol Rojo es desde este viernes un zoológico que ni pintado. O una suerte de arca de Noé con un calamar gigante por patrón congregando allí ejemplares de toda especie animal. Pingüinos, caballos, perros –por supuesto- y gatos, muchos gatos, están expuestos ya al público en cuadros de muy diferente formato, tamaño y técnica artística para que el público se acerque a admirar las obras y, a poder ser, comprar alguna de ellas o hacer un donativo en favor de la protectora de animales y plantas de Guadalajara, La Camada.

Perros con cara de soñadores o con seriedad de guardián profesional de sus amos, pero también perros verdes; gatos huidizos, escurridizos como sombras y coquetos; y vacas, caballos o pingüinos que parecieran a punto de derretirse en el deshielo de un glaciar, comparten un sitio en esta exposición donde también hay microcuentos sobre las mascotas que nos acompañan en los momentos de intimidad doméstica. Es una feliz animalada por su temática y por la gran cantidad de cuadros que se han prestado a formar parte de una exposición organizada por El Calamar Gigante y que, con un objetivo eminentemente solidario, tiene desde este viernes y durante todo el mes de enero su primera parada en la librería.

Lo que más llama la atención de esta variopinta propuesta artística es la gran cantidad de técnicas reunidas y lo que da de sí una misma temática, los animales. Era uno de los aspectos que, ya con todas las obras ‘colgadas’, destacaba una de las promotoras de la actividad, PatriDubre. Y lo cierto es que la muestra demuestra trabajos de aficionados, pero también con una factura brillante en su acabado, y en técnicas tan diversas como acrílico, fotografía, diseño digital, dibujo o collage. 

Una veintena de artistas solidarios

Según relataban durante la inauguración los responsables de La Camada y los artistas promotores de la cita, la iniciativa surgió de la propia protectora de animales, que había detectado que la ciudadanía no conocía suficientemente la existencia de sus instalaciones, donde hay perros y gatos a la espera de un nuevo destino doméstico. Por eso, además de recaudar fondos, la muestra recién inaugurada tiene como uno de sus objetivos principales “dar visibilidad a La Camada, a la vez que también se muestra el trabajo de los artistas”, explican desde la organización.

El Calamar Gigante recibió con entusiasmo la propuesta que llevó a cabo La Camada y se puso manos a la obra. La exposición coral cuenta con la participación de una veintena de artistas, aunque está abierta a la incorporación de otros conforme se vendan obras o se gire por otros espacios. Los nombres de quienes han aportado alguna obra en esta inauguración han sido Cristina Carmona, Manuel Rubio, Sara Gálvez, Candelaria Pintada, Ángela Carrasco, Eva Palencia, Gema Cormano, Eva Pérez, Patridubre, Ana Rosa Rodríguez, Sol Casas, Laura Olmeda, Cristina Cueto, Patricia Ron, Lesh Arroyo, Pedro Hernández Gil, Carmen Martínez, Paco Alcacera y Óscar Calabria. La respuesta que dos de ellas, Eva Pérez y PatriDubre, hacían a sus colegas las ha sorprendido gratamente por el número de artistas que se han acabado por sumar a esta iniciativa, una veintena, cuando a principios de semana apenas había media docena de nombres. También desde La Camada su presidenta, María Tello, insistió en los agradecimientos durante la inauguración.

Cada uno de estos creadores tiene algunos cuadros a la venta, desde algunos de menor formato y más baratos, por apenas 50 euros, a otras obras de mayor calado que se venden por 150. En cada uno de estos casos, los artistas reservan una cantidad para cubrir gastos por la fabricación física de la obra y el resto se dona a La Camada.

Confluencia de esfuerzos

La iniciativa ha contado también con la colaboración del periodista Sergio Alberruche, que ha escrito unos microcuentos que cuelgan entre cuadro y cuadro. Estas mínimas historias son un canto a la feliz vida en común entre el ser humano y sus entrañables mejores amigos. Pero la propuesta artística se expande, de hecho, en más formas de colaboración, en una interesante sinergia de esfuerzos, como se comprobó en la propia inauguración de este viernes. El negocio de repostería Hadas de Azúcar, instalado también en la misma librería, ofrecía por ejemplo un dulce a todo el que hacía un donativo en una hucha que hay junto a la exposición, además de donar el 50% de la venta de sus pasteles, por tres euros; mientras que junto a los cuadros de la exposición se han puesto a la venta también almanaques solidarios por cinco euros en los que han participado los bomberos alcarreños.

Después de su estancia durante todo el mes de enero en Árbol Rojo, la exposición girará por diferentes espacios. Hay compromiso del café Metrópoli, en la plaza del Concejo, donde se interesaron por la iniciativa desde el principio pero estaban a la espera de ajustar los contenidos al espacio. Además, podría llevarse a la Biblioteca Pública en Dávalos, aunque allí no podrán venderse los cuadros por ser un centro público. La fecha que ya está confirmada es la estancia en el bar A Mala Uva entre los días 7 y 3 de marzo. Esta es, como los animales de la protectora La Camada que están a la espera de familias de acogida, una exposición muy viva.


Imágenes de la exposición:

Fotos: R.M.