El PSOE denuncia “suciedad” y “ratas” en el Museo Sobrino

El concejal socialista Daniel Jimenez ha denunciado que el Museo Francisco Sobrino costará 600.000 euros más de lo presupuestado. • El abandono de la obra, dice, está provocando que "la suciedad se acumule" y que "haya ratas continuamente". • Los socialistas piden al alcalde que pongan vigilancia para evitar "el vandalismo" y que exija a la empresa Obras Coman los 310.000 euros en concepto de daños por el abandono de la obra, que se acordó en Junta de Gobierno el pasado maertes.


Ratas, suciedad, dejadez y más gasto para los guadalajareños. Es el diagnóstico actual que dan los socialistas ante la valla que impide el paso a las obras del Museo Francisco Sobrino: “Vemos al alcalde Antonio Román francamente distraído, sin rumbo y no vemos que se den pasos para la reanudación de esta obra”.

Daniel Jimenez, concejal socialista, portavoz de la oposición del PSOE en el Ayuntamiento, junto al edil Víctor Cabeza, han denunciado que la paralización de esta construcción “perjudica a los comerciantes del entorno, por la suciedad que se está acumulando. Hay ratas continuamente y eso no gusta a los vecinos y daña al comercio de la zona”. Además, “cada día que pasa nos va a costar más dinero. Ahora mismo, los daños están cifrados en cerca de 13.000 euros. Cada día que pasa la obra corre riesgo de deteriorarse y cuando se reanude, nos va a costar más terminarla. Las mejoras de 300.000 euros que tenía contempladas y que no se han hecho”, también “nos va a costar pagarlas”. 

Jimenez ha señalado que la rehabilitación de las naves del Matadero para levantar el Museo, tenía un precio cercano a los 1,2 millones de euros: “entre los desperfectos, el abandono, las mejoras no realizadas, y más del 30% que queda por ejecutar, la obra va a pasar de 1,2 a cerca 1,9 millones”. Por eso, han pedido a Román que “reanude ya la obra, que se haga tal y como estaba concebida con sus mejoras y desde luego, haga todo lo posible para que nos cueste lo mínimo, y lo mínimo es cerca de 600.000 euros más”. 

El portavoz socialista también ha pedido al regidor que “sea contundente con Coman, una empresa que conoce bien y que ha abandonado la obra”. Según Jimenez, la Junta de Gobierno acordó el pasado martes pedir a Obras Coman “310.000 euros más iva por los daños ocasionados” y “nosotros queremos que se recupere ese dinero para la ciudad y que Roman le exija esta cantidad”. 

Las críticas se han alargado hasta la seguridad de la obra: “la situación es preocupante”, ha afirmado Jimenez, “porque estamos viendo que no tiene ningún tipo de vigilancia, por tanto puede producirse vandalismo”. 

Jimenez, que ha reconocido que el Museo es importante porque supone “recuperar un patrimonio” y aumentar la “oferta cultural”, ya que no sólo acogerá la obra del citado escultor sino exposiciones temporales de otros artistas, ha recordado que “desde el 16 de junio fue abandonada por la constructora” [Obras Coman]. “La permisividad de Román durante todo el contrato ha permitido que nos deje tirada la empresa y una obra emblemática como esta no puede estar así”.  

No es la primera crítica que los socialistas emiten a causa de la paralización de la obra. Cuando se hizo público que Obras Coman dejaba la obra, a finales de julio, Magdalena Valerio denunciaba que los guadalajareños iban a tener que pagar “más del 60% de lo presupuestado inicialmente”. El concejal de Patrimonio, Juan Antonio De las Heras, respondía entonces a las valoraciones del PSOE sobre el Museo Sobrino, diciendo que los socialistas mentían “descaradamente” sobre la rescisión del contrato: "Es falso que vaya a suponer un incremento de 600.000 euros en el coste de la obra. Para obtener esa cifra, Valerio está incluyendo los 334.000 euros que hay sin ejecutar, pero se olvida intencionadamente de que esto ya dispone de crédito presupuestario y asignación de recursos". Lo que sí perderá el Ayuntamiento, como ya quedó dicho al anunciar la rescisión, serán las mejoras ofertadas, valoradas en 274.000 euros, y el coste del nuevo proyecto.